cop paris

El 30 de noviembre se reunirán en París Jefes de Estado de todo el mundo para iniciar la 21a Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático CMNUCC, que se prolongará hasta el 13 diciembre.  

Los negociadores tendrán dos semanas para tratar de diseñar un nuevo «instrumento jurídico» internacional que sustituya al Protocolo de Kioto, que expira en 2020, y que –al contrario de este– abarque a todos los países, incluidos los EE.UU. y China (Estados Unidos y China juntos representan más del 40% de las emisiones del mundo.)

Estas negociaciones son siempre un gran reto y pueden fallar, pero la mayoría de los observadores creen que se puede alcanzar un acuerdo significativo. Sin embargo, incluso si hay un acuerdo, la suma de «pretendidas contribuciones determinadas a nivel nacional» (el esfuerzo de reducción de gases de efecto invernadero al que cada parte se compromete de forma voluntaria) presentado hasta ahora no será suficiente para limitar el calentamiento global al límite de 2°C, incluso menos 1.5°C. La configuración de un mecanismo para revisar los compromisos nacionales sobre una base regular y para compensar por la actual falta de ambición, se ha convertido en una parte importante de las negociaciones.

La agricultura ha sido hasta ahora un tema pequeño pero polémico en el proceso de la CMNUCC, ya que desde hace años tanto países en desarrollo como desarrollados han estado en desacuerdo sobre si la «mitigación» o «adaptación» debe ser el foco de acción. La Agricultura en sí misma, sin duda no será un tema importante en las negociaciones de la COP21, pero será abordado como parte de los temas de «la tierra».

Si bien muchos países están dispuestos a ver el sector de la tierra incluido en el nuevo acuerdo para fines de mitigación, otros países se oponen a cualquier referencia a la tierra, ya que temen que los esfuerzos de mitigación enfocados en el sector agrícola podrían socavar la seguridad alimentaria y aumentar la competencia por el suelo. Independientemente del resultado sobre este tema, es fundamental garantizar que la protección y la restauración de los ecosistemas naturales son la clave, junto con la protección de los derechos humanos, en particular los derechos de los pueblos indígenas y comunidades locales.

En el sistema oficial de contabilidad de las Naciones Unidas, el sector agrícola representa el 10% de las emisiones. Pero su participación en cuanto a gases de efecto invernadero en todo el mundo (GEI) es muy superior, conforme a otras estimaciones. Si las emisiones vinculadas a la producción de fertilizantes sintéticos y al impacto indirecto de la agricultura – como la deforestación vinculada a alimentación o a la producción de aceite de palma – se tienen en cuenta, la proporción se eleva al 33% de las emisiones. La agricultura, y el sistema alimentario industrial globalizado, son, por tanto, una gran parte del problema. Está claro que este sistema necesita ser transformado si el mundo quiere evitar un cambio climático desastroso.

Los beneficios de la agricultura ecológica para la adaptación son reconocidos, ya que proporcionan suelos saludables y más sistemas agrícolas resilientes. Para la mitigación, la producción orgánica de cultivos reduce las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 20 y un 30% en comparación con el convencional según algunas estimaciones. Por otra parte, el impacto de la agricultura sobre la biodiversidad, el consumo de agua, el bienestar animal, la salud, los derechos de los trabajadores y los medios de vida de los agricultores también son importantes, y la reducción de GEI (gases efecto invernadero) no puede considerarse aisladamente del resto.

Se ha convertido en imposible hablar de la agricultura en investigación o en círculos políticos sin hablar de cambio climático, otros impactos ambientales y de seguridad alimentaria.

En todos estos frentes una reducción del consumo de carne y una transición hacia la agroecología (tanto si es orgánica certificada o no) y de soberanía alimentaria parece la única vía razonable.

Por supuesto, este punto de vista es impugnado. Algunos sostienen que se necesita una mayor intensificación para «alimentar al planeta». Este es el caso de la Alianza Global para la Agricultura Climáticamente Inteligente, presentada el año pasado en la ONU, en la cumbre de las Naciones Unidas en Ban Ki-moon, que es vista por la mayoría de las organizaciones no gubernamentales como no más que un ejercicio de lavado verde a cargo la industria de los fertilizantes.

En COP21, el gobierno francés lanzará una iniciativa voluntaria respaldada por un ambicioso programa de investigación, «Iniciativa 4/1000: Suelos para la Seguridad Alimentaria y Clima». El programa se basa en la suposición de que incluso una tasa de crecimiento anual de 4/1000 de las reservas de carbono del suelo sería crucial para lograr el objetivo a largo plazo de limitar el aumento de temperatura a + 1,5 / 2°C. Esta iniciativa tiene algunos méritos, porque la regeneración del suelo y la fertilidad están en el centro de cualquier sondeo  del sistema agrícola, como cada agricultor orgánico sabe. Pero al mismo tiempo, algunos grupos de presión argumentan que, dado que la agricultura contribuye a la retención de carbono, el sector «compensa por sus emisiones.» Esto está lejos de la verdad cuando uno mira las cifras reales.

Dado el peso de los intereses creados en el sector industrial alimentario y su influencia política, son necesarias la movilización significativa a todos los niveles y más allá de la COP21 y las negociaciones internacionales para transformar el sistema agroalimentario, y la agricultura orgánica podría ser una parte significativa de la solución.

En la UE, se debe comenzar con la preparación del próximo año del paquete de clima y energía para el 2030.

En un futuro cercano, el «Marzo Climático» reunirá a ciudadanos de todo el mundo para decirles a los líderes del mundo que establezcan los retos del 29 de noviembre en París. IFOAM EU e IFOAM – Organics Internacional estarán presentes en la COP21 y os proporcionarán actualizaciones regulares y análisis sobre el estado de las negociaciones.

El impacto de las emisiones integración de UTCUTS (Uso de la Tierra, Cambio de Uso de la Tierra y Silvicultura en el próximo paquete de clima y energía para el 2030 – un estudio de Fern y de IFOAM EU 

LA COMISIÓN EUROPEA ANUNCIA LAS PRIORIDADES POLITICAS PARA 2016

La revisión a medio plazo del presupuesto de la UE para 2014-2020 y el marco 2030 Climático y Energía serán sólo algunas de las principales prioridades de la UE en 2016, a raíz de la publicación el 27 de octubre del programa de trabajo para 2016 de la Comisión Europea

Otras prioridades de interés para el sector agroalimentario de la UE es la de incluir la estrategia para avanzar hacia una «economía circular» y la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU adoptó en Nueva York, EE.UU. a principios de este año. Por otra parte la Comisión espera continuar sus evaluaciones en curso en Directivas de la Unión Europea en Naturaleza y en  legislación alimentaria así como el lanzamiento de nuevas evaluaciones de la legislación europea relativa a la aplicación de áreas de interés ecológico en el marco del Pilar 1 componente verde de la Política Agrícola Común y la autorización de productos fitosanitarios en la UE.

Fuente: IFOAM UE Boletín No 84, noviembre 2015
Traducción: Montse Mulé – Bio Eco Actual

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí