Ya hace mucho tiempo que sabemos el problema que ocasionan los plásticos en el medio ambiente. Pero parece que hasta ahora a la mayoría de consumidores no les parecía excesivamente preocupante. Estamos demasiado acostumbrados a las malas noticias y las escuchamos sin que ello tenga ningún impacto sobre nuestro comportamiento. Os hablamos de la cosmética sin plásticos.

Cosmética sin plásticos

Situación de emergencia

El plástico no sólo envenena a los animales. Ya encontramos micro-partículas en los alimentos que obtenemos del mar y eso nos envenena también a nosotros. Así que ahora ya casi todo el mundo conoce el problema y algunas personas empiezan a cambiar sus hábitos de consumo y buscan reducir la presencia de plásticos en sus vidas.

El cristal no es una opción para productos como el champú o el gel de baño por el riesgo a que la botella se rompa

La cosmética intenta dar respuesta a las nuevas exigencias

No está resultando fácil. La industria de los envases no ofrece actualmente alternativas a un precio razonable. Los elaboradores se preguntan hasta qué punto el consumidor está dispuesto a pagar más si ellos hacen el  esfuerzo. Y aun así no hay muchas alternativas. El cristal no es una opción para productos como el champú o el gel de baño por el riesgo a que la botella se rompa en una situación donde es muy fácil que se nos resbale de las manos. Los plásticos compostables, que son alternativa en alimentación, no sirven cuando se trata de un producto de larga duración como un cosmético.

Pero a pesar de las dificultades, tenemos alternativas si queremos reducir nuestro uso de plástico. Una de ellas es la última moda en productos de higiene: la cosmética sólida. Champús, acondicionadores, jabones para el cuerpo y desodorantes son los más comunes. Su fórmula sólida evita tener que utilizar un envase de plástico. Se trata además de productos sin agua por lo que se elimina la necesidad de utilizar conservantes. La recomendación es buscar opciones certificadas porque no está muy claro si son aptos o no para la cosmética econatural algunos  ingredientes utilizados en las versiones sólidas.

Las opciones que encontramos en el mercado han evolucionado y encontramos alternativas muy eficaces que, además de limpiar, cuidan y regulan

Cuando no se está acostumbrado a los jabones sólidos se necesita un tiempo de adaptación y algunos consejos de uso. En el caso de los champús, es básico encontrar el que se adapta mejor a nuestras necesidades, especialmente si tenemos un cabello graso, y enjuagarse bien para que no queden restos en el pelo. Y para evitar que la pastilla nos dure poco tiempo es mejor guardarla en una jabonera y asegurarnos de que se seca bien después de su uso. Aun así, una pastilla de jabón dura más que un bote mediano de jabón líquido.

En realidad no se trata de nada nuevo. Nuestras abuelas se lavaban la cabeza con pastillas de jabón y se sigue haciendo en muchas culturas. Otro ejemplo es la piedra de alumbre que los romanos ya utilizaban como desodorante. La novedad es que se están recuperando muchos de estos productos y mejorando sus propiedades. Ya podemos abandonar la idea de que son jabones que nos resecan. Las opciones que encontramos en el mercado han evolucionado y encontramos alternativas muy eficaces que, además de limpiar, cuidan y regulan. Se trata de elegir la opción que se adapta mejor a nuestro tipo de piel y cabello. Vale la pena si queremos un futuro con menos plásticos.

LOGOECOESTETICAAutora: Montse Escutia, Co-fundadora del Proyecto Red Ecoestética Asociación Vida Sana | www.ecoestetica.org

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Octubre 2019

1 Comentario

  1. ¡Muy buen post!
    Nosotros creemos que no hay mejor remedio que cuidarnos a través de productos naturales y ecológicos. Además de ser totalmente eficaces, son respetuosos con nosotros y con el medio ambiente. La alternativa ideal para añadir a cualquier tratamiento.
    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here