Seguramente, nunca nos hemos planteado cómo es la vida real de los animales que aparecen en producciones audiovisuales, aparentemente, en anuncios, películas, etc. aparecen contentos, aparentan una buena salud y recibir buenos cuidados, en la pantalla la ficción puede parecernos del todo real, sin embargo, lo cierto es que la utilización de animales salvajes en Tv acarrea nefastas consecuencias.

La cara oculta del uso de animales en TV

Las vidas de la mayoría de los animales usados en TV, circos u otros espectáculos transcurren alejadas del entorno adecuado para su especie, suelen estar en espacios limitados, aislados, donde no pueden desarrollar sus comportamientos instintivos, razones por las que suelen sufrir patologías físicas y, sobretodo, psicológicas.

Utilizar animales salvajes en publicidad, TV, cine, sesiones fotográficas y eventos comerciales es innecesario y cruel

En publicidad o en TV shows, los animales suelen comportarse de una forma antinatural e ilógica. Para que actúen de manera inapropiada en relación a su naturaleza suelen ser adiestrados y sometidos a prácticas crueles. Es habitual separarlos de sus madres a muy temprana edad y criarlos a biberón para intentar que hagan la impronta con su entrenador en vez de con sus madres y así les obedezcan, aunque de adultos suelen volverse agresivos incluso con las personas que los han criado. Para evitar “posibles accidentes” es normal sedarlos, extirparles las garras, precintarles la boca o cortarles los colmillos. La desungulación es habitual para facilitar el manejo de grandes felinos. Esta práctica brutal consiste en cortarles la tercera falange de cada dedo hasta la articulación, amputando también hueso, nervios, ligamentos y tendones lo cual puede provocarles un dolor intenso y crónico. El chimpancé es una de las especies más habituales en anuncios, shows de humor, etc. sus semejanzas con los seres humanos resultan graciosas para pantomimas grotescas, pero para estos animales son una tortura.

La Fundación Mona, ubicada en Riudellots de la Selva (Girona), es un centro de recuperación creado en 2001 con la finalidad de rescatar primates en situaciones desoladoras. Algunos de los chimpancés acogidos aparecieron durante años en programas de éxito y en anuncios de TV. Sara, una hembra que aparecía disfrazada en el programa Crónicas Marcianas, que triunfó durante años en Telecinco de la mano de Javier Sardà, llegó al centro con síntomas de enfermedad mental. Marco hizo de conductor de ambulancia en un anuncio de Telefónica y también terminó enfermo. Pancho apareció en un anuncio de McDonalds, después de haber encontrado sosiego en este centro de recuperación, murió abatido por los Mossos d’Esquadra después de que, asustado, intentara escapar una noche de tormenta.

Con la finalidad de concienciar sobre el sufrimiento que supone para los animales su uso en producciones audiovisuales, la Fundación FAADA, dentro de la iniciativa ADnimalsfree, ha lanzado la campaña El Casting Más Bestia. Gracias a la colaboración altruista de la agencia de publicidad Contrapunto BBDO, FAADA muestra en un vídeo las reacciones de indignación de un grupo de padres y madres cuyos hijos asisten a un casting y a quines se les avisa que serán sometidos a las prácticas habituales con las que se trata a los animales que aparecen en TV.

Autora: Helena Escoda, activista por los derechos de los animales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí