markus arbenz

Entrevista con Markus Arbenz, Director Ejecutivo de IFOAM – Organics Internacional, por Isidre Martínez i Badia. Responsable del PAE (Producción Agroalimentaria Ecológica). Servicio de Planificación Agrícola. Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Generalitat de Catalunya.

Cuando surgió el movimiento de la agricultura ecológica, la producción la hacían pequeños agricultores y artesanos de alimentos que distribuían sus productos a nivel local. Hoy, sin embargo, nos encontramos con un sector orgánico cada vez más globalizado, industrializado y dependiente de las importaciones. ¿Cómo ves esta progresión? ¿Crees que este cambio es compatible con las expectativas de los consumidores de hoy en día?

Es cierto que la agricultura ecológica se ha desarrollado enormemente y que en muchos países los productos orgánicos se encuentran en una amplia gama de contextos. Hemos agudizado lo que significa orgánico y hemos dibujado rígidamente líneas reconocidas internacionalmente entre orgánico y no orgánico.

Lo orgánico se ha convertido en mucho más transparente y objetivo, pero – con creciente relevancia – en muchos casos, también más anónimo, lo que puede ser lamentado por algunos. 

Decidimos tener el factor de impacto para todo el planeta y toda la gente en primer lugar y no queríamos ser exclusivos para algunos operadores pequeños únicamente sino ser accesibles al mayor número posible. El pequeño tamaño de la granja o la necesidad de procesamiento artesanal son muy buenas características que amamos, pero todos sabemos que es un nicho, que funciona brillantemente para algunos. Sin  embargo, nosotros no queremos reducir lo orgánico, ya que ofrecemos una alternativa real a la agricultura industrial basada en la química  que tiene el potencial de reemplazarla totalmente con el tiempo. Tenemos la responsabilidad de hacer frente a los desafíos globales, como la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático o la pobreza y el hambre.

La mayoría de los consumidores aprecian esta estrategia y se convierten en críticos si somos demasiado exclusivos con una oferta estrecha y altos precios de los productos. Quieren tener productos asequibles y una excelente disponibilidad para el uso diario.

Las normas en base a que se certifican los alimentos ecológicos en todas partes se refieren principalmente a las prácticas agrícolas, y mucho menos a las prácticas de procesamiento de alimentos y casi nada a las prácticas comerciales. Estas normas fueron desarrolladas en los tiempos en los que había menos productos procesados y el mercado comercial era mucho más limitado. ¿Crees que en la situación actual todavía tienen sentido, o se deberían cambiar?

La agricultura en armonía con la naturaleza y el desarrollo sostenible de las comunidades agrícolas de territorios enteros ha sido el objetivo principal. Dado que los agricultores orgánicos también querían asegurarse de que sus productos se mantenían valiosos, se desarrollaron estándares de procesamiento. En algunos países, esos son bastante avanzados y sofisticados y forman parte de una comprensión del pensamiento holístico que incluye toda la cadena de valor. Ejemplos de estándares en el procesamiento y el comercio incluyen, por ejemplo, aportes y aditivos limitados, normas de embalaje, requisitos de etiquetado o restricciones de transporte. Al igual que en la agricultura hay diferencias entre las distintas marcas y mercados con las reglas del Gobierno (UE) siendo las reglas básicas desde las que las marcas privadas (por ejemplo Ecovalia) pueden desarrollar aún más.

Un 60% de los consumidores catalanes de productos orgánicos, al ser consultados sobre el tema, prefieren productos de proximidad no ecológicos que productos orgánicos certificados importados. Pero no todos los productos están disponibles a partir de fuentes locales. ¿Crees que se podrían incorporar dos niveles de certificación, un nivel básico, similar al actual, complementado por un nivel más exigente, limitado a los productos locales?

La proximidad es un criterio muy importante para la mayoría de personas en todo el mundo y es genial que la gente esté orgullosa de sus productos. Las distancias cortas también deben ser preferidas para la reducción de energía en el transporte y la autenticidad del producto. Sin embargo, local por sí solo no es suficiente, ya que la producción no sostenible, las estructuras injustas o la crueldad en animales también sucede a nuestro alrededor.

Para muchos productos, la proximidad es fundamental, pero para otros no tiene sentido o es imposible debido a las condiciones ecológicas y climáticas (¿deberían producir vino en invernaderos los escandinavos con una gran cantidad de energía? ¡No!).

La gran diversidad de condiciones naturales, sociales y culturales hacen que la aplicación de normas universales sobre la UE o a nivel mundial sea absurda en muchos casos. No creo que dos niveles resolvieran el problema ya que la realidad es más compleja por lo que abogamos por criterios comunes y la adaptación local y de situación de las normas.

entrevista markus arbenz

Sin embargo, existen etiquetas ecológicas especiales que destacan la producción local o doméstica (orgánico y local) a menudo vinculada a las zonas turísticas con las que la gente tiene lazos emocionales. Y es bueno que a menudo sean particularmente exitosas.

Creo que la transparencia es muy importante para que los consumidores puedan hacer su elección informada. Y para las iniciativas locales, es importante desarrollar sistemas convincentes creíbles que incluyan el principio de proximidad y que podrían necesitar ser diferenciados entre productos (nadie parece tomar un café o vainilla catalana).

El sistema de producción ecológica implica trabajar con mayores costos, ya sea por los costos ambientales que han de ser asumidos por los productores para la aplicación de normas más estrictas o por los costos de la certificación. Los productores convencionales, sin embargo, no tienen que soportar todos estos costos y pueden vender sus productos más baratos. ¿Cómo debería ser resuelta esta situación injusta? ¿Qué se hace desde IFOAM – Organics Internacional en este sentido?

