En el momento en el que comienza a interesarnos todo lo que tiene relación con el cultivo de plantas, es habitual que surjan determinadas dudas en torno a los diferentes tipos de semillas que existen actualmente en el mercado. Especialmente en el caso de que seamos primerizos en este sector y no contemos con una experiencia y conocimientos previos suficientes como para poder exprimir todas nuestras necesidades.

Una de las cuestiones más comunes es lo relacionado con las semillas feminizadas o las semillas automáticas. Antes de comenzar a analizar cada una de ellas por separado, conviene tener en cuenta que son tres las diferentes categorías que existen de variedades de marihuana. Además de las dos mencionadas previamente, también nos encontramos con las regulares. Por lo que es importante conocer cuál es el alcance de cada una de ellas para comprobar si estamos ante el producto adecuado.

Plantas feminizadas, esto es todo lo que tienes que saber

La principal característica que debemos conocer de las semillas de marihuana feminizadas es que no existe la posibilidad de que puedan producir plantas masculinas. Siendo uno de los principales elementos de diferenciación que podemos encontrar. Por lo tanto, no existe ninguna preocupación de que nuestras plantas puedan ser polinizadas.

Las plantas feminizadas requieren de un cuidado y de unas condiciones muy específicas, puesto que son fotodependientes. Únicamente van a florecer cuando se reducen las horas de luz que reciben. Por lo tanto, en el caso de que el cultivador desee llevar a cabo su plantación en interiores, es necesario controlar el crecimiento de la misma con los instrumentos necesarios para ello.

Semillas automáticas, otra opción a tener en cuenta

En el caso de las semillas de marihuana automáticas o autoflorecientes, nos encontramos ante el tipo de semilla que resulta más popular entre todas las personas que desean adentrarse en este ámbito como principiantes. La explicación la encontramos en que no requieren el mismo nivel de cuidados que en el caso de la anterior. Además de comenzar a crecer desde el mismo momento en el que reciben los primeros rayos de luz.

Además, el productor no necesita ajustar el horario de la iluminación, puesto que todo el proceso se realiza de un modo automático en el que cada paso está programado.

En términos visuales, conviene saber que la altura alcanzada por este tipo de plantas es, habitualmente, muy inferior al de las plantas feminizadas. Por lo que es posible distinguirlas a simple vista dentro de un contexto normal. Además de presentar, por naturaleza, una mayor resistencia a las fluctuaciones de temperaturas, de plagas y de moho.

¿Cuál es la mejor opción?

De acuerdo a la información mencionada previamente, conviene saber que no existe un tipo de semilla o de planta que resulte mejor que la anterior. Dependerá de nuestros gustos y necesidades la variante por la que nos decantemos. Atributos tales como la experiencia, la ubicación del cultivo o la experiencia con la que contemos serán algunos de los aspectos condicionantes.

En caso de duda, los profesionales de la comercialización de este tipo de semillas podrán ayudarnos a resolver cualquier cuestión que pueda ir surgiendo durante todo el proceso.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí