La

En el Océano Pacífico entre California y Hawai, a cientos de kilómetros de cualquier ciudad importante, botellas de plástico, juguetes para niños, dispositivos electrónicos rotos, redes de pesca abandonadas y millones más de fragmentos flotan en el agua, al menos 87,000 toneladas, dijeron los investigadores de Scientific Reports.

En los últimos años, este notorio desastre se conoce como la Gran Isla de Basura del Pacífico, un cementerio oceánico arremolinado donde los objetos cotidianos son depositados por las corrientes. Los plásticos eventualmente se desintegran en pequeñas partículas que a menudo los peces comen y finalmente pueden entrar a nuestra cadena alimenticia.

Un estudio publicado el jueves en la revista Scientific Reports cuantificó la extensión total del llamado parche o isla de basura: es de cuatro a 16 veces más grande de lo que se pensaba, ocupando un área de aproximadamente cuatro veces el tamaño de California y que comprende un estimado de 1,8 billones de piezas basura. Si bien se pensaba que la isla de plástico era más parecido a una sopa de microplásticos casi invisibles, los científicos ahora piensan que la mayor parte de la basura consiste en piezas más grandes. Y, dicen, está creciendo “exponencialmente”.

“Es bastante alarmante, porque estás tan lejos del continente”, dijo Laurent Lebreton, autor principal del estudio y oceanógrafo de Ocean Cleanup Foundation, una organización sin ánimo de lucro que está desarrollando sistemas para eliminar la basura oceánica y que financió el estudio. “No hay nadie alrededor y todavía ves esos objetos comunes, como cajas y botellas”.

Como parte del estudio, los investigadores clasificaron el plástico por tamaño para comenzar a comprender cómo se descompone el material en el mar.CreditOcean Cleanup Foundation
Como parte del estudio, los investigadores clasificaron el plástico por tamaño para comenzar a comprender cómo se descompone el material en el mar. CreditOcean Cleanup Foundation

A finales del verano de 2015, el Sr. Lebreton y sus colegas midieron la cantidad de residuos plásticos en el parche arrastrándolo con redes y volando sobre sus cabezas para tomar fotografías aéreas. Aunque también encontraron vidrio, caucho y madera, el 99.9 por ciento de lo que los investigadores sacaron del océano fue de plástico.

También recuperaron una sorprendente cantidad de redes de pesca de plástico abandonadas, dijo el Sr. Lebreton. Estas “redes fantasmas” constituían casi la mitad del peso total de los desechos. (Una explicación es la proximidad del parche a los caladeros, y otra es que el material de pesca está diseñado para ser resistente en el mar y permanece intacto durante más tiempo que otros objetos).

“Encontramos algunos objetos inesperados”, dijo el Sr. Lebreton. “Entre ellos había juguetes de plástico, que me parecieron muy tristes, ya que algunos de ellos pudieron provenir del tsunami en Japón”, agregó, refiriéndose al desastre de 2011 que envió millones de toneladas de desechos al océano.

Los investigadores también sacaron una cubierta Game Boy de la década de los 90, cascos de construcción y un asiento de inodoro, así como una serie de objetos con inscripciones japonesas y chinas. Otros objetos, dijo el Sr. Lebreton, tenían “pequeñas marcas de mordiscos de los peces”.

Algunas tortugas marinas capturadas cerca del parche comían tanto plástico que constituía alrededor de las tres cuartas partes de su dieta, según la fundación

La preocupación es que, en unas pocas décadas, las piezas más grandes de escombros podrían romperse en microplásticos, que son mucho más difíciles de eliminar del océano. “Es como una bomba de relojería”, dijo Joost Dubois, portavoz de Ocean Cleanup Foundation.

La densidad del plástico oceánico en 1962 (arriba) en comparación con 2018 (abajo) .CreditOcean Cleanup Foundation
La densidad del plástico oceánico en 1962 (arriba) en comparación con 2018 (abajo). CreditOcean Cleanup Foundation

La fundación dice que sería casi imposible eliminar el plástico que ya está en el parche por métodos tradicionales, como las redes atadas a los barcos. En cambio, el grupo ha desarrollado un sistema mecánico que flota a través del agua y concentra los plásticos en áreas más densas que luego pueden ser recogidos por barcos y llevados a la orilla para ser reciclados.

La fundación planea lanzar el primer sistema de este tipo este verano desde Alameda, California.

Publicado en Eco Portal – www.ecoportal.net
Autora: Livia Albeck-Ripka, becaria de The New York Times

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
 Bio Eco Actual Abril 2018

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here