Cuando los distintivos y sellos de calidad van acompañados de normas claras, control y certificación, funcionan. Y una buena prueba es la producción ecológica, amparada por la normativa europea de producción ecológica.

123rf Limited©Antonio Diaz

Hasta ahora el sello ecológico emitido por la Unión Europea (Euro Hoja) y la autoridad catalana de la certificación, el Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica – CCPAE, han sido las herramientas para garantizar unos estándares productivos de calidad en Cataluña. Aun así, el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya las considera “insuficientes”, y está impulsando un nuevo sello para certificar la sostenibilidad de las explotaciones agrícolas. Una «sostenibilidad» sin una definición clara y que llenaría de dudas y confusión las tiendas y supermercados de nuestro país.

El sello llevaría el nombre de Producción Agraria Sostenible (PAS) y, tal y como nos explica un reconocido pionero del movimiento ecológico sería la peor noticia por el ecológico desde el Real Decreto de Arias Cañete – En 2001, el entonces Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, liberalizó mediante el Real Decreto 506/2001 los términos ‘bio’, ‘biológico’ y ‘orgánico’ diferenciándolos así del término ‘eco’ y ‘ecológico’, hecho que extendió la confusión entre sector y consumidores, y provocó el enojo europeo, que llevó España al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esta iniciativa fue tumbada unos años más tarde y, desde el 3 de enero de 2006, también en España los términos “bio”, “biológico”, “eco”, “ecológico” y “orgánico” son equivalentes a nivel legal y disfrutan de la misma protección y garantías.

Organic Group Certification
El Euro Hoja es el sello de certificación válido en todo Europa, que garantiza que un alimento es ecológico.

Producción Agrícola Sostenible de Cataluña

La Producción Agrícola Sostenible de Cataluña (PAS) nace con el objetivo de “fomentar unas prácticas agrícolas sostenibles, dirigidas a minimizar las repercusiones negativas hacia los recursos y el medio ambiente, bajo una visión holística, que sirvan para la toma de decisiones e incorporen el concepto de sostenibilidad”, estipula el Departamento en un Documento Técnico publicado a fecha de julio de 2021. Según fuentes consultadas por Bio Eco Actual, este proyecto se empezó a gestar hace dos años, aproximadamente. El planteamiento que hacía el Departamento era crear un nuevo modelo agrícola para poner en valor los productos producidos de manera sostenible en Cataluña e influir positivamente en un crecimiento en su demanda.

La apuesta del Departamento por el PAS es firme. De hecho, una vez presentado el marco teórico del proyecto, ya se estaría trabajando en la definición de la normativa, los estándares de producción contemplados y las técnicas permitidas en los cultivos agrícolas, y probablemente también las explotaciones ganaderas. De esta fase no se sabe aún gran cosa, pero fuentes afirman que el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), una empresa pública de la Generalitat de Catalunya y adscrita al Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, estaría trabajando en el marco legislativo.

A grandes rasgos, y tal como expresa el Departamento, el PAS plantea un sistema de certificación basado en 3 niveles o clasificaciones, para “llegar al máximo número de explotaciones catalanas”. Así, el nivel de sostenibilidad C, el más bajo, correspondería a todas las explotaciones que cumplen los requisitos legales de gestión y las buenas condiciones agrarias y medioambientales. En el nivel B se encontrarían las explotaciones sostenibles que llevan a cabo una monitorización de datos y ponen en práctica una serie de medidas de sostenibilidad. El nivel A se otorgaría a las explotaciones que logran la excelencia ambiental, donde se pueden demostrar resultados de beneficios ambientales de las prácticas realizadas. En este último nivel se situaría la producción ecológica.

El término ‘sostenible’, el quid de la cuestión

En un inicio, se habría pedido al CCPAE la tarea de certificar este modelo, propuesta que la entidad rechazó dado que esta normativa no sería equiparable a la legislación ecológica, sino que únicamente cumpliría algunos parámetros que la agricultura convencional no cumple. Sería algo mejor que la producción convencional, pero estaría todavía lejos de las garantías de la producción ecológica.

“El CCPAE está junto a los intereses del sector ecológico y, en consecuencia, se posiciona en contra de cualquier sello que incremente la confusión en el etiquetado de los alimentos, con el peligro de devaluar el valor del sello bio, que disfruta de credibilidad muy alta y reconocimiento por parte de las personas consumidoras. La producción ecológica, también llamada biológica u orgánica, es el sistema que garantiza las prácticas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, y cuenta con la garantía de la certificación”, declaran desde la entidad.

Es por eso que el sector pide que no se atribuya el valor de ‘sostenible’ si no logra los estándares para serlo (por ejemplo, permitiendo el uso de herbicidas y plaguicidas químicos).

Confusión también en los consumidores

Más allá de este aspecto, la ambigüedad que genera el término ‘sostenible’ también puede afectar a los consumidores. «Agricultura sostenible es un nombre muy engañoso para la gente. Confundirá los consumidores respecto de la agricultura ecológica», nos explica un reconocido productor, que comenta que sería un agravio comparativo entre productores puesto que «llevaría al consumidor a pensar que ya tiene un impacto mínimo sobre el medio ambiente, a pesar de no ser certificado como ecológico, además que sería un producto más económico».

Diferenciarse de la gran competencia

A nivel político, ha habido presiones de una corriente económica que se beneficiaría de estos cambios. El PAS sería un proyecto motivado por intereses de empresas grandes para diferenciarse de la gran competencia de la agricultura convencional. «La intención es crear un sello con unas normas oficiales porque estas empresas se puedan diferenciar, de manera parecida al sello de agricultura sin residuos que tiene Francia. Es una agricultura que no es la convencional, sino que cuida algo más el medio ambiente o que no usa productos tóxicos como el glifosato».

De hecho, así lo dice la propia definición del proyecto del Departamento: «El PAS surge como resultado de la reflexión sobre qué modelo productivo hay que fomentar entre nuestras empresas agrarias para encontrar un equilibrio entre la producción y la competitividad en la producción de alimentos y la preservación de los recursos y del medio ambiente, siendo conscientes que la actividad económica que se genera depende totalmente de estos recursos y, en consecuencia, son las explotaciones agrícolas mismas las principales interesadas en su conservación».

Queremos producto catalán y ecológico, no catalán o ecológico

A buena parte de los productores ecológicos catalanes les gustaría contar con un sello que permita al consumidor identificar rápidamente aquellos productos que sean catalanes y ecológicos, puesto que es lo que la gente valora, y piden la presencia de técnicos especializados en agricultura ecológica porque entren al grupo de trabajo del IRTA para redactar la normativa.

El CCPAE explica a Bio Eco Actual que quiere «remarcar la apuesta total por el sello ecológico catalán, que identifique claramente los productos bio obtenidos en Cataluña. Hay que lograr un acuerdo entre la administración y todo el sector bio cuanto antes. Este sello tendría que complementar la Euro Hoja, sustituyendo el actual sello de producto del CCPAE, el diseño del cual pertenece al Ministerio y es el mismo a casi todas las Comunidades Autónomas, sin poder tener referencias territoriales».

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor y Politólogo.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Mayo 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí