Una sopa no es más que un plato de cuchara con un caldo sustancioso y sabroso en el que podremos encontrar otros ingredientes como verduras o pasta. Te dejamos ideas de sopas rápidas, fáciles y saludables.

Sopas rápidas saludables y reconstituyentes

Una sopa caliente es una apuesta segura si lo que deseas es una comida reconfortante. Nos ayuda a entrar en calor, nos calma y rehidrata. Al mismo tiempo, el caldo contiene sales minerales procedentes de las verduras por lo que nos hará sentir mejor física y anímicamente.

Hacer una sopa casera, sabrosa y reconstituyente no debe ser algo tedioso. La base para conseguirlo es un buen caldo, que podrás preparar con antelación e incluso guardar congelado para ahorrar tiempo. Puedes aprovechar la verdura que no usas en otras preparaciones como los tallos más verdes del puerro o los tallos de coliflor o brócoli y añadirlos a la hora de hacer caldo junto con otras verduras. Rehoga con algo de aceite de oliva y cubre con agua, cocina 20-30 minutos y conseguirás un caldo con mucho sabor.

Rehoga con algo de aceite de oliva y cubre con agua, cocina 20-30 minutos y conseguirás un caldo con mucho sabor

Sopas rápidas y fáciles

Con esta base podrás preparar sopas muy variadas en poco tiempo. Te propongo algunas ideas:

Sopa de miso

Es un clásico de la cocina japonesa. Aunque el caldo base es el dashi, puedes usar tu caldo de verduras y añadir una cucharadita de pasta de miso por plato. Además, puedes incorporar cebolleta, alga wakame, setas o dados de tofu. Se prepara muy rápido si tienes el caldo listo.

Ramen

Es una especie de sopa de origen japonés muy completa con fideos largos, verduras hervidas, alguna fuente de proteína (tofu, tempeh…), algas… todo servido sobre una base de caldo, que puede ser de miso.

Sopa de verduras

Puedes hacer sopas muy variadas y rápidas con pocos ingredientes. Si quieres conseguir un sabor acentuado no mezcles más de 3 o 4 o no reconocerás ninguna en concreto. Rehoga los ingredientes previamente con algo de aceite de oliva, cubre de caldo, pero sin pasarte y cocina hasta que estén tiernos. Si trituras solo una parte al final, conseguirás un plato intermedio entre sopa y crema con una consistencia muy agradable.

Recuerda la proteína

Si tienes alguna legumbre cocida o salteas unos dados de tofu o tempeh para añadir en tu sopa junto con algo de pasta, conseguirás un plato mucho más nutritivo en sólo unos minutos.

Sopas frías

En épocas de calor, una sopa fría no sólo nos refresca, sino que nos hidrata y repone. Puede ser una sopa o crema preparada con antelación y refrigerada o una sopa fría cruda. El ejemplo más claro es el gazpacho. Es sencillo de preparar y en verano es el plato más reconstituyente que hay.

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here