Diferentes estudios han demostrado la influencia que existe entre nuestro estilo de vida y el sistema inmunológico. Te explicamos cómo funciona la inmunidad y cómo puede afectar tu estilo de vida.

Inmunidad: El estilo de vida sí importa

La inmunidad

El cuerpo humano, incluido el sistema inmunológico, funciona de manera más eficaz cuando trabaja en armonía y equilibrio, pero ¿cómo llegamos a ello?, ¿cuáles son los pilares fundamentales?

La nutrición

Se ha determinado una conexión entre nutrición e inmunidad. Cantidades adecuadas de ciertos micronutrientes son indispensables (hierro, zinc, magnesio), y esenciales para la síntesis de nucleótidos y ácidos nucleicos de las células inmunes. También vitaminas como la E y la C, se necesitan en cantidad adecuada para apoyar los mecanismos de defensa antioxidante, necesarios para limitar el daño en los tejidos. Además, algunos micronutrientes (como las vitaminas A y D), si están disponibles en la cantidad adecuada, pueden regular directamente la expresión génica de las células inmunitarias y optimizar sus funciones.

En este sentido consumir alimentos vegetales como frutas, frutos rojos, verduras, nueces y legumbres ricos en nutrientes esenciales, fibra y antioxidantes, puede ayudarnos a reducir la susceptibilidad a las enfermedades.

Limitar la ingesta de azúcares contribuirá significativamente a reducir la inflamación, la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas, las cuales pueden reducir la eficiencia del sistema inmunológico.  Tomar probióticos y comer alimentos fermentados puede ayudar a poblar el tracto digestivo con bacterias beneficiosas.

Ejercicio, descanso, estrés,  tabaco e hidratación

Existe una clara evidencia de que el sistema inmunológico responde a la actividad física regular. El sueño tiene importantes propiedades restauradoras y reguladoras en muchos sistemas del cuerpo, incluido el inmunológico. El estrés a largo plazo puede causar inflamación y debilitar la respuesta inmunitaria.  Se ha observado que el consumo de tabaco afecta el sistema respiratorio en todos los niveles. Una hidratación adecuada es esencial para todas las funciones corporales.

El cuerpo humano, incluido el sistema inmunológico, funciona de manera más eficaz cuando trabaja en armonía y equilibrio

Suplementos adecuados

Se ha demostrado que algunos suplementos pueden ayudarnos a fortalecer nuestras defensas y a reducir la inflamación y reparación de los tejidos, entre ellos la vitamina-C, el zinc, el propóleo, la equinácea, la vitamina-D, las bayas de saúco, el grosellero negro, la cúrcuma, el jengibre, la acerola, los arándanos, semillas de pomelo, etc., y también algunos aceites esenciales (ravintsara, niaoulí, eucalipto radiata, limón…).

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas, PGD. Dietética y nutrición.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here