people4soil logo 300x282

People4Soil 28/09/2016
Por una directiva europea de protección de los suelos.

Un millón de firmas para detener la ocupación y degradación del suelo: éste es el objetivo mínimo de la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) ‘People4Soil’, respaldada por más de 350 instituciones y organizaciones europeas. En el Estado español la campaña, bautizada como ‘Protejamos nuestros suelos’ está apoyada por más de 40 entidades.

Según la FAO el El 33% de los suelos del planeta está de moderada a altamente degradado debido a la erosión, el agotamiento de nutrientes, la acidificación, la salinización, la compactación y el sellado, o la contaminación química. En Europa la batalla por una directiva marco del suelo viene de lejos, pero la propuesta legislativa fue retirada en mayo del 2014 después de una larga oposición de ocho años por una minoría de bloqueo de Estados Miembros, a pesar de la evidente falta de políticas europeas y regulaciones nacionales para garantizar una adecuada protección de los suelos. Después del fracaso de las instituciones europeas, esta iniciativa ciudadana pretende tomar los mandos del proceso que conduzca a una nueva propuesta.

Un primer resultado ha sido ya alcanzado por los promotores de People4Soil; esto es el asombroso número de organizaciones que apoyan la iniciativa: actualmente 350 organizaciones establecidas en 25 Estados Miembros de la Unión Europea (UE) están involucradas en la red y comprometidas con la campaña (lista completa disponible en www.people4soil.eu); 40 de estas organizaciones y entidades promueven la campaña en el Estado español bajo el nombre ‘Protejamos nuestros suelos’. Ésta es una clara evidencia de la existencia de una conciencia de las amenazas del suelo entre los científicos, agricultores, consumidores, ecologistas y planificadores urbanos. El sellado, la erosión, la disminución de la materia orgánica, la pérdida de biodiversidad y la contaminación están afectando la disponibilidad y productividad del suelo y su potencial como sumidero de carbono.

La ocupación del suelo en Europa es la mayor amenaza a los suelos fértiles. Cada año 1000 km cuadrados son sellados con hormigón y superficies de asfalto: el equivalente a aproximadamente 500 campos de fútbol cada día. El retraso de las instituciones de la UE en emitir regulaciones para la protección del suelo está en clara contradicción con la relevancia que la que la Comisión Europea, desde sus inicios, dice conceder a la soberanía y seguridad alimentaria. Hoy, millones de hectáreas fuera de Europa están intensamente explotadas para suministrar alimento y pienso al mercado europeo, a menudo con graves impactos para los agricultores indígenas.

El suelo es además esencial para la biodiversidad. Además de aportar un hábitat para la biodiversidad subterránea, el suelo es esencial para la supervivencia de la mayoría de las especies terrestres. Hoy, los cambios de uso del suelo y la agricultura intensiva son las principales amenazas a los hábitats y especies europeas y se estima que cerca de un tercio del paisaje europeo está altamente fragmentado por edificios e infraestructuras. Igualmente, la contaminación del suelo puede afectar profundamente la salud humana, al contaminar los alimentos que comemos y el agua que bebemos. En toda Europa existen casi 250,000 emplazamientos que están contaminados y, a pesar de ello, la UE no tiene ni un programa de remediación coherente ni un sistema común para prevenir la contaminación del suelo.

El suelo es además un elemento clave del sistema climático, ya que captura enormes cantidades de carbono: los suelos europeos contienen una cantidad de carbono equivalente al CO2 emitido por los sectores de transporte, calefacción, industria y energía en Europa durante un período superior a 40 años. Unos suelos saludables juegan un papel esencial en la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático, como las inundaciones, las olas de calor y sequías.

Una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) es un mecanismo contemplado en la legislación europea que permite hacer una solicitud formal a la Comisión Europea para proponer una legislación concreta. La iniciativa ciudadana tiene que ser respaldada por al menos un millón de ciudadanos adultos de la UE, los cuales puede firmar la petición a través de la página web oficial www.people4soil.eu o www.agroecologia.net. La petición tiene una duración de 12 meses, desde el 12 de septiembre del 2016 al 11 de septiembre del 2017.

Las organizaciones españolas que apoyan la campaña son:

Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), Ecologistas en Acción, WWF España, XCT – Xarxa de Custòdia del Territori, Acciónatura,Fundación Global Nature,Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas, AGCT – Asociación Galega de Custodia do Territorio, PROAMBIA SIMA S.L., Universidad de Burgos, INSTA – Serveis Jurídics Ambientals, SECS – Sociedad Española de la Ciencia del Suelo, Ráspano Ecoturismo, Fundación Entretantos,Vertex Agroforestal, Afammer Sevilla, CERM – Centre d’Estudis dels Rius Mediterranis, Ecoherencia, World Nature, L’espigall, Fundaciò Emys, Instituto Indehesa – Universidad de Extremadura, Ambientea, ASiA – Associació Salut i Agroecologia, Besarte, Associación Reforesta, Sociedade Galega de Pastos e Forraxes, Prysma Calidad y Medio Ambiente, ARDEA- Ecologistas en Acción Sierra de Ayllón, Evenor Tech S.L.U., Fundación Savia por el Compromiso y los Valores, Asociación Nueva Cultura por el Clima, L’Era – Espai de Recursos Agroecològics, Asociación Alimentum, CEBES – Centro de Estudios en Bioderecho, Ética y Salud, Iniciativa Comunales

Toda la información sobre la campaña en www.people4soil.eu

Un millón de firmas para detener la ocupación y degradación del suelo: éste es el objetivo mínimo de la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) ‘People4soil’, respaldada por más de 350 instituciones y organizaciones europeas. En el Estado español la campaña, bautizada como ‘Protejamos nuestros suelos’ está apoyada por más de 40 entidades.

