Las alternativas lácteas aumentan su presencia igual que lo hacen el resto de productos de origen vegetal. El mercado alimentario vegetal europeo de 3.600 millones de euros es una historia de éxito extraordinaria se mire como se mire, que ha crecido casi un 50% en los últimos dos años (2018 a 2020, Neilsen) y ha sido propulsada por una «virtuosa trinidad» de salud, y beneficios para el medio ambiente y para el bienestar animal.

alternativas lácteas
123rf Limited©bondd

Las alternativas lácteas desafían a los lácteos convencionales

Gran parte de este crecimiento proviene del creciente sector de las alternativas lácteas, que cada vez más representan un reto desafiante para las categorías lácteas convencionales principales, tales como la leche, el yogur y el queso. Esto ha conducido a un retroceso del sector lácteo, que ha estado presionando a los legisladores de la UE para imponer restricciones aún más duras en los términos que las marcas vegetales pueden utilizar para describir y promover alternativas lácteas.

Cuando, en octubre de 2020, los eurodiputados votaron a favor de la enmienda 171, una controvertida regulación alimentaria de la UE que habría impuesto restricciones draconianas sobre cómo se podrían comercializar alternativas lácteas, las perspectivas de crecimiento futuro del sector parecían amenazadas.

Censura a los vegetales

Además de ampliar las restricciones existentes sobre el uso de términos relacionados con los productos lácteos, cuando se describen alimentos de origen vegetal (términos como «leche de avena» o «queso vegano» ya están prohibidos), la enmienda 171 prohibiría frases como «no contiene leche» y «textura cremosa». Pero iba más allá. Prohibiría cualquier uso de «evocaciones» de productos lácteos en los envases de productos vegetales o en su publicidad, incluidos los diseños de envases considerados «imitadores» de los de productos lácteos.

En este contexto, una amplia coalición de grupos de protección del medio ambiente, los derechos de los animales y la salud, que trabajaba junto a marcas vegetales, inició una lucha. Afirmando que la enmienda 171 equivalía a «censura a los vegetales», su campaña culminó con una petición – lanzada por el grupo defensor vegano ProVeg – que atrajo cerca de medio millón de personas. Uno de los argumentos más poderosos del grupo fue que la enmienda 171 contradice directamente las estrategias emblemáticas de la UE Green Deal y Farm to Fork, que requieren un papel más amplio para la producción de alimentos vegetales como parte de una transición verde.

La enmienda 171 prohibiría frases como «no contiene leche» y «textura cremosa»

Con toda probabilidad, fue este último punto el que finalmente forzó a replanteárselo y dio lugar al anuncio dramático, a finales de mayo, de que la enmienda 171 había sido rechazada.

Sector reactivado

Los activistas han definido la decisión como una «victoria del sentido común» y «un punto de inflexión crítico para dietas saludables y sostenibles en Europa». Una de las marcas vegetales que apoyó la petición de ProVeg, Biogran, dijo que su éxito «dinamizaría el sector y le daría nuevas esperanzas».

123rf Limited©thitarees. Yogurt de coco

La decisión significa que el sector puede volver a innovar con una confianza renovada. El vicepresidente de ProVeg, Jasmijn De Boo, dijo a Bio Eco Actual: «La enmienda 171 habría obstaculizado la innovación sostenible, pero, por suerte, todo el mundo lo vio». De Boo insiste en que es en los productos de origen vegetal donde radica la gran dirección de la innovación en la industria alimentaria: «en los productos de origen vegetal es donde está el dinero y los innovadores alimentarios lo saben». Según Mintel, las alternativas lácteas están liderando la demanda, con 4.662 nuevos productos declarados sin lácteos lanzados a nivel mundial sólo en 2019.

Informe Smart Protein Report

El Informe Smart Protein Report financiado por la UE, que examinó el mercado alimentario vegetal entre el periodo 2018-2020, confirma que la leche vegetal es la categoría de productos alternativos a los lácteos más grande. El segundo lugar es para el yogur vegetal, seguido del queso vegetal y del helado. Los yogures líquidos vegetales y los productos especializados fermentados, como el kéfir, representan cuotas de mercado mucho más pequeñas, aunque se encuentran entre las categorías de más rápido crecimiento y tienen un sobre rendimiento en los canales especializados.

Innovación creativa

Abbot Kinney’s, con sede en los Países Bajos, afirma que utiliza la innovación creativa para «cambiar el estándar», es decir, hacer que la alternativa sean los productos lácteos convencionales. La compañía dice: «El 2021, Abbot Kinney’s ha apostado fuerte por productos innovadores. A la hora de desarrollar nuevos productos, siempre tenemos en cuenta las tendencias del mercado y de los consumidores y desarrollamos productos disruptores que siempre cumplen nuestros estándares de Delicioso y Sabroso.»

La empresa está especializada en yogures y helados vegetales. Los lanzamientos recientes incluyen su Greek Style Bio basado en leche de coco, aprovechando la creciente demanda de opciones veganas de yogur al estilo griego, y su nueva gama Daily Delight (una aportación más baja en grasa de sus líneas originales de yogur de coco, almendra y avena).

Para los consumidores con mentalidad ética que quieran cambiar a alternativas lácteas, la combinación más atractiva es la ecológica más la vegetal.

La marca francesa Sojade, de propiedad familiar, ofrece una de las más amplias gamas de alternativas a los productos lácteos. Entre los nuevos productos se incluyen unos postres de cáñamo con sabor a frutos secos y un Kefir de soja de grosella negra. Harvest Moon, una «mission-based brand» (se definen como compañías motivadas a hacer un mundo mejor) de Alemania, ofrece una amplia gama de yogures vegetales, postres y alternativas a la leche producidas con ingredientes de procedencia responsable como parte de su «filosofía centrada en la humanidad».

Pareja poderosa

El factor medioambiental de los alimentos de origen vegetal es un motor clave del mercado. Pero los consumidores concienciados tienen grandes expectativas para las marcas de este sector. Llamarán a las marcas comerciales que utilizan soja transgénica y pedirán respuestas sobre la producción industrializada de almendras (que tiene una huella hídrica casi tan grande como los lácteos convencionales, con el arroz a poca distancia). También desafiarán las marcas por su huella en kilómetros, lo que ha llevado a actores importantes como Oatly a abrir nuevas plantas en mercados clave (la compañía anunció este año que construirá su fábrica más grande hasta ahora, en el Reino Unido).

Para los consumidores con mentalidad ética que quieran cambiar a alternativas lácteas, la combinación más atractiva es la ecológica más la vegetal. Afortunadamente, hay una selección creciente de alternativas lácteas de empresas, incluidas marcas patrimoniales como Provamel y Sojade, junto con una serie de nuevas empresas emergentes, que apuestan totalmente por lo orgánico, con sus múltiples beneficios medioambientales, para la salud y el bienestar. Estas marcas «ecológicas hacia adelante» marcan el ritmo de todo el sector de las alternativas lácteas.

Autor: Jim Manson, Periodista 

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here