Por regla general, el consumidor orgánico paga una prima de precio y algunos gobiernos pagan subsidios para las prácticas de producción sostenibles. Pero estoy de acuerdo, es una situación injusta, ya que sólo una parte del valor añadido de los productos orgánicos está en el producto para el beneficio directo de los que pagan. Abogamos por los llamados «Contabilidad de Costo y Precio Verdadero» con el principio de que los efectos externos positivos y negativos estén incluidos en el precio. Por ejemplo, si alguien contamina el agua con fertilizantes y pesticidas, también debe pagar por ello. De lo contrario, es el contribuyente (en este caso para limpiar el agua potable), las generaciones futuras (por ejemplo, menos oportunidades de producción a causa de los suelos degradados) o la naturaleza (espacio vital envenenado) quienes  tienen los daños. Por otro lado, los buenos beneficios comunes producidos por los agricultores como la biodiversidad o la conservación del paisaje hermoso también deben ser premiados por la sociedad.

Una de las cuestiones más importantes para los consumidores es saber que los productos orgánicos no tienen residuos de pesticidas y otras sustancias no deseadas, pero la posición de IFOAM – Organics Internacional sobre la materia, en la negociación de la nueva normativa europea sobre la producción ecológica, es la de no aceptar el establecimiento de un límite máximo de descertificación diferente del convencional. ¿Cómo se puede explicar este hecho?

La promesa de los agricultores ecológicos a los consumidores es: «Yo no uso plaguicidas sintéticos ni fertilizantes» y lo hacen con toda su pasión y sus esfuerzos, y asumen los  riesgos por ello. La ciencia demuestra que los impactos de esta promesa son ninguno o muy bajos niveles de residuos. La Comisión de la UE quiso (y falló en el parlamento de la UE) pasar de la promesa de no aplicación a la garantía de inexistencia de residuos. Como consecuencia, los agricultores han tenido que asumir el riesgo de contaminación que viene del medio ambiente. En otras palabras, los agricultores convencionales contaminan y si se da contaminación en los productos ecológicos se hacen responsables a los que no utilizan pesticidas. Además de eso, la UE quería poner la carga (financiera) de la prueba y demostración sobre los agricultores orgánicos. Eso haría incrementar los costos y los precios para los consumidores orgánicos. Eso es injusto y absurdo ya que los contaminadores – no los que evitan las sustancias con efectos adversos – deberían pagar la factura.

Las nuevas propuestas de normas para la producción orgánica en Europa requieren cada vez más una integración agropecuaria (alimentación para el ganado producida en la propia finca o local).  Sin embargo, esta integración no se le pide a los procesadores de alimentos ni a los comercializadores. Ante esta situación desigual, ¿cuál es la postura defendida por IFOAM – Organics Internacional?

Sobre la base de los principios (por ejemplo, de la proximidad), que hemos discutido antes de que tuviera sentido integrar la cría de animales y producir en una gran medida el forraje en la granja. Una vez más, el foco principal de la agricultura ecológica es la agrícola y la producción con recursos naturales sobre la base de ciclos y biodiversidad. Por lo que tiene sentido mantener la vista en ello y desarrollar aún más la integridad de la finca. Algunos países piden conversión de la granja entera, sobre todo porque esto es muy importante para los consumidores y para las comunidades agrícolas. Otros no lo hacen y prefieren la opción de producción paralela. La cadena de valor, durante la transformación, tiene que conservarse y mantener la integridad de los productos y tiene que asegurarse de que los consumidores puedan saber lo que sucede en la granja.

El proceso únicamente orgánico es más bien la excepción que la regla. Sin embargo, es la posición de IFOAM – Organics Internacional que todos los operadores a lo largo de la cadena de valor se comprometan con el principio de mejora continua hacia lo que hemos descrito en las «Directrices de Mejores Prácticas para la Agricultura y Cadenas de Valor».

Las condiciones de producción y de mercado son muy diferentes de una zona y un país a otros. Ante este hecho, ¿que sería más apropiado?, ¿que las normas para la producción orgánica se adapten a estas diferencias para permitir la máxima producción de productos en cada área (hortalizas en los países nórdicos y leche en condiciones áridas del Mediterráneo) o que estas reglas sean más restrictivas y cada lugar pueda producir sólo lo que permitan sus propias condiciones?

No sólo tenemos grandes diferencias entre continentes y países, sino también a nivel local y a veces incluso varían significativamente de una granja a otra. Por lo tanto, ciertas reglas realmente necesitan ser específicas al contexto, tienen que facilitar y fomentar la producción local. Por otro lado, hay características comunes que son una necesidad y tienen que ser iguales en todas partes (por ejemplo, no OGM, lista restringida de los insumos agrícolas, período de conversión a la agricultura ecológica). La gente tiene que entender el perfil y la comunalidad de lo que es lo orgánico. El movimiento ecologista resolvió este dilema al tener cientos de normas orgánicas en todo el mundo, pero todas ellas deben ser equivalentes basadas en una evaluación de criterios universales. Llamamos a las normas que han pasado la evaluación, la «Familia de Normas».

Eso significa que la adaptación a las condiciones locales tiene una alta prioridad y por lo tanto tiene la proximidad. Sin embargo, no estamos cerrados al comercio y a facilitar el intercambio de productos. A veces la energía del transporte es inferior a un alto uso de energía para la producción local o largo tiempo de almacenamiento en los almacenes climatizados para salvar las temporadas.

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí