Una forma de mirar lo ecológico y lo hidropónico es verlos a ambos como activos valiosos entre las herramientas que disponemos para la agricultura sostenible. Ambos son sistemas de cultivo ‘de bucle cerrado’ eficientes en recursos, que ofrecen importantes beneficios ambientales y sociales.

Basta con añadir agua: la batalla sobre la "hidroponía ecológica"
123rf Limited©macmackyky

La estrategia de la hidroponía

Pero la agricultura ecológica y la hidroponía (donde los cultivos alimentarios se cultivan sin suelo, generalmente en agua con infusión de nutrientes) representan enfoques muy diferentes. Lo ecológico arraiga en prácticas que promueven suelos saludables y biológicamente activos y se resume en el lema del cultivo ecológico ‘alimenta el suelo, no la planta’. Los sistemas hidropónicos y otros sistemas de cultivo sin suelo se basan en la estrategia contraria.

Camino a la colisión

En Estados Unidos, la armonía anterior entre los productores ecológicos y los hidropónicos se ha puesto severamente a prueba en los últimos años por la expansión del concepto «de hidroponía ecológica».

Desde hace 25 años, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha certificado sistemas hidropónicos y otros sistemas sin suelo como ecológicos según el esquema USDA Organic. Pero en los últimos años se ha generado una creciente resistencia a esta tendencia por parte de la comunidad ecológica de Estados Unidos y el lanzamiento de una campaña ruidosa por ‘mantener el suelo ecológico’.

Los sistemas hidropónicos, a veces conocidos como granjas verticales, son capaces de producir grandes rendimientos de cosecha a partir de una huella física muy pequeña

Las rencillas se acabaron en 2017 cuando el National Organic Standards Board (NOSB) de Estados Unidos votó controvertidamente a favor de continuar permitiendo que los cultivos desarrollados hidropónicamente se comercializaran como ecológicos. Esta decisión condujo directamente a la formación del Real Organic Project, un movimiento dirigido por agricultores creado para «distinguir los productos cultivados en suelo de los cultivados según USDA Organic».

Sistemas de granjas verticales

Poco después de la votación, Dave Chapman, un productor ecológico de Vermont, advirtió que «llegaría una ola de hidroponía a la certificación ecológica». Dijo que la decisión del NOSB de apoyar el cultivo sin suelo nos «llevaría a la creación de una nueva etiqueta ecológica». Poco después de que Chapman hiciera estas observaciones, el Real Organic Project lanzó el Real Organic Standard para permitir a los agricultores como él diferenciarse visiblemente del esquema USDA Organic.

Los sistemas hidropónicos, a veces conocidos como granjas verticales, son capaces de producir grandes rendimientos de cosecha a partir de una huella física muy pequeña, a menudo utilizando infraestructuras de bajo coste. Quiere decir que los productores de hidroponía ecológica pueden ofrecer precios significativamente más bajos que los otros productores ecológicos.

Competencia desleal

Muchos agricultores ecológicos dicen que esto equivale a una competencia desleal, ya que los cultivos certificados ecológicos de cultivo hidropónico no deben ser etiquetados como tales. Así, tal y como señaló recientemente el comentarista ecológico estadounidense, Max Goldberg, «la hidroponía no sólo no tiene nada que ver con la fertilidad del suelo, sino que también crea un terreno de juego desigual entre los productores ecológicos».

Los márgenes más altos que permite la hidroponía han atraído el interés de los inversores ricos. Esto empuja la hidroponía hacia una producción cada vez mayor, y se aleja más de la «utopía de las ciudades verdes», en su momento pensada, en la que las redes de productores sin suelo alimentan a los urbanitas verdes, sanos y sostenibles.

Entre ellos, operadores hidropónicos líderes como AeroFarms y Plenty han logrado inversiones de cientos de millones de dólares, ya que han desplegado instalaciones agrícolas verticales de hasta 12.000 m2. 

123rf Limited©Luiz Ribeiro Ribeiro

El panorama europeo

En Europa, la hidroponía ecológica no es un tema tan vivo como en EEUU. Según las normas ecológicas de la UE, se prohíbe el uso de productos hidropónicos y aquapónicos y el nuevo Reglamento orgánico de la UE cimienta firmemente el «principio de producción de cultivos relacionados con el suelo y la nutrición de las plantas principalmente a través del ecosistema del suelo». El Reglamento actualizado también eliminará gradualmente el uso de ‘camas delimitadas’, un tipo de sistema de cultivo en contenedores que se utiliza habitualmente en los países nórdicos, que anteriormente podía certificarse como ecológico.

La unidad de 7.000 m2 de Nordic Harvest en Dinamarca es la más grande de Europa hasta ahora. El Reino Unido no se queda atrás con una instalación de 5.000 m2 de 17 pisos

Mientras tanto, el sector hidropónico se está expandiendo rápidamente en todo el continente. Los operadores están construyendo granjas verticales que rivalizan con el tamaño de las instalaciones más grandes de EEUU. La unidad de 7.000 m2 de Nordic Harvest en Dinamarca es la más grande de Europa hasta ahora. El Reino Unido no se queda atrás con una instalación de 5.000 m2 de 17 pisos.

Pero la hidroponía no siempre consiste en un crecimiento a escala industrial. Grow Bristol, con sede en el oeste de la ciudad de Inglaterra, es un buen ejemplo de un esquema hidropónico dirigido por la comunidad, diseñado para suministrar alimentos frescos durante todo el año a residentes y restaurantes locales «sin el fuerte consumo de agua y la degradación ambiental de la agricultura industrial».

Enfrentamiento entre personas con los mismos objetivos

El escritor del New York Times, Dan Nosowitz, dice que la tendencia hacia un mercado hidropónico altamente comercializado ha creado un «lamentable debate que enfrenta a personas con muchos de los mismos objetivos en mente». Él dice que «los activistas ecológicos y los pequeños agricultores hidropónicos quieren crecer de manera sostenible, en su núcleo», pero han sido divididos por fuerzas comerciales y decisiones políticas que rara vez están relacionadas con los pequeños agricultores.

Pero, a pesar de las alegaciones de la hidroponía: alimentos ‘limpios’ libres de pesticidas, un 95% menos de agua que la agricultura de campo, rendimientos elevados entre ellos; muchos en el sector ecológico piensan que sólo ofrece soluciones limitadas.

«One trick pony» No vale para todo

El veterano comentarista ecológico del Reino Unido, Lawrence Woodward, califica la hidroponía de «one trick pony» (algo que es bueno sólo para una cosa o que no vale para todo), debido a la gama limitada de cultivos alimentarios a los que es adecuado (principalmente micro hortalizas y verduras de ensalada de hoja).

Ambos son sistemas de cultivo ‘de bucle cerrado’ eficientes en recursos, que ofrecen importantes beneficios ambientales y sociales

Patrick Holden, fundador del Sustainable Food Trust, trae la discusión completa al suelo. Compara la alimentación de plantas mediante nutrientes químicos en solución a la alimentación por vía intravenosa de un paciente del hospital. Según él, tiene un papel importante en el tratamiento de enfermedades graves, pero en relación con la producción de alimentos «excluye el papel vital del suelo como «estómago» de la planta, rompiendo la materia orgánica y completando ciclos de nutrientes, de los que muchos ecosistemas planetarios dependen en última instancia».

Autor: Jim Manson, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Junio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here