Todos los plásticos tradicionales tienen en común que derivan del petróleo o del gas natural. A lo largo de su ciclo de vida su incidencia medioambiental es severa. Los plásticos son largas cadenas moleculares formadas por unidades más pequeñas enlazadas entre sí. La degradación de estas moléculas viene determinada por la fuerza de unión que se establece entre ellas. Si son fuertes son indestructibles a corto y medio plazo, si son débiles se degradan fácilmente. En los plásticos biodegradables las uniones son tan débiles que los procesos metabólicos de bacterias y hongos pueden romperlas.

bioplásticos
123rfLimited©olegdoroshin. Bolitas de plástico

El tiempo de los plásticos derivados del petróleo pasó. Existen plásticos de base biológica, producidos a partir de fuentes renovables como la biomasa, las grasas y aceites, el almidón de maíz o patata, u otros materiales de origen biológico. Los bioplásticos son un material limpio con una huella de carbono inferior a la de sus homólogos fósiles. Algunos bioplásticos se obtienen procesando polímeros naturales, otros mediante síntesis química a partir del ácido láctico, de aceites y grasas animales o vegetales, o por biogeneración mediante fermentación de azúcares o lípidos.

Las características de biodegradabilidad de un bioplástico dependen de su estructura molecular, no estando relacionada con la base biológica de su materia prima. La biodegradación es un proceso microbiológico que permite a los microorganismos transformar el polímero plástico en sustancias más simples y estables, obteniendo como recompensa, nutrientes, agua y energía.

Los bioplásticos están impulsando la evolución de este material en una tendencia que marca el futuro. Se puede afirmar que han llegado para quedarse, conquistando cuota de mercado de forma lenta pero segura. En la actualidad su crecimiento es del 10% anual, cubriendo aproximadamente el 10-15% del mercado total de plásticos. Actualmente representan menos del 1% de la producción mundial de plásticos, que a nivel global fue de 368 millones de toneladas, pero comienzan a ser dominantes en algunos mercados como el del empaquetado con plásticos rígidos o flexibles, el de los bioplásticos dirigidos a bienes de consumo, el de fibras, incluidas las usadas para tejidos, y el de los plásticos para agricultura y horticultura.

Se espera que, en 2025, como consecuencia de la producción de bioplásticos, se produzca una reducción de consumo de petróleo de entre un 15% y un 20%. Y serán Asia y Europa las que habrán conseguido la hegemonía de la cuota del mercado global de este producto.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2023