Hoy en día como sociedad sabemos que los bosques deben cubrir una gran diversidad de necesidades económicas, sociales o medioambientales. Según las cifras de la Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la superficie forestal en el estado Español se ha duplicado en los últimos 100 años.

Aunque la masa forestal aumenta, lo hace en zonas abandonadas por la actividad agrícola donde crecen bosques secundarios, de especies colonizadoras con poco interés desde el punto de vista de la biodiversidad.

Los bosques primarios o singulares son aquellos que presentan unos valores naturales y sociales muy superiores a los del resto de bosques que conforman el territorio. Son bosques sin signos de explotación, con una baja frecuentación humana y generalmente, formados por árboles de más de 200 años. Estos bosques juegan un papel clave en la biodiversidad porque son refugio y alimento de muchas especies, sobre todo de hongos, de insectos y vertebrados, y, al mismo tiempo, representan uno de los principales sumideros mundiales de carbono.

«Los bosques primarios o singulares son bosques sin signos de explotación, con una baja frecuentación humana y generalmente, formados por árboles de más de 200 años»

Debido a la acción humana, sólo queda un 20% de los bosques originarios que, no hace mucho tiempo, existían en el planeta. Existe un consenso internacional, cada vez más patente, de la necesidad imperiosa de preservar los pocos relictos de selva primaria que todavía queda, por los múltiples beneficios que estos reportan, sobre todo porque depende la subsistencia de las comunidades indígenas y la preservación de la mayor parte de la biodiversidad del medio terrestre del planeta. Por ello, muchos programas de conservación buscan respuestas y propuestas innovadoras que hagan compatibles los diferentes usos y servicios de los bosques con su conservación.

Por ello, el compromiso y cooperación internacional en la protección de bosques primarios presentes en el trópico demanda que nosotros también protejamos nuestros bosques maduros. El proyecto Sèlvans de la Diputación de Girona pretende hacer visible la existencia de estos rodales de bosque maduro o virgen mediante el impulso y conformación de una red estratégica y coordinada de reservas forestales que procure la representación suficiente de todos los hábitats forestales europeos, y que se basa en un mecanismo de compensación económica por los servicios ambientales y de otras externalidades que generan estos bosques viejos y singulares.

En este sentido, en la actualidad, el Programa Sèlvans ha propiciado la creación de una red piloto de 70 reservas forestales en rodales de bosques maduros, que abarcan un millar de hectáreas y representan la mayoría de las comunidades de bosque presentes en las comarcas gerundenses. Este Programa prevé ampliar esta red a nivel español y europeo, logrando la protección de los bosques primarios europeos.

Esta tarea precisa de la complicidad y el compromiso de las contrapartes locales y se convierte en una fórmula idónea para fortalecer el desarrollo sostenible social y económico de las comunidades locales que viven en ellos y que dependen de ellos.

Autor: Enric Cortiñas, Presidente de la Asociación de Naturalistas de Girona

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí