kuzu propiedades

El kuzu es un almidón obtenido de la Pueraria Lobata, una planta muy utilizada en la medicina tradicional china y cuyas raíces pueden llegar a crecer hasta dos metros de profundidad.

Este almidón comenzó a ser utilizado hace más de 1.400 años como tratamiento para tratar el alcoholismo debido a su eficacia para aliviar los dolores de cabeza y los vómitos.

En la actualidad, se usa especialmente para ayudar en problemas gastrointestinales. Su alto contenido en flavonoides ayuda a reducir el dolor abdominal y mejora el flujo sanguíneo en esa zona, aliviando los síntomas de malas digestiones, aires, inflamaciones abdominales, gastritis, etc.

Es un remedio muy eficaz para regular el tránsito intestinal, y está especialmente indicado en casos de diarrea. Para estos casos, así como para los relacionados con el sistema digestivo, resulta muy útil la bebida conocida como ume-sho-kuzu, una combinación de kuzu, umeboshi tamari, cuyo resultado es altamente alcalinizante. Encontrarás la receta al final del artículo.

Además, gracias a su alto contenido en almidones resistentes, su consumo habitual, ayuda a mejorar nuestra microbiota intestinal, favoreciendo el desarrollo de bacterias beneficiosas. Para consumirlo a diario, puedes utilizarlo para espesar tus sopas o cremas. Tiene una capacidad espesante más alta que otros almidones y además al tener un sabor neutro, no alterará el sabor de tus platos.

El kuzu es también conocido por sus propiedades ansiolíticas

Tiene un efecto relajante que ayuda a aliviar momentos de estrés, siendo muy efectivo para dolores de cabeza, migrañas y tensiones.

Esas propiedades, son las que lo convierten en un aliado cuando queremos dejar de fumar, de beber o superar cualquier tipo de adicción. Estudios recientes de la Harvard Medical School, demuestran que el kuzu ayuda a reducir el consumo de alcohol en bebedores habituales.

Para beneficiarse al máximo de sus efectos relajantes, lo puedes preparar con zumo de manzana caliente. Esta bebida es ideal también cuando los niños están nerviosos o no pueden dormir. Al ser dulce y de textura cremosa parece más un postre que un remedio medicinal, y en general les encanta y no tienen ningún problema para tomarla. De hecho, puede que acaben pidiéndola cuando no se sientan bien. Encontrarás la receta al final del artículo

El manzana-kuzu resulta además muy útil para aliviar dolores asociados a la menstruación. Puedes comenzar a tomarlo a diario la semana antes del periodo, seguro que notarás la diferencia.

Y no podemos olvidar su uso extendido en casos de procesos gripales

El kuzu alivia los síntomas de resfriados, baja la fiebre y ayuda a recuperar la vitalidad. En estos casos sería interesante tomarlo con la bebida ume-sho-kuzu una vez al día.

Su uso en la cocina es cada vez más frecuente. Además de utilizarse como espesante para sopas, lo puedes utilizar para preparar salsas y cuajar tartaletas dulces o quiche de verduras. Las mermeladas espesadas con kuzu quedan brillantes y ganan en color, manteniendo su sabor original.

También resulta interesante su uso para mejorar las tempuras. Las hace más crujientes y absorberán menos aceite

Te estarás preguntando cómo hacer las preparaciones, el proceso es sencillísimo. El kuzu se presenta habitualmente en forma de grumos que se asemejan a la tiza. Para calcular la cantidad correcta de kuzu a utilizar es necesario partir el grumo para hacerlo polvo y poder medir mejor la cantidad de producto que necesitas.

Para romperlo, simplemente presiona con la parte de atrás de una cuchara sopera y verás que se deshace fácilmente. Una vez te hayas familiarizado con su uso, serás capaz de calcular la cantidad que necesitas sin tener que romperlo.

Una vez tienes la cantidad deseada, es aconsejable diluirla en un poco de agua fría, esto evitará que se formen grumos cuando lo pongas al calor.

Una vez diluido, puedes añadir la cantidad necesaria de líquido y luego ponerlo en un cazo al fuego. La primera dilución en poca agua es más práctica y manejable que diluirlo en la cantidad de líquido total que te indique la receta.

Una vez que la preparación está al fuego, como con cualquier almidón, es muy importante estar ahí, presentes y remover con frecuencia para evitar que la preparación se espese en grumos. Sabrás que el kuzu está listo cuando cambie de color, al principio tiene un tono blanquecino que se vuelve translúcido con el calor, notarás además que ha comenzado a espesar. Este proceso es muy rápido y no suele durar más de 2 o 3 minutos.

Recetas

Ume-sho-kuzu

– Disuelve una cucharadita de postre de Kuzu en un poco de agua fría.

– Añade esta dilución a una taza de té kukicha ya preparado y colócalo todo en un cazo (si no dispones de té kukicha puedes prepararlo con agua).

– Cocina la bebida a fuego bajo, sin dejar de remover hasta que comience a espesar y cambiar de color.

– Añade ahora 1 cucharadita de postre de pasta umeboshi y mezcla bien.

– Una vez disuelto, añade ½ cucharadita de postre de tamari.

– Remueve, déjalo al mínimo un par de minutos y apaga. Tómalo caliente.

Manzana-kuzu

– Disuelve una cucharadita de kuzu en un poco de zumo de manzana.

– Añade esta dilución a una taza de zumo de manzana biológico y colócalo todo en un cazo.

– Cocina la bebida a fuego bajo, sin dejar de remover hasta que comience a espesar y volverse transparente.

– Apaga y tómalo caliente. ¡Que lo disfrutes!

Encuentra más información interesante en www.lafinestrasulcielo.es
Noticia cedida por Isabel Moreno

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here