Las tendencias de belleza, los cosméticos y los ingredientes están en constante evolución. A pesar del aumento constante del interés de los consumidores por las megatendencias «natural» y «sostenible», el impacto de la pandemia de los dos últimos años no ha hecho sino acelerar la demanda de los consumidores. Sin embargo, en 2022, la capacidad de reacción de las empresas ante las nuevas tendencias emergentes se verá igualada por la necesidad de colaborar a medida que cambie el panorama normativo.

tendencias
©NuernbergMesse / Erich Malter

Innovación sostenible

Al margen de los temas centrados en la salud suscitados por la pandemia, donde vimos un aumento de la demanda de productos naturales de higiene personal como jabones y geles hidroalcohólicos, sigue existiendo una necesidad subyacente de acción decisiva en lo que respecta a la creciente emergencia climática y su impacto a largo plazo, que no ha hecho sino cristalizar en la conciencia de los consumidores a través de su creciente demanda de productos éticos y respetuosos con el medio ambiente. En 2022, se espera que arraigue una nueva ola de innovación centrada en la sostenibilidad en toda la cadena de proveedores. Esto puede significar desde más productos sin agua, hasta métodos más ecológicos para la extracción y producción de materias primas, pasando por productos de diseño ecológico, la reducción de los residuos mediante el upcycling, un mayor uso de ingredientes con un impacto social positivo y medioambiental reducido, la reducción o eliminación de los envases y la inversión en sistemas de reutilización y rellenado.

Enfoque en el consumidor

Los consumidores han reaccionado en consecuencia, y hemos asistido a un auge de productos como los cosméticos sólidos y en polvo -especialmente desodorantes y jabones-, cuyas ventas en algunas tiendas han alcanzado un crecimiento del 422%. La tendencia establecida de los consumidores a elegir lo natural y evitar el plástico en la medida de lo posible se ha enfrentado a un nuevo énfasis en los productos multifuncionales, como un champú y un jabón combinados. Además, a medida que aumenta la comprensión de los ingredientes pre, pro y postbióticos, podemos esperar que continúe el aumento constante de ingredientes y productos que dicen beneficiar al microbioma de la piel (los diversos microorganismos que viven en nuestra piel).

Fuera del ámbito de los ingredientes y envases cosméticos, hemos visto un aumento de la inclusividad que influye en la industria y en sus perspectivas. En consecuencia, los fabricantes están tomando nota y ajustando sus gamas de productos en consecuencia; por ejemplo, creando productos de género neutro para distintos tipos de piel y edades.

Ampliar la digitalización

Dado que casi todos los consumidores se vieron afectados por los cierres, en 2020-2021 se produjo una notable aceleración del crecimiento de las ventas procedentes del e-commerce; tanto por necesidad como por comodidad. El año 2022 no hará más que continuar esta tendencia y, además de las compras, una digitalización cada vez mayor impactará en los hábitos complementarios, ya que los consumidores también buscan obtener información sobre los productos, utilizar más aplicaciones o buscar consejos de los influencers, ya sea antes, después o durante el punto de venta.

©NuernbergMesse / Hans-Martin Issler

Revisión del Reglamento

Tras la publicación del Pacto Verde Europeo y la Estrategia Química para la Sostenibilidad (EQS), a finales de 2021 la Comisión de la UE puso en marcha una revisión específica del Reglamento sobre Cosméticos de la UE (RPC). Los objetivos de la EQS son proteger mejor a los ciudadanos y al medio ambiente contra las sustancias químicas peligrosas y fomentar la innovación para el desarrollo de alternativas seguras y sostenibles. La revisión del RPC se centró en cinco aspectos clave: (1) la ampliación de un enfoque genérico de la gestión de riesgos y la autorización de sustancias sólo cuando sean esenciales para la sociedad; (2) la consideración de los efectos combinados de la exposición simultánea a sustancias químicas de diversas fuentes; (3) la revisión de la definición de nanomaterial; (4) los cambios en el modo de proporcionar información (incluido el etiquetado digital); (5) la reatribución del trabajo científico y técnico del CCSC a la agencia de la UE (por ejemplo, la ECHA). Se espera una propuesta de la Comisión en el cuarto trimestre de 2022; sin embargo, la adopción de la legislación no se espera antes de 2023-2024.

Riesgo de los ingredientes

A mediados de 2021 surgieron dos iniciativas destinadas a revisar REACH y CLP, con propuestas legislativas previstas a partir del segundo trimestre de 2022. A principios de 2021, la ECHA y la Comisión de la UE presentaron proyectos centrados en un enfoque genérico de la evaluación de riesgos, lo que podría abrir la puerta a restricciones o prohibiciones generales de sustancias o mezclas que contengan un componente clasificado como material peligroso. Dado que es inevitable introducir cambios significativos en REACH y CLP para los usuarios intermedios, y que las mezclas complejas naturales (NCS), como los aceites esenciales, son fundamentales para la identidad del sector, sigue siendo esencial que los formuladores de cosméticos naturales tengan acceso a una amplia paleta de NCS. Sin embargo, el riesgo de una regulación inadecuada podría, en efecto, poner en peligro tanto la autenticidad de los cosméticos naturales como la diversidad que los consumidores esperan.

«El impacto de la pandemia en los dos últimos años no ha hecho más que acelerar la demanda de los consumidores»

Tras el dictamen de la EFSA de 2021, que concluyó que el E171 (dióxido de titanio) ya no se consideraba seguro como aditivo alimentario, en 2022 se espera que el dióxido de titanio, que es seguro para el uso de cosméticos por ley, reciba una nueva evaluación de riesgos independiente por parte del CCSC.

Justificación de las reclamaciones

Se espera que la Comisión Europea publique un paquete de propuestas horizontales que reformulan la política en el marco del Pacto Verde Europeo y de la revisión de la legislación de la UE en materia de consumo. Estas 2022 propuestas se centran en tres áreas: productos sostenibles, justificación de las alegaciones medioambientales y ampliación de la capacidad de los consumidores frente al lavado verde. Junto a ellas, cabe esperar una actualización del documento de orientación de la Directiva sobre prácticas comerciales desleales en materia de alegaciones medioambientales.

El compromiso de NATRUE

Para garantizar una regulación adecuada y proporcionada para el sector natural, en 2022 y más allá, NATRUE continuará con su misión y trabajará estrechamente con el sector para aportar información a las revisiones de REACH, CLP y CPR, contribuir a la protección de los ingredientes naturales seguros y abogar por una mejor regulación de las declaraciones para combatir el lavado verde.

Autores: Mark Smith, Director de NATRUE; y Paula Gómez de Tejada,  Directora de Comunicación de NATRUE

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí