Cambiar el color de nuestro pelo es una de las opciones que tenemos cuando buscamos un cambio de look. Sin embargo, la idea de aplicar tintes sintéticos sobre nuestra melena nos puede echar atrás, ya sea por miedo a dañar nuestro cabello o que el cambio sea demasiado evidente. Los tintes naturales, capaces de alterar el color natural de nuestro pelo, sin deteriorarlo, pueden ser nuestros aliados.

tintes naturales
123rf Limited©levstudio. Selección de tintes para el cabello

¿En qué se diferencian los tintes naturales?

La diferencia radica en la composición. La coloración natural es menos agresiva que los tintes convencionales, pues no contiene compuestos tóxicos (sulfatos, parabenos, amoníaco, mercurio, agua oxigenada, PPD o parafenilendiamina, etc.) que son altamente contaminantes. Estos provocan cambios estructurales en el cabello y, tras una exposición continuada a estos, el pelo se debilita, se vuelve quebradizo y propenso a puntas abiertas. Además son responsables de irritaciones, alergias y otros efectos negativos sobre nuestra salud.

Elaborados exclusivamente con ingredientes de origen vegetal, los tintes naturales reúnen propiedades beneficiosas que aportan color, hidratación, volumen y fuerza a nuestro pelo. Si bien es cierto que la pigmentación natural no es permanente ni permite grandes cambios de color (es muy difícil pasar de un pelo moreno a un tono rubio, sin utilizar químicos), ayuda a crear reflejos sutiles y naturales, que se irán desvaneciendo gradualmente con el paso del tiempo. La henna, el índigo, la manzanilla y el té negro son algunas de las alternativas más populares.

La coloración natural es menos agresiva que los tintes convencionales, pues no contiene compuestos tóxicos

Henna, color e hidratación

La henna es el tinte natural más conocido. Proviene de las hojas del arbusto Lawsonia inermis, que se secan y pulverizan hasta conseguir un polvo similar a la arcilla. Aporta un matiz rojizo, pero también se puede conseguir un tono castaño oscuro o azulado, dependiendo del color de base de nuestro pelo, su intensidad y de si se combina con otras hierbas (Índigo, Cassia o Café). Aunque no puede aclarar el tono, puede oscurecerlo, reavivarlo o cubrir las canas de manera temporal (dura entre 3 y 6 meses). Cuanto más oscuro sea nuestro pelo, más sutil será el resultado.

Su aplicación es sencilla, aunque un poco engorrosa, por lo que es preferible usar guantes, toallas y ropa vieja para evitar manchas difíciles de quitar. Habitualmente se mezcla con agua caliente y/o jugo de limón, hasta conseguir una consistencia pastosa. Se deja reposar y se aplica sobre el pelo limpio, de raíz a puntas. Tras una o dos horas, según las recomendaciones del fabricante, se enjuaga abundantemente. Aparte de teñir, la henna nutre y fortalece el cabello, dándole cuerpo. También ayuda a controlar la segregación de sebo en cabellos grasos y a combatir la caspa.

tintes naturales
123rf Limited©schan. Proceso de tinte de cabello

Índigo: oscurece con tonos azulados

Del mismo modo actúa y se aplica el índigo. Conocido como Indigofera tinctoria, es un vegetal que aporta un pigmento azul por sí solo, aunque no tiene un poder de tinción ni de duración tan fuerte como la henna. Sin embargo, permite oscurecer el pelo, aportando un reflejo azulado, especialmente en tonos negros o castaños muy oscuros. También se puede combinar con otros pigmentos naturales (como la henna o té negro) para potenciar su intensidad y permanencia.

Los tintes naturales reúnen propiedades beneficiosas que aportan color, hidratación, volumen y fuerza a nuestro pelo

Manzanilla para aclarar el tono

Aparte de ser una excelente infusión, la manzanilla (Matricaria recutita) es una buena alternativa para decolorar nuestro cabello sin dañarlo. Pero, atención: el resultado dependerá de la tonalidad natural. Si bien es cierto que no conseguiremos un rubio potente, es capaz de aclarar los castaños claros y los rubios algunos tonos, dejando un aspecto suave y brillante.

Rica en vitaminas, nutrientes y aceites, la manzanilla fortalece las raíces del cabello, evitando su rotura y reduciendo picores o comezón en el cuero cabelludo. No es extraño, pues, encontrarla en productos capilares, desde jabones hasta mascarillas. Ahora bien, si queremos aprovechar sus propiedades decolorantes, basta con preparar una infusión con sus flores, aplicarla en frío sobre el cabello húmedo, dejarla reposar unos 30 minutos y enjuagarla abundantemente. Podemos repetir el proceso periódicamente para prolongar el resultado.

Cubre las canas con té negro

Si lo que buscamos es disimular los cabellos blancos, las infusiones de té negro serán nuestras aliadas. Es un tinte casero muy compatible con los cabellos castaños y negros, considerado el mejor cosmético natural contra las canas. Para su aplicación, se añaden dos cucharadas de té negro en agua tibia, dejando el cabello en remojo durante unos minutos. Progresivamente y tras diversas aplicaciones, el pelo se irá oscureciendo y los cabellos blancos se irán camuflando.

Autora: Ariadna Coma, Periodista.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2021

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí