El frío puede ocasionar en nuestra piel mayor sequedad, descamación, sabañones y picores. En concreto, los sabañones son típicos de esta época. Normalmente aparecen en los dedos de las manos y de los pies, pero también pueden aparecer en las orejas y en la nariz, hinchándose y tomando un color rojizo, acompañado de dolor y picazón. En algunas ocasiones, pueden generarse ampollas muy dolorosas.

Cómo cuidar las manos y los pies en invierno

Recomendaciones contra el frío para cuidar pies y manos

Además, el frío también produce una vasoconstricción en nuestros vasos sanguíneos, limitando de forma temporal la provisión de sangre, -sobre todo en nuestras manos y pies-, generando dolor, o entumecimiento cuando el frío es intenso.

Esto puede ocurrir en todo el cuerpo, pero lo cierto es que nuestras manos suelen quedar generalmente más expuestas al no ir siempre tapadas. Esto puede ocasionar que envejezcan de forma prematura, que puedan sufrir inflamaciones, infecciones, o dolores molestos, e incluso incapacitantes.

Nuestras manos suelen quedar generalmente más expuestas al no ir siempre tapadas

Algunas recomendaciones que nos ayudarán a proteger nuestras manos del viento y del frío son:

  • Utilizar guantes cuando estemos en espacios abiertos. Si no disponemos de guantes en el momento, tratar de mantener las manos en los bolsillos del abrigo.
  • Masajear nuestras manos con una crema hidratante de forma frecuente.
  • El uso de un humidificador en casa evita la deshidratación de la piel y las mucosas en general, por lo que es muy recomendable.
  • No exponer las manos directamente a temperaturas muy elevadas, ya que el cambio drástico de temperatura provoca la aparición de sabañones.

En cuanto a los pies, si no los protegemos también pueden sufrir los mismos síntomas que nuestras manos. Las recomendaciones son similares:

  • Calcetines de fibra natural, sin que aprieten.
  • Calzado que no apriete, que permita la transpiración del pie y que no acumule la humedad.
  • Realizar baños que combinen agua fría y tibia para estimular la circulación de la sangre.
  • Evitar exponer los pies al calor directo, como estufas o bolsas con agua caliente.
  • Si estamos mucho tiempo sentados, mover las piernas y los pies cada cierto tiempo para estimular la circulación.
  • Masajear los pies con una crema hidratante, preferiblemente con urea al 20%.

También podemos preparar:

Aceite de masaje para pies y manos

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de almendras
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

Mezclamos y aplicamos realizando un suave masaje.

Ungüento para pies y manos

Ingredientes:

  • Una cucharada de cera de abejas o candelilla
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula
  • 2 cucharadas de aceite de rosa mosqueta
  • 7 gotas de aceite esencial de geranio

En un recipiente resistente al calor derretimos la cera de abejas y el aceite de caléndula al baño maría. Removemos de vez en cuando y esperamos a que se derrita. Retiramos del fuego con cuidado para no quemarnos. Añadimos el aceite de rosa mosqueta y el aceite esencial de geranio. Removemos, envasamos y consumimos en el plazo de un año.

Los ingredientes que mejor acompañan al frío son:

  • Plantas: manzanilla, caléndula, hammamelis
  • Activos: lanolina, urea, alfabisabolol, ácido hialurónico, glicerina, propanediol, sorbitol, pantenol, ácido láctico, colágeno, elastina, ceramidas, escualeno, niacinamida, alfahidroxiácidos.
  • Ceras y mantecas: cacao, karité, cera de abejas.
  • Aceites vegetales: Todos, y en especial borraja, onagra, rosa mosqueta y caléndula.
  • Vitaminas: C y E.
  • Aceites esenciales: cedro, nerolí, palmarosa, geranio, lavanda, incienso, mirra y sándalo.

Autora: Victoria Moradell, Licenciada en periodismo, máster en dermofarmacia y formulación cosmética

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here