Reducir, reutilizar y reciclar. Estas tres palabras se han convertido en una de las reglas de oro en la gestión de los residuos y, en general, en la defensa del medio ambiente. El consumismo de nuestra sociedad va asociado a la generación de residuos y es por este motivo que tenemos que hacer un esfuerzo para aplicar día a día la regla de las Tres R.

yo reciclo las3R

A menudo estamos tan inmersos en la costumbre de comprar, usar y tirar a la basura cualquier tipo de productos que hasta nos olvidamos del gran volumen de materiales que convertimos en residuos. Recuperamos la memoria viendo los datos más significativos de la gestión de los desechos y nuestras principales carencias.

En España se generan anualmente un promedio de 463 kilos de residuos por persona al año y sólo un 27,21% de estos desechos se deposita correctamente en los contenedores de reciclaje, según un estudio publicado por la Comisión Europea en 2016. El informe destaca que aunque la recogida selectiva de residuos se ha incrementado en 10 puntos porcentuales en la última década, aunque hace falta «un gran esfuerzo» para que España llegue a la tasa de reciclaje del 50% establecida como objetivo a nivel europeo para 2020.

Seis países cumplen ya el mínimo marcado por la directiva de la UE, con Alemania a la cabeza con 64% de residuos reciclados, seguida por Austria, Bélgica, Suiza, Holanda y Suecia. Los países europeos que más han avanzado en la última década en el reciclaje de residuos son Lituania, Polonia, Italia, Reino Unido y República Checa, según datos de la Comisión Europea.

Los datos de la Comisión Europea muestran la necesidad de mejorar en la gestión de residuos en ciudades como Madrid. Los datos oficiales del Ayuntamiento de Madrid correspondientes a 2015 indican que en la capital española se generan 395 kilos de basura por cada residente y año (es decir, 1,08 kilos por persona y día). La Comisión Europea sin embargo destaca que sólo el 11,6% de los residuos municipales generados en Madrid se depositan en los contenedores correspondientes para su reciclaje, una tasa de recogida selectiva inferior a la media de las capitales europeas (que es del 19%).

Los datos del Instituto de Estadística de Cataluña, por otra parte, indican que en la ciudad de Barcelona se generan 1,27 kilos de basura por persona y día, pero en este caso el ratio de recogida selectiva de residuos es del 36,2% (datos del 2015).

Las ciudades europeas que lideran la lista de reciclaje son Ljubljana (Eslovenia), Tallin (Estonia) y Helsinki (Finlandia), que el 2014 registraron un ratio de separación de residuos del 55,4% de 47,2% y 38,6%, respectivamente.

En Cataluña, el año 2015 se generaron unas 3,7 millones de toneladas de residuos municipales; con un incremento del 1,7% respecto a 2014. La tasa de generación de residuos en Cataluña se sitúa en 1,35 kilos por habitante y día. Los datos oficiales de la Agencia de Residuos de Cataluña indican que en el año 2015 se recogieron selectivamente el 38,9% de los residuos generados; con un incremento del 3,7% respecto al año anterior.

Por tipo de residuos recogidos selectivamente en Cataluña destaca el importante avance logrado en 2015 en el papel y cartón. En los contenedores de color azul (papel y cartón) se depositaron 298.134 toneladas de materiales reciclables, es decir un 9,8% más que el año anterior.

La recogida selectiva de envases ligeros (latas de bebidas y similares) fue el 2015 de 134.011 toneladas, con un incremento del 3,0% respecto del año anterior.

Por el contrario, en el apartado negativo, los datos oficiales indican que en 2015 la recogida selectiva de materia orgánica (restos de comida y restos vegetales de pequeño tamaño) fue de sólo 371.574 toneladas, con una disminución del 0,7% respecto al volumen recogido 2014.

La Comisión Europea destaca precisamente en el informe mencionado anteriormente que una de las grandes carencias en la gestión de residuos en España es la escasa recogida selectiva de los residuos orgánicos. De hecho, a día de hoy, sigue siendo muy baja la implantación de los contenedores de color marrón en los que se deben depositar restos de comida y otros productos orgánicos con los que se puede hacer compost (muy útil para abonar campos y jardines).

Es necesario que las administraciones y empresas apuesten de forma decidida por las Tres R, incrementando el número de contenedores en las calles y las infraestructuras de tratamiento y reciclaje. Pero, en especial, es necesario que los ciudadanos seamos conscientes de que una parte importante de las soluciones están en nuestras manos. Si no actuamos personalmente para reducir la generación de residuos y para dejar nuestra basura en los contenedores adecuados seguiremos sufriendo las consecuencias en nuestro entorno.

Un ejemplo de lo que podemos hacer por el medio ambiente, en el ámbito de los residuos, es el que muestra la reciente campaña divulgativa promovida por Ecoembes «Se te ha caído» (www.setehacaido.com) muestra cómo las personas nos avisamos unas a otras cuando nos cae un objeto de valor al suelo y, con ironía, propone que llamemos la atención a los vecinos que tiran al suelo todo tipo de papeles, envases o restos de comida. El objetivo final de esta campaña es que todos seamos conscientes de esta triste realidad y evitemos este problema ambiental y cívico que internacionalmente se conoce como ‘littering’.

Autor: Joaquim Elcacho, periodista especializado en medio ambiente y ciencia

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Marzo 2020

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí