Las fiestas de Navidad y Año Nuevo ocupan un puesto destacado en la lista de momentos más felices de nuestras vidas. Desgraciadamente, el consumismo se ha impuesto durante los últimos años en nuestra sociedad y muchas de las alegrías de estas fiestas han sido suplantadas por el intercambio desenfrenado de regalos y el despilfarro de alimentos.

Felices fiestas y menos consumismo. Hábitos y consejos para unas celebraciones más sostenibles y saludables

Hemos pedido la ayuda de tres reconocidos expertos para reflexionar sobre el sentido de estas fiestas y, sobretodo, para buscar alternativas más respetuosas con el medio ambiente y la salud.

Racionalizar el consumo de algunos tipos de alimentos, repensar la compra de regalos superfluos y contribuir a la reducción y reciclado de residuos son algunos de los elementos esenciales que han destacado para los lectores de Bio Eco Actual Jordi Miralles, José Luis Gallego y Ángeles Parra.

El futuro del planeta depende en parte de pequeños gestos cotidianos de todos nosotros, unas muestras de respeto y solidaridad ambiental que en estas fiestas son más importantes que nunca

Jordi Miralles, presidente de la Fundación Terra, nos recuerda que el período navideño se inspira en «las fiestas de la luz, en honor al solsticio de invierno, que durante siglos -y antes del cristianismo-, se celebraba en toda Europa». «La interiorización a la que conducía vivir los días más cortos del año está prácticamente olvidada y las actuales fiestas navideñas se han convertido en todo lo contrario, un período caracterizado por el sobreconsumo», resume Jordi Miralles.

En el apartado del consumo excesivo de algunos alimentos, Ángeles Parra, presidenta de la Asociación Vida Sana y directora de la Feria BioCultura considera que «en fiestas navideñas, y, en general, la dieta del occidental medio contiene demasiada proteína animal, un hábito muy nocivo para la salud del consumidor y para el medio ambiente, como corrobora sobradamente la literatura científica».

Ángeles Parra propone que aprovechemos este mismo año para empezar a dar pasos hacia «celebraciones que sean más sostenibles y que conlleven menos sufrimiento animal».

Una forma rápida o sencilla de poner en práctica esta idea consiste en recordar que «el recetario ovo-lacto-vegetariano y vegano es igualmente sabroso y mucho más sano y sostenible; el mito de que la cocina vegetariana es aburrida ya no se sostiene», nos recuerda con conocimiento de causa la directora de BioCultura.

Los dulces son apartado a tener en cuenta en la comidas de estas fiestas. En este caso, Ángeles Parra  nos recuerda que «un buen turrón y polvorones pueden estar elaborados con otros endulzantes que no sean el azúcar blanco, como por ejemplo la estevia, sirope de agave, concentrados de frutas, azúcar integral de caña, etc…». «Las fiestas de Navidad son bonitas para celebrar en familia y no está nada mal darle gusto al cuerpo pero si los alimentos son ecológicos, ovo-lacto-vegetarianos o artesanos, muchísimo mejor; nuestro cuerpo y nuestra casa -la Tierra- nos lo agradecerán», resume la presidenta de la Asociación Vida Sana.

consumismo diciembre 16 2La celebración de unas fiestas más sanas, solidarias y sostenibles pasan, para Jordi Miralles por estos puntos clave: Recuperar el valor de estar en compañía de los seres queridos, disfrutar del ritmo de la naturaleza y saber vivir esta época del año con recogimiento, racionalizar el consumo de alimentos, hacer menos regalos pero más personalizados y sinceros, esforzarse por reducir la generación de residuos y facilitar su reciclaje.

En este punto, José Luis Gallego, periodista ambiental, naturalista y escritor, coincide en la necesidad de racionalizar nuestros hábitos de consumo con el objetivo de reducir los residuos. Comprar productos con pocos envoltorios, rechazar las bolsas de un solo uso y facilitar el reciclaje a través de la recogida selectiva pueden ser nuestra contribución ambiental a las fiestas navideñas.

El eslogan que nunca se cansa de repetir José Luis Gallego es que, «el mejor residuo es el que no se genera, lo primero es la prevención». En la práctica diaria, nos recuerda algunos de los hábitos que reforzar durante estas fechas. «Muchos de los envases que vamos a generar estos días son de plástico o metal, y para recogerlos de manera ordenada debemos tener siempre a mano una bolsa específica que deberemos depositar en el contenedor amarillo, ¡sin atar!», detalla Gallego.

Respecto a los regalos, no debemos olvidar que para que se puedan reciclar, las cajas de cartón y los envoltorios de papel se deben separar y depositar en el contenedor azul. «Tan importante como recogerlas es plegarlas para que ocupen menos volumen, de lo contrario el contenedor se llenará al poco tiempo y aparecerán las cajas amontonadas alrededor, la triste imagen de todos los años por estas fechas», nos comenta este conocido divulgador ambiental.

No podemos negar que los regalos se han convertido en símbolos de las fiestas pero, como nos recuerda Ángeles Parra, si queremos compartir felicidad deberíamos huir del consumismo desenfrenado al que la publicidad nos aboca sin sentido. «Regalemos productos ecológicos y de comercio justo, así al mismo tiempo estaremos colaborando y ayudando a otras personas que probablemente lo necesiten más que nosotros», nos propone la presidenta de la Asociación Vida Sana.

En la época de crisis ambientales como el cambio climático, «no nos faltan motivos para optar por unas fiestas navideñas sostenibles». «Buscar la Paz con nosotros y nuestro entorno social y ecológico en este ciclo del año de reposo natural debería estar sustentado con el compromiso de reducción de nuestra huella ecológica», concluye Jordi Miralles.

Autor: Joaquim Elcacho, periodista especializado en medio ambiente y ciencia

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here