Según la FAO el El 33% de los suelos del planeta está de moderada a altamente degradado debido a la erosión, el agotamiento de nutrientes, la acidificación, la salinización, la compactación y el sellado, o la contaminación química. En Europa la batalla por una directiva marco del suelo viene de lejos, pero la propuesta legislativa fue retirada en mayo del 2014 después de una larga oposición de ocho años por una minoría de bloqueo de Estados Miembros, a pesar de la evidente falta de políticas europeas y regulaciones nacionales para garantizar una adecuada protección de los suelos. Después del fracaso de las instituciones europeas, esta iniciativa ciudadana pretende tomar los mandos del proceso que conduzca a una nueva propuesta.

Un primer resultado ha sido ya alcanzado por los promotores de People4Soil; esto es el asombroso número de organizaciones que apoyan la iniciativa: actualmente 350 organizaciones establecidas en 25 Estados Miembros de la Unión Europea (UE) están involucradas en la red y comprometidas con la campaña (lista completa disponible enwww.people4soil.eu); 40 de estas organizaciones y entidades promueven la campaña en el Estado español bajo el nombre ‘Protejamos nuestros suelos’. Ésta es una clara evidencia de la existencia de una conciencia de las amenazas del suelo entre los científicos, agricultores, consumidores, ecologistas y planificadores urbanos. El sellado, la erosión, la disminución de la materia orgánica, la pérdida de biodiversidad y la contaminación están afectando la disponibilidad y productividad del suelo y su potencial como sumidero de carbono.

La ocupación del suelo en Europa es la mayor amenaza a los suelos fértiles. Cada año 1000 km cuadrados son sellados con hormigón y superficies de asfalto: el equivalente a aproximadamente 500 campos de fútbol cada día. El retraso de las instituciones de la UE en emitir regulaciones para la protección del suelo está en clara contradicción con la relevancia que la que la Comisión Europea, desde sus inicios, dice conceder a la soberanía y seguridad alimentaria. Hoy, millones de hectáreas fuera de Europa están intensamente explotadas para suministrar alimento y pienso al mercado europeo, a menudo con graves impactos para los agricultores indígenas.

El suelo es además esencial para la biodiversidad. Además de aportar un hábitat para la biodiversidad subterránea, el suelo es esencial para la supervivencia de la mayoría de las especies terrestres. Hoy, los cambios de uso del suelo y la agricultura intensiva son las principales amenazas a los hábitats y especies europeas y se estima que cerca de un tercio del paisaje europeo está altamente fragmentado por edificios e infraestructuras. Igualmente, la contaminación del suelo puede afectar profundamente la salud humana, al contaminar los alimentos que comemos y el agua que bebemos. En toda Europa existen casi 250,000 emplazamientos que están contaminados y, a pesar de ello, la UE no tiene ni un programa de remediación coherente ni un sistema común para prevenir la contaminación del suelo. 

El suelo es además un elemento clave del sistema climático, ya que captura enormes cantidades de carbono: los suelos europeos contienen una cantidad de carbono equivalente al CO2 emitido por los sectores de  transporte, calefacción, industria y energía en Europa durante un período superior a 40 años. Unos suelos saludables juegan un papel esencial en la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático, como las inundaciones, las olas de calor y sequías.

Una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) es un mecanismo contemplado en la legislación europea que permite hacer una solicitud formal a la Comisión Europea para proponer una legislación concreta. La iniciativa ciudadana tiene que ser respaldada por al menos un millón de ciudadanos adultos de la UE, los cuales puede firmar la petición a través de la página web oficial www.people4soil.eu o www.agroecologia.net. La petición tiene una duración de 12 meses, desde el 12 de septiembre del 2016 al 11 de septiembre del 2017.

Las organizaciones españolas que apoyan la campaña son:

Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), Ecologistas en Acción, WWF España, XCT – Xarxa de Custòdia del Territori, Acciónatura,Fundación Global Nature,Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas, AGCT – Asociación Galega de Custodia do Territorio, PROAMBIA SIMA S.L., Universidad de Burgos, INSTA – Serveis Jurídics Ambientals, SECS – Sociedad Española de la Ciencia del Suelo, Ráspano Ecoturismo, Fundación Entretantos,Vertex Agroforestal, Afammer Sevilla, CERM – Centre d’Estudis dels Rius Mediterranis, Ecoherencia, World Nature, L’espigall, Fundaciò Emys, Instituto Indehesa – Universidad de Extremadura, Ambientea, ASiA – Associació Salut i Agroecologia, Besarte, Associación Reforesta, Sociedade Galega de Pastos e Forraxes, Prysma Calidad y Medio Ambiente, ARDEA- Ecologistas en Acción Sierra de Ayllón, Evenor Tech S.L.U., Fundación Savia por el Compromiso y los Valores, Asociación Nueva Cultura por el Clima, L’Era – Espai de Recursos Agroecològics, Asociación Alimentum, CEBES – Centro de Estudios en Bioderecho, Ética y Salud, Iniciativa Comunales

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí