foto para notis web vida sana

Vida Sana 02/03/2015
BioCultura Valencia: El sector «bio» da la mascletá.

BioCultura, la Feria de Productos Ecológicos y Consumo Responsable, que se ha celebrado este fin de semana en Feria de Valencia, ha clausurado su sexta edición con un balance extraordinariamente positivo.

Por una parte, se confirma que la decisión de celebrar la feria en la ciudad del Turia ha sido una apuesta de éxito y con futuro; y, por otra parte, este éxito certifica que el mercado valenciano de productos ecológicos vive su mejor momento y que no va a dejar de crecer en los próximos años.

Las cifras de asistencia a la feria han superado los 20.000 visitantes y la de las firmas punteras presentes este año ha sido de 200. La respuesta masiva a las diferentes actividades celebradas paralelamente a la oferta comercial ha sido otro de los hitos del evento. Una de las cosas que más ha llamado la atención de los expositores y de los organizadores ha sido que buena parte del público no era habitual consumidor de productos ecológicos.

En este sentido, Ángeles Parra, directora de la feria, ha comentado que “hemos hecho un esfuerzo promocional muy grande. El principal interés de BioCultura es que aumente el mercado interior de productos orgánicos. Y para ello es imprescindible llegar, cada vez más, a un público nuevo pero con ganas de conocer las innumerables virtudes de los alimentos ecológicos y de los otros sectores afines que también están presentes en la feria”.

pasillos-abarraotados-lenciaPASILLOS ABARROTADOS
Un vistazo a los pasillos del pabellón 8 de Feria de Valencia corroboraba que este año BioCultura Valencia ha atraído a más ciudadanos que en ediciones anteriores. “Ha sido una excelente oportunidad para repasar cómo está el mundo ‘bio’ en Valencia capital y en toda esta comunidad autónoma y sus zonas limítrofes”, ha señalado Parra.

El éxito de BioCultura Valencia es un reflejo del potencial que la Comunitat Valenciana representa en el sector ecológico, ya que el estado español se ha convertido en una potencia mundial en lo que atañe a la producción. “Ahora”, dice Parra, “sólo falta que aumente el consumo interno. Y, en ese sentido, ferias como BioCultura son importantísimas para dar a conocer estos alimentos a toda la sociedad. La alimentación ecológica es un derecho de todos los ciudadanos: alimentos sanos, descontaminados, que siguen los ritmos de la Naturaleza…”.

NO SÓLO ALIMENTACIÓN
Otros sectores presentes en la feria, también ecológicos y certificados, pero no alimentarios, también están viviendo una Edad de Oro. Es el caso, por ejemplo, de la cosmética ecocertificada. Los asistentes a BioCultura han podido conocer a los productores de cosméticos y productos de higiene que son completamente inocuos para la salud de los usuarios y para la salud del planeta. Otro subsector que empieza a despuntar ahora es el textil orgánico. Por otro lado las terapias complementarias atraen cada vez a más personas, saturadas de un sistema sanitario, el alopático, que hace aguas por todas partes, recortes incluidos.

HUERTOS URBANOS
La feria ha servido para potenciar productos que atraen la atención de muchos consumidores, como ocurre con los huertos urbanos (en parcelas, terrazas, balcones…), que ofrecen el atractivo de consumir alimentos cultivados en el propio domicilio; productos que han sido muy demandados y que suscitan muchas dudas para los hortelanos amateurs. Todos ellos han podido informarse de la mano de productores, semilleros, firmas de fertilizantes ecológicos, hortelanos expertos…

El tema de la formación es otra de las cuestiones vertebrales de la oferta de BioCultura y que mueve a miles de visitantes. La feria cumplió con el objetivo llenando las salas habilitadas para tal fin, del que las Jornadas de Gestión de Establecimientos Ecológicos fueron un ejemplo emblemático. Otras ponencias y charlas, creadas exclusivamente por profesionales, de nutrición, alimentación o salud, colmaron las expectativas de un público saturado de información y ávido de sabiduría.

montse-escutia-estadnVIDA SANA
La Asociación Vida Sana, entidad sin ánimo de lucro que es la organizadora de la feria, lleva más de 35 años abocada a la difusión y formación, que es el mejor camino para convencer al consumidor de los beneficios de una alimentación sana y ecológica, no solo para nuestro organismo, sino para nuestro entrono y nuestro planeta.

Otro foco de interés fue el de las viviendas sostenibles, en este caso el domo geodésico, una construcción de paja y madera adaptable a las exigencias del usuario. Se trata de un habitáculo que bien puede servir como vivienda, invernadero o sauna.

Fuente: www.vidasana.org

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí