Helga Willer trabaja en el Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica FiBL, en el Departamento de Extensión, Capacitación y Comunicación, liderando el grupo de comunicación. Ha estado recopilando y publicando datos clave sobre agricultura ecológica en el anuario «The World of Organic Agriculture» desde 2000. Los desarrollos recientes incluyen bases de datos interactivas en línea y elementos visuales para hacer que los datos sean más accesibles. El informe anual sobre agricultura ecológica cubre áreas de tierra dedicadas a la producción ecológica, así como el uso de la tierra, la producción, las ventas minoristas y el comercio internacional. Más de 180 países contribuyen al informe.

Los datos recogidos por FIBL son una herramienta muy importante para el sector ecológico. ¿Está contenta con el trabajo realizado?

Sí, podemos decir que estamos contentos con el trabajo realizado. Con las actividades de recogida de datos apoyadas por muchos socios de todo el mundo, hemos logrado aportar transparencia al estatus de la agricultura ecológica en todo el mundo.

En 2023 FiBL celebrará su 50 aniversario. ¿Cómo ha evolucionado FiBL en este recorrido? ¿Y cómo ha cambiado su trabajo desde que empezó?

FiBL Suiza empezó en 1973 como un pequeño instituto y hoy cuenta con un equipo de casi 300 personas que investigan en prácticamente todos los campos de la agricultura ecológica. Recientemente, el campus de FiBL se ha ampliado y la infraestructura se ha mejorado para atender aún mejor las necesidades de investigación del sector ecológico en Suiza, Europa y en todo el mundo. Además, desde principios de la década de 2000, han surgido más institutos FiBL en Alemania, Austria y Francia y una representación de todos en Bruselas (FiBL Europa). Además, el Instituto Húngaro de Agricultura Ecológica ÖMKi forma parte del grupo FiBL. Desde que empezamos la recogida de datos sobre la agricultura ecológica en todo el mundo, la situación de financiación del FiBL y, por tanto, también de nuestras actividades de recogida de datos, que forman parte del programa de trabajo del FiBL para su principal financiador FOAG (Oficina Federal de Agricultura), ha mejorado mucho. Además, en 2008, SECO, la Secretaría de Estado suiza de Asuntos Económicos, inició su apoyo, y así pudimos construir una base de datos profesional y ampliar la recogida de datos a más indicadores. Además, el apoyo del Coop Sustainabilty Fund, IFOAM – Organics International, Nürnberg Messe (BIOFACH) es importante para nosotros.

«Debemos tener en cuenta que existe una gran diferencia entre países con legislación ecológica y países que no la tienen»

¿Cómo recogéis datos de todo el mundo?

La mayor parte de la recogida de datos se realiza a través de contactos personales, aunque, para algunos indicadores, recogemos los datos de Internet. Por ejemplo, Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea, proporciona sus datos (superficie, ganadería y operadores) a través de su sitio web, y los tomamos de allí. Sin embargo, muchos países no publican sus datos, y a ellos les enviamos nuestro cuestionario (por ejemplo, todos los países latinoamericanos). Debemos tener en cuenta que existe una gran diferencia entre países con legislación ecológica y países que no la tienen. En la mayoría de países, junto con la legislación ecológica, se inicia la recogida de datos porque existe una base sólida. Sin embargo, aproximadamente la mitad de los países de los que se recogen los datos no tienen una ley ni un sistema nacional de recogida de datos. Por tanto, recopilamos datos de los certificadores internacionales para estos países, y estamos muy agradecidos de que proporcionen sus datos.

Para la mayoría de países, los datos del mercado y del comercio internacional proceden de otras fuentes. Por ejemplo. en EE.UU., los datos de superficie, producción y ganadería ecológica están disponibles en el National Agricultural Statistics Service (NASS/USDA), mientras que los datos de ventas minoristas los proporciona el organismo del sector privado Organic Trade Association (OTA). Los datos del comercio ecológico internacional provienen del Foreign Agricultural Service (FAS/USDA). En total, utilizamos al menos 200 fuentes de datos distintas por encuesta.

¿Qué podría hacerse mejor? Y ¿qué herramientas necesitaríais?

