Nuestra dieta tiene un impacto evidente en el medio ambiente. Seleccionando los productos que compramos, cocinamos y consumimos podemos reducir los daños que provocamos a diario en el clima, los espacios naturales, el agua o la vida del resto de animales que habitan el planeta.

Los productos más dañinos para el medio ambiente
123rf Limited©Somprasong Wittayanupakorn. Palma aceitera. Elaeis guineensis.

Alimentos que se deben evitar, por el bien del medio ambiente

Por lo menos, lo que podemos hacer es evitar o reducir el consumo de los productos más perjudiciales:

Carne de ganado vacuno

Como ocurre en todos los rumiantes, la digestión de las vacas produce grandes cantidades de metano, uno de los gases de efecto invernadero más potentes. Una vaca puede generar hasta 300 litros de metano al día.

La cría masiva de vacuno también está asociada en muchos países con la deforestación. Los industriales de la carne poco escrupulosos fomentan la quema de grandes extensiones de bosques y selvas, por ejemplo, en la Amazonía, para criar vacas y producir carne a bajo precio. Solo se salvaría de esta crítica la ganadería ecológica extensiva. La ganadería y el pastoreo a pequeña escala pueden ayudar a mantener las poblaciones rurales y el equilibrio de los hábitats naturales.

Carne de cerdo

Si el análisis se centra en la contaminación del agua, en especial en amplias zonas de Catalunya y el resto de España, el lamentable liderato de impacto ambiental debe ser otorgado a la producción de carne de cerdo. Los purines (residuos orgánicos) que se generan en las granjas porcinas son difíciles de gestionar y en muchos casos llegan al medio ambiente provocando contaminación por nitratos de las aguas superficiales (ríos, lagos) y subterráneas. La gran mayoría de zonas de Catalunya en las que existen granjas de cerdos, por ejemplo, tienen sus fuentes y pozos contaminados e inutilizados para el consumo humano.

El lamentable liderato de impacto ambiental debe ser otorgado a la producción de carne de cerdo

Mantequilla, leche y queso

La producción masiva de leche, mantequilla, nata, quesos y otros derivados grasos del ganado son la base de muchas de las explotaciones de este tipo de animales de granja. Las granjas que se construyen en zonas de gran valor natural a partir de deforestación son responsables de grandes emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (por la quema de árboles) y el ya mencionado metano. También en este caso, se debe reconocer que la ganadería ecológica provoca impactos ambientales menos graves.

Aceite palma

En un país como el nuestro (con aceite de oliva de buena calidad a nuestro alcance), el aceite de palma debería ser un producto prescindible. A escala global es más difícil porque el aceite que se extrae de la palma Elaeis guineensis es el segundo más consumido del mundo (después del aceite de soja). Una parte importante de estos cultivos han supuesto la destrucción de grandes zonas forestales y la desaparición de hábitats naturales de especies tan importantes y singulares como los orangutanes, como sigue ocurriendo en Malasia e Indonesia.

123rf Limited©alexandarilich. Cria de pato

Gambas, langostinos y similares

Por lo general no pedimos información sobre el origen de los productos que consumimos. En el caso de los crustáceos esta información es muy importante si estamos preocupados por la supervivencia de ecosistemas de gran valor y fragilidad como los manglares. La captura masiva de langostinos en Tailandia (tercer exportador mundial de productos pesqueros) supone desde hace años la destrucción de grandes extensiones de estas áreas costeras en las que los árboles y sus raíces forman entramados en los que proliferan diversas formas de vida animal y vegetal. Si encontramos en el mercado crustáceos con precios anormalmente bajos podemos sospechar de una procedencia tóxica, no sólo porque pueden tener su origen en zonas lejanas en las que se aplican prácticas de acuicultura poco saludables sino porqué pueden estar vinculadas a la destrucción de la naturaleza y la explotación laboral infantil.

Aguacate

En algunos países, México, por ejemplo, la producción del aguacate se ha convertido no sólo en un problema ambiental (ocupación de la tierra, sobrexplotación de los acuíferos…) sino también en motivo de graves conflictos sociales, violencia y explotación humana. En una visión ambiental amplia, el aguacate también puede ser considerado como el paradigma de los cultivos con una grave huella de carbono, debido a que buena parte del consumo se lleva a cabo a miles de kilómetros del punto de cultivo. También se podría decir algo parecido de una larga lista de frutas tropicales (piña, mango, kiwi e incluso el plátano).

Lo más radical y efectivo que podemos hacer es dejar de comer carne y productos asociados o derivados

Foie (foie-gras)

Si nuestra preocupación ambiental se centra en la defensa del bienestar animal es evidente que lo más radical y efectivo que podemos hacer es dejar de comer carne y productos asociados o derivados. Si no estamos convencidos de pasarnos al veganismo, por lo menos, lo que podemos hacer es rechazar rotundamente los alimentos cárnicos asociados a prácticas como el engorde forzado de patos, ocas y gansos. El paladar humano es realmente adaptable a la diversidad cultural, pero, visto fríamente, comer el hígado enfermizamente graso de un ave atiborrada a la fuerza -durante meses- de una comida de dudosa calidad no debería apetecerle a nadie.

Consejos

Además de rechazar o reducir al máximo los productos indicados, podemos poner en práctica otros consejos que también ayudan al medio ambiente:

  1. Tener una alimentación basada principalmente o exclusivamente en alimentos de origen vegetal.
  2. En el caso de consumir carne, reducir el máximo posible el consumo de carne roja y productos procesados a base de carne.
  3. Preferir alimentos locales (producidos cerca del punto de consumo) y de temporada.
  4. Reducir el desperdicio de alimentos.
  5. Consumir pescado solo si procede de reservas o producción sostenible de alimentos.
  6. Limitar al máximo los alimentos y bebidas con azucares añadidos.

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Abril 2021

4 Comentarios

  1. Falta algo ganadero tremendo, las gallinas y otras aves en jaula, no te digo los animles enjaulados para su piel, como el visón, asi se hayan jodido bien con el COVID… Los huevos jamas debieran ser ya de pobres gallinas genocidadas hasta con luz de noche en jaulas siempre, algo que hasta ayer no le importaba a nadie de esta sociedad progre posmoderna, ni las criadas en suelo (QUE SERIA UN MAL MENOR, sic), solo las free-range al aire libre o los BIO.

  2. No se menciona la ganadería regenerativa, que es capaz de secuestrar carbono. El hecho de que se haga el manejo ecológico no combate el cambio climático, debe ser además regenerativo. Los productos que se producen no tienen la culpa, tienen la culpa los manejos del ganado y de la agricultura. Invitar con este tipo de artículos a que las personas dejen de comer carne o derivados lácteos me parece una insensatez.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here