Los envases de las pastas dentales generan residuos que acaban en forma de microplásticos y contaminan el planeta. Una alternativa son los polvos dentales, que se utilizan en muchos países desde hace años, pero se dejaron de utilizar por la gran difusión que han tenido las pastas dentales.

La ventaja de los polvos dentífricos es que no contienen agua y se pueden guardar en envases completamente reciclables, de aluminio, vidrio o cartón. Son perfectos para viajar y duran 2-3 veces más que una pasta de dientes.

Polvos dentales

¿De qué están hechos los polvos dentales?

La limpieza de los dientes se realiza por el cepillado y la frotación de los polvos abrasivos que contienen los dentífricos.

Así que veamos cuales son los polvos abrasivos que se utilizan, y que posiblemente tengas en la cocina.

Los abrasivos son partículas sólidas muy pequeñas que pulen suavemente la superficie de los dientes para mantenerlos limpios de sarro.

Se utilizan polvos que no rayan ni perjudican el diente porque tienen una dureza mucho menor que el esmalte del diente.

Los más utilizados son el bicarbonato, la sal marina, carbonato cálcico, polvos de plantas micronizadas, carbón activado, xilitol, eritritol y estevia.

Conozcámoslos un poco más:

Bicarbonato de sodio

Un polvo fino poco abrasivo, pero que ayuda a eliminar la placa. Aumenta el pH en la saliva, y de esta manera crea un ambiente hostil para el crecimiento de bacterias bucales que bajan el pH y provocan la caries.

Sal marina

Ayuda a reducir la formación de bacterias y promover la producción de saliva, lo que evita las caries al amortiguar el pH de la boca.

Carbonato de calcio

Se obtiene de la piedra caliza (mármol). Es un abrasivo muy suave que se añade en la mayoría de dentífricos.

Carbón activado

Un polvo fino que se obtiene de vegetales como madera, cáscaras de coco y otros. Es ligeramente abrasivo y también puede ayudar a disminuir las manchas superficiales.

Aunque es de color negro puede ayudar a blanquear los dientes en fumadores.

Xilitol

De origen natural y se encuentra en frutas, verduras y bayas. El xilitol no puede ser fermentado por microorganismos bucales.

Stevia

Antioxidante, antimicrobiana, cicatrizante, estimula la salivación y ayuda a generar espuma.

También puede inhibir el crecimiento de las bacterias dañinas, y reducir la formación de placa.

Eritritol

Se obtiene a partir de glucosa mediante un proceso de fermentación natural. Se ha demostrado que el eritritol puede suprimir el crecimiento de los  estreptococos que producen ácido, y reducir su adherencia a los dientes y las encías.

Además de influir en el microbioma oral, el eritritol puede ayudar a la remineralización en las lesiones de caries.

Polvos y extractos de plantas

Si quieres hacer dentífricos Ayurvedas puedes añadir mezclas de plantas en polvo, como Akarkara, Neem, Babool, Tomar Beej, Curcomin, Vajradanti, Long, Vidang, Haldi, Shunthi, Bakul, Rhubarb Root, Satw Jawin, Satkapoor y Sat Pudina, que protegen los dientes, reducen la placa y producen un buen aliento.

Los saborizantes se añaden para mejorar y suavizar el sabor de los polvos dentales.

Los sabores y aromas de los aceites esenciales de menta, hierbabuena, anís, hinojo, mandarina, naranja, limón, pomelo, cardamomo, canela y el comino suelen gustar bastante y aportan frescor a la pasta de dientes. Si añades mentol pulverizado la sensación de frescor aumentará muchísimo.

Como se hacen los polvos dentales

Como todos los ingredientes son en forma de polvo, la textura de las partículas se va a notar mucho durante el cepillado. Por esto es importante evitar partículas demasiado grandes que pueden sentirse como “arenilla”.

Para reducir el tamaño de las partículas lo mejor es utilizar un molinillo de café.

Puedes hacer muchas combinaciones de polvos para ajustar el sabor mezclando varios edulcorantes, a tu gusto.

Antes de seleccionar los abrasivos, es mejor probarlos directamente en la boca para conocer sus características (sabor, textura, sensación abrasiva), así tendrás una idea de lo que aportan al sabor y textura cada uno de ellos.

Puedes dar color con colorantes alimentarios o polvos de plantas con color (hibisco, cúrcuma, espirulina, carbón…).

Si añades mentol, tiene que estar bien pulverizado para que no se note un cristal de mentol en la boca que puede molestar.

¿Quieres que haga un poco de espuma?

Si quieres que haga un poco de espuma tendrás que añadir un tensioactivo en polvo.

Los que más se utilizan son el SCI (Sodium Cocoyl Isethionate), el SLG (Sodium Lauroyl Glutamate), SCG (Sodium Cocoyl Glutamate), que son suaves para las encías y el resto de la boca, no son amargos, pero tienen sabor a detergente que se disimula con los saborizantes.

Puedes comprarlos en proveedores de ingredientes para cosmética.

Como se hace un polvo dental con xilitol y menta

La elaboración es muy sencilla, se trata de mezclar homogéneamente todos los ingredientes en un mortero, bolsa de plástico o molinillo de café.

Es conveniente protegerse con unas gafas y una mascarilla durante la elaboración.

INGREDIENTESDOSIS %FUNCIÓN
 
 
Bicarbonato sódico55Abrasivo
Carbonato cálcico24Abrasivo
Xilitol22Edulcorante
SCG2Tensioactivo espumante
Aceite esencial de menta0,5Aroma y frescor
Mentol0,3Aroma y frescor

 

Elaboración:

  1. En un bol se añaden los polvos abrasivos y los edulcorantes. Remover para que se mezclen homogéneamente.
  2. Después añadir el resto de ingredientes y mezclar bien.
  3. Envasar en tarro de aluminio.

Polvos dentales

Autor: Cristóbal Vidal, Director del Instituto Europeo de Dermocosmética

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2023