Mucho podría hacerse mejor. Un gran reto es el aumento del número de datos disponibles (por ejemplo, la reciente disponibilidad de importaciones ecológicas de la UE) y almacenarlos en una única base de datos. Los datos deben armonizarse con nuestro sistema, e incluso si es posible la importación automática a la base de datos, todavía se necesita mucho tiempo para acomodar todos los datos de la base de datos y analizarlos. Por tanto, necesitamos más fuerza humana para estar al día con la creciente cantidad de datos disponibles de múltiples fuentes. Además, debemos digitalizarnos. Nuestro producto clave sigue siendo el libro «The World of Organic Agriculture» (impreso y online). También hemos desarrollado bases de datos interactivas e infografías en nuestro sitio web https://statistscs.fibl.org, pero es necesario desarrollarlas más (más indicadores, mejor facilidad de uso). Además, es necesario revisar nuestro sistema de clasificación de cultivos y ganadería, y debemos poder extraer los datos según diferentes clasificaciones. También sería bueno tener nuestras herramientas interactivas disponibles en varios idiomas.

Además, debemos desarrollar mejores estimaciones de producción automatizadas (basadas en datos de área) ya que los datos de producción a menudo no están disponibles. Esto es, por ejemplo, importante para aprovechar la importancia de las importaciones de piensos ecológicos en la Unión Europea. Además, nuestros datos se podrían utilizar mejor para la detección de fraudes, pero esto requiere un esfuerzo especial.

«Sería bueno tener nuestras herramientas interactivas disponibles en varios idiomas»

Todas estas actividades necesitan una financiación adicional. El presupuesto actual, que incluye una parte importante del FiBL, sólo permite mantener la colección esencial y publicar los datos anualmente pero no desarrollarla más allá.

Y, finalmente, también espero que en el futuro haya más países con sistema de recogida de datos ecológicos propio y armonizado, que finalmente reduciría la carga de trabajo del FiBL y de los cientos de voluntarios de recogida de datos en todo el mundo.

123rf Limited©deyanarobova. Cosecha de guisantes

¿Qué importancia tiene contar con datos fiables por territorio, para actuar eficazmente en la planificación, redacción de normas y leyes, educación y, en definitiva, para la transición global a la agricultura ecológica?

Creo que nuestros datos son esenciales para los responsables políticos y los donantes, ya que les ayudan a tomar decisiones y ver el éxito de sus actividades. Por ejemplo, la Comisión Europea utiliza nuestros datos de ventas minoristas para demostrar que los consumidores ecológicos europeos valoran cada vez más los productos ecológicos. En el informe anual del Ministerio de Agricultura de España sobre el sector ecológico, los datos del FiBL se citan en varias ocasiones para mostrar el estatus ecológico en España en un contexto internacional.

Y también los científicos del campo de la investigación en agricultura ecológica se refieren principalmente a nuestros datos en la introducción de sus trabajos y tesis y basan sus hipótesis en nuestros datos. Por tanto, es muy importante que los datos sean fiables.

La soberanía y la seguridad alimentaria son pilares básicos. ¿Estamos avanzando o retrocediendo? ¿Es optimista sobre el futuro?

Han cambiado muchas cosas con la guerra en Ucrania y la seguridad alimentaria está en juego. Los efectos de la inflación también pueden afectar al consumo de alimentos ecológicos. No soy demasiado optimista en cuanto al desarrollo de la agricultura en general.

«Nuestros datos ayudan a los responsables políticos y los donantes a tomar decisiones y ver el éxito de sus actividades»

Pero la buena noticia es que los sistemas ecológicos que hacen hincapié en la salud del suelo ayudan a los agricultores a aumentar la resiliencia a los impactos del cambio climático. También existe una amplia investigación que demuestra el potencial de los sistemas ecológicos para reducir la contribución de la agricultura al cambio climático (es decir, mitigar el cambio climático).

En cuanto al ecológico, ya se verá. Dado que el ecológico depende menos de los inputs, podría tener una ventaja en la situación actual. Además, la estrategia Farm to Fork (De la granja a la Mesa) afectará positivamente al desarrollo del sector en los próximos dos años.

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor y Politólogo.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí