HUMANA-LOGO web

ESPACIO PATROCINADO POR:
Humana Fundación Pueblo para Pueblo

 

Normalmente, el reciclaje se asocia con materiales como el papel, el cartón, el plástico, el vidrio y las industrias relacionadas con dichos productos o materias primas. Sin embargo, y gracias al esfuerzo de algunas tiendas minoristas y ONGs, la industria textil en algunos países se ha puesto al día con esta tendencia.

En el artículo Textiles and Clothing: Opportunities for Recycling publicado en “Textile Outlook International” en Reino Unido en 2009, se hace referencia a las oportunidades que existen en materia de reciclaje para este sector.

Según este artículo existen varias formas de reciclar textiles y confecciones. Una sería la producción de una prenda de vestir a partir de materiales reciclados: el material más comúnmente utilizado es el de las botellas de polietileno (PET), del cual se fabrica fleece, una tela utilizada en la confección de prendas deportivas.

Otra forma de reciclaje es la reutilización de textiles y confecciones que pueden ser reutilizados de formas diferentes:

Triturarlos y convertirlos en fibras: la lana, por ejemplo, se usa para formar hilos de baja calidad o materiales aptos para aislamiento acústico. El algodón por su parte, también se utiliza para aislamiento acústico o para fabricar trapos de limpiar. De igual manera, los desechos resultantes del proceso de fabricación de telas de algodón, de poliéster y nailon, de mezclas de fibras naturales y sintéticas, y de telas pesadas de nailon, pueden ser triturados y reutilizados en la manufactura de hilos y fibras.

Ser redistribuidos en su estado natural: consiste en la venta o donación de textiles y confecciones usadas (pero en buen estado) para que sigan siendo utilizadas. Estas prendas pueden ser vendidas o donadas a organizaciones sociales, a comerciantes de textiles o a ONGs que posteriormente venden o exportan la ropa a países de Europa del este, África y Asia.

Cortar en pedazos de tela o retazos: para luego ser confeccionados creando nuevos textiles o prendas de vestir: esta práctica ha dado cabida a un nuevo tipo de moda llamado Ecofashion, empresas que desde hace unos años confeccionan prendas de vestir a partir de ropa usada.

reciclaje textil

Actualmente, la industria textil contamina las vías fluviales alrededor del mundo con químicos tóxicos, persistentes y disruptores hormonales; y utiliza nuestras vías fluviales como alcantarillas privadas. En este momento no existe ningún estándar que garantice que las prendas que usamos no fueron hechas con algún químico tóxico.

«La industria textil contamina las vías fluviales alrededor del mundo con químicos tóxicos, persistentes y disruptores hormonales»

El reciclaje textil aporta beneficios muy positivos para el medio ambiente, además de la reducción del volumen de desechos; reduce la emisión de gases que contribuyen a generar el efecto invernadero, reducen (según el tipo de reciclaje implementado) el consumo de recursos escasos como tierra, energía, pesticidas y agua, que normalmente son requeridos en la cadena de producción del sector y son muy contaminantes. También se rebaja la dependencia de materias primas derivadas del petróleo, sobre todo para las empresas que producen telas a partir de botellas de PET.

Según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en el territorio español se desechan entre siete y ocho kilos de ropa al año por persona. En los últimos años han proliferado los contenedores de recogida de ropa usada, convirtiéndose en un elemento más del mobiliario urbano. El reciclaje de esta ropa suele correr a cargo de organizaciones sin ánimo de lucro que firman convenios con las administraciones locales y empresas privadas para establecer el número de contenedores a instalar y su ubicación. Los beneficios obtenidos por la venta y reciclaje de estos productos se destinan a proyectos solidarios y de cooperación en países pobres o con menos recursos.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here