RECOMENDADO POR
Sol Natural

La avena sin gluten es sin duda uno de los cereales más versátiles, reguladores y saludables a adoptar en nuestra alimentación.

Si ya hablé de las maravillosas propiedades detox de la avena en el artículo “cenas detox con avena“, me gustaría hablaros ahora de cómo y dónde podemos utilizarla de manera a variar su sabor y uso.

Y es que la avena sin gluten tiene la virtud de ser digestiva a la vez que saciante, apta incluso para intolerantes o sensibles a ella, y en caso de celiaquía, consumirla gradualmente, aumentando poco a poco su cantidad.

Una de las características de la avena es que es muy rica en fibra soluble, lo que nos aporta saciedad, evitando así picos de glucemia (apta para diabéticos) y un aporte prebiótico para nuestra microbiota intestinal (nuestro segundo cerebro). Una fibra interesante a nivel culinario y terapéutico, porque cuando se hierve la avena, desprende una sustancia mucilaginosa, creando una textura gelatinosa que además de regular los intestinos y combatir el estreñimiento, atrapa y reduce el colesterol, dando mucho juego a la hora de elaborar diversas recetas.

De todas formas, si quisierais profundizar más en el maravilloso mundo de la Avena y descubrir sus múltiples propiedades medicinales, nadie mejor que el Doctor Pros, con quién colaboro desde hace años como dietista, y su libro “Como cura la avena”. Gran defensor y especialista de éste cereal, en su libro también propone una monodieta de varios días con avena muy interesante…

Pero volviendo al “como y donde” usarla, a  saber que en forma de copos sin gluten, la podremos usar para crear tanto platos dulces como salados, y hasta ¡crear nuestra propia harina!

Avena sin gluten

Desayunos

Podemos aportarla en forma de muesli, dejando 3 cucharadas de sus copos en remojo la noche anterior, y añadiéndole a la mañana siguiente, el doble de alguna bebida o yogur vegetal al gusto, con algunos frutos secos troceados, la piel rallada de un limón y canela y vainilla en polvo para endulzar. Otra opción más “gourmet” y elaborada es la granola, donde los copos de avena son previamente horneados con algún sirope de coco y fruto seco, se guarda en tarro de vidrio y sirve con alguna bebida vegetal, fruta fresca y/o deshidratada.

Otra opción más saciante y nutritiva, ideal para mañanas que se anuncian largas o de alto rendimiento,  es el porridge. Aquí los copos de avena sin gluten se hierven en su misma cantidad de agua o bebida vegetal, a combinar o no, con fruta deshidratada o fresca, según la capacidad digestiva que se tenga.

Ahora que el brunch se ha ido imponiendo cada vez más en nuestra cultura, especialmente en domingos de calma y tiempo, una de las mejores opciones para disfrutarlo es haciendo pancakes a base de copos de avena sin gluten con plátanos triturados para formar una masa algo densa y saltearla en la sartén, añadiéndole luego fruta fresca y un poco de sirope de coco, por ejemplo. Si deseamos una opción más ligera e incluso salada, nada como unos crêpes de avena hechos con sus copos junto con una harina y bebida vegetal.

Comidas y Cenas

Aquí podremos espolvorear los copos de avena crudos o previamente tostados, como topping encima de cualquier ensalada o plato, además de batirlos junto con un poco de aceite y algún vinagre o zumo de limón para darle una textura más cremosa al aliño o salsa.

Una manera de dar más sabor y cremosidad a cualquier sopa o crema vegetal es añadiendo unos cuantos copos de avena dos minutos antes de finalizar las cocciones y luego, batir todo junto. Sustituye el efecto “almidonoso” y reconfortante de la patata en los purés, y si se desea una textura aún más fina o con menos fibra, se puede colar todo junto por un pasapuré o chino. Aporta saciedad a las sopas y cremas vegetales siendo una excelente opción a adoptar en dietas de adelgazamiento. A las noches, es una opción fácil y rápida de preparar un plato único con además un efecto relajante gracias a su complejo B y triptófano, ideal para favorecer un buen descanso.

Como hemos visto antes, los copos de avena molidos forman una harina apta para formar excelentes masas…Se puede dar rienda suelta a la imaginación y también preparar con ello, unas albóndigas o croquetas rellenas de verduras, pasteles salados rellenos de espinacas por ejemplo, así como tartas dulces con relleno de fruta, madalenas, galletas y bizcochos al gusto…

Un sinfín de posibilidades, todas ellas sanas, equilibradas y variadas, 100% sin gluten y altamente nutritivas. ¡Larga vida a la avena!

Autora: Mareva Gillioz, Dietista y Coach nutricional, especializada en Naturopatía. Certificada en cocina crudivegana por Matthew Kenney Culinary Institute
Bio Eco Actual Mayo 2017

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here