Comprar por internet es un hábito que se ha consolidado desde la irrupción de la pandemia. Durante el confinamiento, los repartidores -en bicicleta, moto, patinete electrónico o furgoneta- eran los dueños indiscutibles de las calles.

comprar por internet
123rf Limited©kritchanut

El hábito de comprar por internet

Ya estábamos bastante acostumbrados a comprar libros, juguetes, teléfonos o muebles a golpe de clic, ya sea por necesidad o por comodidad, pero durante 2020 también aumentó la adquisición de comida por Internet tanto a supermercados como a restaurantes.

“En junio de 2020 el tráfico mundial de comercio electrónico minorista se situó en un récord de 22.000 millones de visitas mensuales, con una demanda excepcionalmente alta de artículos de uso diario como comestibles, ropa y artículos de tecnología. La forma en que se verá el uso en línea, los hábitos de compra y el futuro general del mercado del comercio electrónico en 2021 y más allá dependerá en gran medida de la progresión de la COVID-19”, según datos sobre el comercio electrónico en el mundo de Statista.

Los compradores digitales siguen aumentando

La pandemia ha puesto en primer plano la compra de alimentos en línea, una industria que previamente era de nicho. La gente quería evitar a toda costa ir a los supermercados -presuntos focos de infección con largas colas- y las normativas de los gobiernos hacían más difícil ir o en algunos casos imposible.

El número de compradores digitales lleva aumentando año tras año a medida que lo hace el acceso y la adopción de Internet, así como el creciente poder adquisitivo de la clase media en algunos países, más disponibilidad de productos disponibles en la red, nuevos modelos comerciales digitales y avances tecnológicos en las entregas que permiten dar los paquetes en un corto plazo de tiempo.

En 2019, cerca de 2.000 millones de personas obtuvieron bienes o servicios por Internet. Durante el mismo año, las ventas del comercio electrónico superaron los 3,5 billones de dólares estadounidenses en todo el mundo y, según los últimos cálculos, el crecimiento del comercio electrónico se acelerará aún más en el futuro.

Consecuencias de comprar por internet

Comprar por Internet es muy cómodo: puedes hacerlo tranquilamente a cualquier hora del día desde tu sofá sin ni siquiera tener que molestarte en escribir los números de la tarjeta de crédito si ya los tienes guardados. Y el paquete te llegará a los pocos días (o horas) a la puerta de tu casa. Pero ¿qué consecuencias tienen esas adquisiciones?

123rf Limited©Christian Mueller

Para empezar, conlleva la destrucción del pequeño comercio. Cierto es que los pequeños establecimientos se han puesto las pilas desde la aparición del coronavirus. Por ejemplo, ante la falta de actividad de los mercados tradicionales, han aparecido iniciativas como EcoMarket Shop, un mercado online de productos ecológicos y locales que conecta a proveedores con clientes. Pero las grandes beneficiadas durante estos meses, que confirman una tendencia iniciada en los últimos años, son las grandes plataformas de venta como AliExpress, Ebay o Amazon que comercializan sus productos y los de otras empresas por todo el mundo.

Contaminación

Otro de los efectos del consumo online es la contaminación del aire, que representa un importante riesgo para la salud y que acaba con la vida de siete millones de personas cada año en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Más compras por Internet suponen más emisiones contaminantes. Amazon, por ejemplo, emitió 44,40 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2018, según sus propios datos. Más de lo que emitieron países como Suiza y Nueva Zelanda y lo mismo que Suecia y Bulgaria.

La compra física tiene un impacto de un 7% menor al de la compra por internet en términos de huella de carbono

El estudio ¿Afectan los comportamientos de compra a la sostenibilidad?, elaborado por Deloitte Consulting y publicado en 2016, reveló que la compra física tiene un impacto de un 7% menor al de la compra por internet en términos de huella de carbono, como consecuencia sobre todo de la gran necesidad de logística del comercio electrónico, su mayor cantidad de transporte y embalajes, y el alto consumo energético de los servidores.

Emisiones de los vehículos repartidores

Es innegable que más compras online significan más vehículos de reparto por las ciudades que hacen entregas individuales todos los días de la semana y, por tanto, un mayor tráfico. En 2016, investigadores de la Universidad de Delaware (Estados Unidos) descubrieron que al aumentar las compras por la red también aumentaba el tiempo de viaje, los retrasos y las emisiones de los vehículos de toda la red de transporte.

Sólo las emisiones generadas por el último tramo del reparto, sea de la tienda o del centro de distribución al cliente, aumentarán en un 36% para 2030 en 100 ciudades, según el informe The Future of the Last-Mile Ecosystem (El futuro del ecosistema de la última milla, en español) publicado por el World Economic Forum, previo a la llegada de la pandemia. A esto habría que sumarle la huella de carbono de las devoluciones (que son muy superiores en las compras online que en las físicas).

La mejor opción parece seguir siendo la de toda la vida: ir a comprar productos de proximidad en el mercado o en la tienda del barrio, a pie

Amazon, por ejemplo, ya entrega el 72% de sus pedidos en 24 horas. En China, la entrega en el mismo día y la entrega instantánea ya representan más del 10% de las entregas totales de paquetes: aproximadamente 3 millones de artículos diarios en el mismo día. En Europa, la entrega en el mismo día representa solo el 5% del total.

Embalajes excesivos y dispositivos conectados

Los excesivos embalajes de los paquetes que nos llegan a casa son otro problema para el medio ambiente. Estos residuos representan el 30% de los desechos sólidos de Estados Unidos, según la Agencia de Protección Ambiental del país. También hay que tener en consideración el gran volumen de emisiones de la red, que mantiene cientos de miles de potentes ordenadores encendidos las 24 horas del día todos los días del año.

Otros estudios, financiados por plataformas digitales, hablan de las bondades del comercio online y de otros beneficios como la venta de objetos de segunda mano. Sin embargo, la mejor opción parece seguir siendo la de toda la vida: ir a comprar productos de proximidad en el mercado o en la tienda del barrio, a pie.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Abril 2021

2 Comentarios

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here