Olga Casabayó (1975, Barcelona) empezó sus pasos en el mundo de la cosmética convencional, pero al comprobar de primera mano que no había ningún producto afín a su filosofía de vida, decidió orientar su trayectoria profesional hacia el sector de la cosmética natural. Durante este proceso conoció la aromaterapia y la aplicación de aceites esenciales a la cosmética, y años más tarde creó Mentabio, una distribuidora de cosmética ecológica, de la cual actualmente es la CEO. «Siempre había tenido ganas de formular mis propios cosméticos», explica. Por eso cofundó Ètik Mundi Shop, una tienda online de cosmética ecológica y de comercio justo. Ètik Mundi ha sido galardonada este 2022 por los Organic Clean Awards como mejor marca ética y mejor marca de comercio justo.

¿Cómo y por qué nace Ètik Mundi?

Nace con la motivación de buscar un producto diferente, que no fuera tan conocido y que no se pudiera encontrar en todas partes. Uno de ellos, a pesar de que hoy en día está mucho en boca, fue la manteca de karité. Es un producto muy polivalente, que personalmente he consumido mucho y me ha ayudado en el aspecto dérmico (por ejemplo, a aumentar elasticidad de la piel). Y pensé: si Ètik Mundi tiene que empezar con un producto, tiene que ser uno que conozcamos y que sepamos vender. Busqué proveedores de manteca de karité sin refinar, de comercio justo y ecológico.

Ahora que estamos ampliando la línea, me gusta que el karité forme parte de la gama. No todos los productos lo llevan, pero es la base que aporta nutrición a la piel, gracias a sus ácidos grasos y vitaminas.

¿Qué significado esconde el nombre Ètik Mundi?

El sector ecológico necesita marcas éticas. Porque que una cosmética sea ecológica no quiere decir que detrás haya una marca ética. Nosotros somos una empresa pequeña y la ética es básica. Es lo que mueve el mundo o tendría que mover el mundo. Creemos que el nombre Ètik Mundi es muy acertado por una cosmética que se basa en ingredientes que provienen del comercio justo, de empresas o proveedores pequeños que tienen producto de calidad.

El karité proviene de cooperativas de mujeres de Ghana, hecho que apoya a su economía. Por otro lado, intentamos que los aceites esenciales sean de proximidad. El laboratorio con quien colaboramos y que hace viable la fórmula también es pequeño. Todo es ético, porque somos pequeños y nos ayudamos entre nosotros. Y si los productos que elaboramos o distribuimos tienen origen en estos lugares que necesitan una atención especial, mejor que mejor. La ecología es básica. Los productos tienen que ser ecológicos.

«El nombre Ètik Mundi responde a una cosmética que se basa en ingredientes que provienen de empresas o proveedores pequeños y de comercio justo»

Los cánones de belleza y la presión estética continúan arraigados con fuerza. ¿Cómo puede ayudar una marca a romperlos o transformarlos?

Diciendo que no. Ya basta de que nos digan cómo tenemos que estar en cada momento de nuestra vida. Como mujer lo he sufrido y lo sufro diariamente, veo todos los feedbacks que nos llegan a escala mediática o escritos en las revistas. Es cómo si siempre tengamos que estar vigilando nuestra estética, sea facial o corporal.

La línea de Ètik Mundi quiere no usar claims como «antiedad» o «antiarrugas», puesto que no son reales. Por mucho que te pongas un sérum no se te irán las arrugas mágicamente. No engañemos, digamos a los consumidores: mírate al espejo, quiérete, es tu piel, cuídala y este producto te ayudará a tenerla elástica porque tiene un tipo de ingredientes que tienen esta consecuencia, te ayudará a sentirte guapo o guapa ante el espejo, sin perder de vista que ante todo te tienes que gustar como persona y tienes que huir de los claims que producen frustración constante, desde que somos pequeños y pequeñas hasta que envejecemos. Todo el mundo dice «me gustaría ser más joven», pero ¿recordamos como teníamos la piel veinte años atrás? Quizás la tenemos mejor ahora y queremos parecer mucho más jóvenes porque es lo que nos está diciendo todo el mundo.

ètik mundi

¿Cómo se huye de estos claims? ¿De qué manera la comunicación y el marketing de producto pueden ser aliados?

Tenemos que estar muy seguras de nosotras al presentar este producto porque es lo que queremos, es nuestra filosofía de vida. Y la primera persona que lo recibe, tiene que estar predispuesta. Por suerte no somos la única marca que quiere huir de estos cánones. Cada vez hay más gente que hace marcas con claims que reivindican que se ha acabado, que es igual como seas o tengas el cuerpo que tengas. Es tu cuerpo y lo tienes que cuidar y querer como tal.

«El karité que se vende mayoritariamente no tiene la mayoría de sus principios activos. La manteca de karité sin refinar es mucho más potente»

¿Qué valor añadido tiene vuestra manteca de karité y qué importancia tiene que sea de comercio justo y ecológica?

Ya hay karité de estas características en el mercado. Nuestra manteca es sin refinar. El karité que se vende mayoritariamente es refinado: sin color, sin olor y sin la mayoría de sus principios activos. Es la misma diferencia que existe entre el aceite de oliva refinado o el de calidad virgen extra. La manteca de karité sin refinar, como la nuestra, es mucho más potente en el ámbito dérmico que el refinado.

¿Por dónde pasa el futuro de Ètik Mundi? ¿Veremos pronto novedades en el catálogo de la marca?

La línea de Ètik Mundi está creciendo poco a poco en el ámbito facial porque hay una demanda real por parte de nuestras clientas. Estamos ultimando un nuevo producto que, si todo va bien, lo presentaremos en BioCultura Madrid (stand 306). Es un sérum facial que no lleva manteca de karité, pero incluye aceites vegetales de cultivo ecológico y backuchiol, un retinol natural. Trabajamos con dos absolutos de aromaterapia, la rosa y el jazmín. Los absolutos son aceites esenciales mucho más potentes que un aceite esencial normal, y el precio también es muy diferente. En el ámbito dérmico, estos trabajan en el efecto regenerador, cicatrizante y activador de la microcirculación. Además, en el ámbito olfativo, este sérum equilibra el aspecto emocional. Es un producto que cuida la piel y cuando lo hueles te hace sentir mejor. Combinamos cosmética ecológica con aromaterapia.

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor y Politólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Octubre 2022

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí