Mientras en el Parlamento Europeo se negocia una enmienda de compromiso sobre la propuesta de Directiva de Alegaciones Ecológicas, el movimiento ecológico advierte a los eurodiputados de las consecuencias negativas para el sector agroalimentario si se elige una metodología errónea como base para evaluar las alegaciones verdes en los productos alimentarios.

Alegaciones ecológicas

Eric Gall, Director Adjunto de IFOAM Organics Europe, ha comentado en una rueda de prensa online esta mañana: “Los eurodiputados deberían evitar incluir como referencia para evaluar las alegaciones ecológicas un indicador como la Huella Ambiental de Producto (PEF, en inglés) que apunta en la dirección equivocada para la agricultura y que es irrelevante para la agricultura. Mientras que el PEF puede funcionar bien para los productos manufacturados, es inadecuada para evaluar el impacto ambiental de los productos agroalimentarios. Por su diseño, el método de cálculo del PEF no tiene en cuenta los impactos de los distintos métodos de producción sobre la biodiversidad y promueve la agricultura intensiva, no una transición del sistema alimentario actual hacia prácticas agroecológicas”.

Ha añadido que “la propia propuesta de la Comisión reconoce que la metodología del PEF tiene limitaciones a la hora de evaluar el impacto de los productos alimentarios, y sería difícil entender que el Parlamento abriera la puerta al greenwashing pidiendo el uso de normas de categoría PEF también para los productos alimentarios”.

“No se trata de arreglar o poner parches al PEF para la agricultura: hay una clara necesidad de otras métricas”

Quentin Chancé, del CNRS, coordinador de CESIAe, el Grupo de Expertos Científicos en Etiquetado de Sostenibilidad, ha declarado: “El informe publicado por CESIAe en noviembre de 2023 demuestra que el método de análisis del ciclo de vida del PEF, aunque útil en algunos contextos, es fundamentalmente inadecuado para los productos agroalimentarios. Su enfoque reduccionista no capta las complejas interacciones de la agricultura, lo que conduce a evaluaciones medioambientales sesgadas. No se trata de arreglar o parchear el PEF para la agricultura: hay una clara necesidad de otras métricas. Subrayamos la necesidad de metodologías más completas y sistémicas que reflejen con precisión los retos e impactos únicos del sector agrícola, reconociendo la necesidad de un conjunto diverso de herramientas de evaluación para reflejar e impulsar verdaderamente la sostenibilidad medioambiental.”

Sabine Bonnot, miembro del consejo científico del ITAB (Instituto técnico francés de agricultura ecológica) y presidenta de Planet-score, destaca los antecedentes: “La metodología del PEF no es ciencia, como afirmaron el informe IDDRI de 2021, el informe CESIAe de 2023, pero también el informe de 2018 del CCI de la Comisión: “Como cualquier esquema de ponderación [en los enfoques multicriterio], el PEF no se basa principalmente en la ciencia natural, sino que implica intrínsecamente opciones de valor que dependerán de la política, las preferencias culturales y de otro tipo, y los sistemas de valores”. No parece que pueda alcanzarse un “consenso” sobre la ponderación.”

En marzo de 2023, al dar a conocer la propuesta de las Alegaciones Ecológicas, la Comisión declaró ante la prensa que había aprendido de las lecciones del desarrollo del PEF durante diez años. Y que teniendo en cuenta sus defectos estructurales, especialmente para los sectores alimentario, pesquero y textil, no era adecuado tomar este enfoque como referencia única o central. En su lugar, la Comisión estableció una lista de condiciones (artículo 8) que deben respetar las metodologías independientes para garantizar la fiabilidad, transparencia y asequibilidad para las PYME. El cumplimiento del FCR no figura en la lista”.

Para generar confianza, se necesitan metodologías pertinentes, independientes y respaldadas por la sociedad civil

Sabine Bonnot ha añadido: “Planet-score se está desarrollando actualmente en esta línea para el sector alimentario, con una evidente relevancia en la vida real para más de 300 empresas que actualmente evalúan sus productos en 12 países. El PEF es una parte menor de la evaluación ecológica holística. Y el propio gobierno francés está desarrollando actualmente un método que no se ajusta al PEF. Las encuestas revelan que en muchos países europeos los consumidores no confían en las empresas, ni en las autoridades públicas, en temas ecológicos. Para generar confianza, es muy necesario disponer de metodologías pertinentes, independientes y avaladas por la sociedad civil (científicos, asociaciones de consumidores, ONG). El proyecto de directiva sobre alegaciones ecológicas hace realidad este marco. Es un paso enorme hacia formas innovadoras y cooperativas de hacer realidad la transición”.

También ha advertido: “El PEF es la herramienta reduccionista por excelencia: pensar sobre todo en términos de eficiencia es adecuado para las fábricas de tuercas y tornillos, no para los sistemas de cría. A menos que realmente queramos creer que las gallinas enjauladas son el mejor sistema de producción de huevos desde el punto de vista ecológico. Sería una elección de valores cuestionable”.

“Las opciones de valor que hay detrás del PEF son erróneas para la agricultura, ya que promueven (según todos los informes mencionados) aún más intensificación, más presión sobre las prácticas agrícolas, sobre la naturaleza, sobre los animales y sobre los ingresos de los agricultores, más de la misma historia que ha estado aplastando a los agricultores y empujándolos a acciones desesperadas. El PEF no es una herramienta de transparencia para los consumidores ni de ecodiseño de los productos alimentarios. Es incapaz de luchar contra el lavado verde y de reflejar los esfuerzos de agricultores y productores”.

La rueda de prensa ha concluido con un llamamiento a los eurodiputados para que eviten promover el greenwashing en el sector agroalimentario a través del PEF, y dejen la puerta abierta a metodologías que reflejen mejor las complejidades y el impacto medioambiental de los métodos de producción agrícola y que sean sensibles a los aspectos sistémicos de los productos agroalimentarios.

Más información en www.organicseurope.bio

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2024