Con la llegada de las primeras nieves (este año según parece será muy frío), son muchas las familias que se lanzan a la aventura de intentar enseñar a esquiar a sus hijos.

disfrutando en familia esqui esquiant

Un servidor empezó a esquiar con sus padres y con el club de esquí de la escuela; la experiencia fue constructiva y muy enriquecedora, por tal motivo, es mi deseo poder compartir con los lectores de Bio Eco Actual algunos consejos que nos han ayudado a disfrutar del esquí en familia, sin prisas, con calma y sobretodo, con mucha ilusión.

Una salida a la nieve siempre es una aventura, y si es en familia, la aventura sin lugar a dudas, será mucho mas completa.

Pautas para disfrutar del esquí en familia

– Una buena edad para aprender a esquiar es entre los 3 y los 5 años, aunque se recomienda que el niño tenga cierta autonomía y equilibrio.

– Llevaremos la misma ropa que cuando vamos a la montaña de excursión, pero una vez llegamos a la estación, le pondremos un mono completo de buena calidad (que aguante las rozaduras y el agua). Lo ideal es vestirle con tres capas. El gorro es indispensable para protegerle las orejas y la cabeza del sol. Debemos evitar que lo pierdan.

– Contratar un curso de esquí con monitores especializados en niños suele ser mucho más práctico que intentar enseñarles a esquiar nosotros mismos. Aprender de forma gradual les ayudará a ganar seguridad esquiando y al subir a un telesilla, telecabina o al tomar un telesquí. Todo cuesta en esta vida, pero con práctica, se gana confianza y se puede avanzar con rapidez.

– Aplicaremos a los niños crema solar de factor extremo en la cara cada tres horas.

– No dejaremos que se quiten las gafas de sol, de buena calidad y factor UVA total.

– Normalmente el material de esquí para niños de menos de seis años suele alquilarse. Con el tiempo, los niños deben aprender a atarse los esquís a las botas con la misma facilidad que lo hacen con sus zapatos.

– En el Pirineo existen varias estaciones ideales para aprender a esquiar en familia, destacamos Astún, Panticosa, La Molina, Vall de Núria, Vallter 2000, Font Romeu y una de las mejores: Les Angles, donde la escuela está a pie de carretera. Las “neus catalanes” son un pequeño paraíso donde los niños pueden compaginar el aprender a esquiar con visitas a cuevas, bañarse en termas centenarias o degustar una gastronomía ecológica con denominación de origen.

– Si no hace mucho frío, unos guantes ligeros les ayudarán a agarrarse mejor a los palos. Si hace mucho frío, les pondremos manoplas.

Autor: Víctor Riverola, periodista, escritor y alpinista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here