No hace mucho, todo era mucho más sencillo en cuanto a las bebidas vegetales. Eran un producto de nicho, vendido principalmente a través del comercio especializado en alimentos saludables. Y eran particularmente poco controvertidas.

Desnudando las bebidas vegetales

El auge de las bebidas vegetales

Pero cuando a mediados de la década del 2000 estalló la categoría de alimentos Free from (sin), las bebidas vegetales se impulsaron hacia el mainstream o corriente principal de ventas. Defendidas por bloggers de la salud y cada vez más grupos de entusiastas del ‘comer limpio’, las principales marcas de bebidas vegetales estaban de repente en todas las grandes cadenas de supermercados, buscando posicionarse con los productos lácteos convencionales o entre sus productos free from. Y en poco tiempo, las mismas marcas estuvieron luchando con publicidad cara y en campañas en televisión.

En los últimos años, las bebidas vegetales se han vuelto a posicionar, surfeando la ola de un movimiento vegano creciente, pero también promoviendo el mensaje ‘mejor para el planeta’. Mensaje que vibra con fuerza entre los consumidores más jóvenes que priorizan los beneficios contra el cambio climático en sus opciones alimenticias y que ha ayudado a ampliar enormemente la base de consumidores de alternativas lácteas.

Las ventas dominadas por las grandes marcas

Hoy, Danone, Unilever, Nestlé, Müller, Kraft Heinz y Arla Foods tienen una participación en la industria multimillonaria mundial de las bebidas vegetales. Con las multinacionales a bordo, la penetración en el mercado ha aumentado. La revista Specialty Food informó recientemente que el 32% de los hogares del Reino Unido ahora compra leche sin lácteos.

Aunque las marcas pequeñas independientes (muchas de ellas con fuertes credenciales éticas y medioambientales) siguen teniendo un papel importante en el mercado, las ventas en volumen ahora están dominadas por las grandes marcas.

La participación de las grandes empresas ha supuesto un mayor nivel de escrutinio del sector. Hay preguntas sobre la composición nutricional de las bebidas vegetales y sobre los ingredientes y aditivos más oscuros que algunos contienen. El abastecimiento y la procedencia de los ingredientes también han sido objeto de atención, así como la desconcertante profusión de sistemas de certificación. Pero el tema más debatido actualmente es la huella ambiental de las alternativas lácteas.

Intervención provocativa

Aunque las bebidas vegetales presentan hoy en día múltiples variantes: soja, arroz, avena, almendras, cáñamo, coco y chia, entre otros, la soja se ha convertido en un pararrayos para las críticas dirigidas al sector. Gran parte de la controversia en torno a la soja se centra en la deforestación a gran escala de la selva tropical amazónica. Se continúan aclarando e incendiando grandes extensiones de bosques vírgenes para cultivar soja para la alimentación animal. Pero en una intervención provocativa a principios de este año, el influyente Sustainable Food Trust afirmó que específicamente la creciente sed de bebidas de soja estaba perjudicando el planeta.

La soja se ha convertido en un pararrayos para las críticas dirigidas al sector

Pero las marcas de bebidas vegetales dicen que las afirmaciones de la industria sobre las credenciales medioambientales positivas de sus productos son demostradas por investigaciones sólidas. Un estudio importante de Joseph Poore y Thomas Nemececk profundizó en los datos que comparaban la producción de leche con productos lácteos y vegetales. Encontró que en métricas clave como las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el uso del agua y el uso del suelo en la producción láctea tienen una huella sustancialmente mayor que en la de la leche de soja, almendra, arroz y avena. Por ejemplo, los productos lácteos utilizan más de diez veces la cantidad de tierra que cualquier leche vegetal para producir un litro de producto final. Las diferencias en el uso del agua son aún más sorprendentes entre los usos más altos y los más bajos, ya que los lácteos necesitan 628 litros de agua para producir un litro de leche, en comparación con la soja que necesita 28 litros (la leche de almendra, en cambio, es comparativamente intensa en agua subiendo a 371 litros). Para las emisiones de GEI, la leche láctea produjo 3 kg de CO2 o equivalente por litro de leche, y cada una de las cuatro leches vegetales estudiadas llegaba a 1 kg de CO2 o menos.

Cuestiones de sostenibilidad

Una de las cuestiones por las que la industria de las alternativas a la leche se ha puesto cada vez más en alerta es la procedencia de los ingredientes. Esto plantea cuestiones sobre cómo se cultivan los cultivos, pero también sobre la sostenibilidad de largas cadenas de suministro. En parte debido a la presión de los grupos ambientales, las principales marcas europeas dicen que ahora la mayoría de ingredientes crudos provienen de Europa o de las alternativas más sostenibles.

¿Qué hay dentro del cartón?

Todo ello conduce finalmente a la pregunta «¿qué hay dentro del cartón?». También aquí se está produciendo un cambio. Sí, algunas marcas de gran canal y marcas independientes siguen colando algunos aditivos menos deseables bajo la apariencia de «sabores naturales» o «potenciadores de texturas» (algunos de ellos relacionados con problemas digestivos). Pero, en general, las listas de ingredientes son cada vez más cortas y «más limpias». En algunos casos, las bebidas ecológicas sin edulcorar contienen tan sólo dos ingredientes, y cada vez hay más productos de las principales marcas con alrededor de cuatro o cinco ingredientes simples, todo un mundo alejado del «pack químico» de la lista de ingredientes de algunos de los productos «más fáciles».

Una de las cuestiones por las que la industria de las alternativas a la leche se ha puesto cada vez más en alerta es la procedencia de los ingredientes

En última instancia, serán los consumidores quienes decidirán el futuro de la industria de las bebidas vegetales. Si los compradores toman decisiones éticas sostenibles, la industria seguirá siendo guiada en la dirección correcta.

Autor: Jim Manson, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here