El frío, el viento o el ambiente demasiado seco pueden dañar la barrera natural de los labios. Cuando se secan y se agrietan pueden llegar a producir picor o resultar dolorosos y al mismo tiempo poco atractivos. 

Cuidado de los labios en invierno

La piel de los labios es sensible y delicada. Es una zona expuesta a muchas agresiones externas producidas al comer, al respirar y al hablar… Su piel es más fina debido a su delgada capa córnea protectora que apenas retiene la humedad, haciendo que se sequen con más facilidad.

Para crear una película de protección, evitando así su deshidratación y aliviar los síntomas de unos labios secos, es aconsejable utilizar un bálsamo labial. Para muchas personas el bálsamo labial es imprescindible en la época de invierno, pero puesto que es un producto que se aplica en la boca y lo podemos llegar a ingerir, hay que tener en cuenta su composición al elegirlo.

Los principales ingredientes de un bálsamo labial son las ceras, responsables de crear la capa protectora. Las ceras usadas en los productos cosméticos pueden ser derivadas del petróleo o de origen natural.

Lo mejor es un bálsamo libre de aceites minerales y sin impurezas

Las ceras derivadas del petróleo o aceites minerales son incoloras e inodoras, muy utilizadas en cosmética por su bajo precio y su alta funcionalidad. En la lista de ingredientes se encuentran como paraffinum liquidum, paraffin, sinthetic wax entre otros. Su uso puede ser problemático debido a las posibles impurezas de una deficiente refinación del petróleo. En Europa están permitidas en cosmética siempre que se conozca el historial completo de refinación y se verifique que la materia inicial sea libre de impurezas como los hidrocarburos saturados de aceites minerales (MOSH) o los hidrocarburos aromáticos de aceites minerales (MOAH). Los MOSH pueden acumularse en algunos órganos según algunos estudios en animales, pero los expertos alegan que no se puede determinar que sean aplicables en humanos1. Los MOAH se sospecha que contienen sustancias cancerígenas pero la investigación es insuficiente para llegar a una conclusión definitiva1.

El estudio realizado por la OCU en 20172 demostró que los bálsamos que contienen aceites minerales contienen dichas impurezas. En el estudio, todos los bálsamos analizados que contenían aceites minerales dieron positivo en presencia de MOSH y la mayoría en MOAH. Los únicos que dieron negativo fueron los que solamente contenían ceras naturales.

La cera de origen natural más utilizada es la de abeja, de propiedades antibacterianas,  la cual forma un film protector no oclusivo donde los labios pueden respirar y previene la posible deshidratación. En los bálsamos de certificación Bio se usa cera de abeja Bio, que se extrae de los paneles de forma natural y respetuosa, obteniendo así una cera pura y sin tratamientos químicos.

Las ceras vegetales son una alternativa vegana, como la cera candelilla, obtenida a partir de las hojas de un arbusto pequeño, originario de Norte América, o la cera de carnauba, originaria de Brasil.

Lo mejor es un bálsamo libre de aceites minerales y sin impurezas. Los productos certificados por NATRUE o COSMOS solamente permiten ceras naturales y prohíben el uso de aceites minerales. Para un cuidado más intensivo en labios agrietados, algunos activos vegetales, como la equinácea o la melisa, proporcionan un alivio instantáneo. Otros ingredientes muy apreciados  son la caléndula calmante o ácido hialurónico natural hidratante.

Fuentes
1 Questions and answers on mineral oil components in food – BfR 2017
2 Labios protegidos – ocusalud Octubre 2017 nº134

Autora: Clara Bosch, Ingeniera y Técnica especialista en cosmética ecológica – Naturcosmetika www.naturcosmetika.com 

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Enero 2019

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here