Reciclaje de envases España Reciclatge d'envasos Espanya

En 2016 los españoles reciclamos el 76% de los envases destinados al contenedor amarillo (envases plásticos, briks y latas) y al azul (papel y cartón). Así concluye el último informe anual de Ecoembes –la gestora estatal encargada del reciclaje de envases domiciliarios- que destaca el aumento en un 4% de la tasa de reciclaje respecto al año anterior, superando los valores mínimos que fija la Unión Europea. Un gran número de colectivos cuestionan estas cifras y la eficiencia del modelo de recogida selectiva de residuos.

Ecoembes no es el único organismo que cuantifica el reciclaje en España. La Comisión Europea, en su última publicación señala que solo reciclamos el 31% de nuestra basura en 2014, quedando por debajo de la media de la UE, del 44%. Para ese mismo año,  la tasa de reciclaje de envases domiciliarios difundida por la gestora estatal era del 73,6%. Otro informe de la Comunidad de Madrid revela que en la capital española se reciclaron el 43% de los envases domiciliarios en 2014, una cantidad muy alejada de la media nacional.

La disparidad de cifras no ayuda a esclarecer cual es la verdadera tasa de reciclaje de envases en España. En principio nos deberíamos fiar de la que proporciona Ecoembes, al ser la única organización responsable de su gestión.

Pero antes de poner la mano en el fuego por la entidad conviene preguntarse, ¿quién es Ecoembes?

Ecoembes

Ecoembes es una organización con  más de 12.200 compañías adheridas a su Sistema Integrado de Gestión de Residuos (SIG) y está compuesta por 57 empresas. Pese a ser una entidad sin ánimo de lucro, la mayoría de sus accionistas son empresas privadas, entre las que figuran: Danone, Bimbo, Colgate, Nestle, Mercadona, Carrefour, El Corte Inglés, Dia y otras multinacionales. El 60% son envasadoras, el otro 20%  comerciales y distribuidoras, y el restante 20% empresas de materias primas de los envases.

La gestora estatal recauda la aportación económica de cada envasador para tratar los residuos domiciliarios que generan de acuerdo con la Ley 11/97 de Envases y Residuos de Envases. Los envases que tramita tienen impreso el característico símbolo del punto verde que garantiza su transformación en las plantas de reciclaje.

Una de las voces más críticas con Ecoembes es la de plataforma Retorna –una iniciativa integrada por la industria del reciclado, ONGs ambientales, sindicatos y asociaciones de consumidores- que denuncia la ineficacia y falta de transparencia del modelo de recogida de residuos vigente. Aseguran que está hecho por y para las empresas envasadoras, siendo los mayores perjudicados el medioambiente y la ciudadanía.

“Ecoembes busca un modelo que sea difícilmente auditable y que gestione un porcentaje reducido de envases al menor coste posible”, explica Víctor Mitjans, director de estudios de Retorna. Los envasadores idean estrategias para no pagar el punto verde y  ponen en el mercado envases que no han sido declarados pero que sí que son reciclados, ahorrándose dinero e inflando las cifras de reciclaje, afirman desde la iniciativa.

En definitiva es un sistema de reciclaje creado, gestionado y auditado por las propias envasadoras y empresas comerciales, en el que no existe supervisión de la Administración Pública

El control de los datos relativos al punto verde está en manos de los mismos que tendrían que pagar por su utilización. Es por ello que muchas organizaciones abogan por un modelo de reciclaje más transparente y eficaz que no esté sometido a posibles intereses empresariales.

SDDR. Una opción para el reciclaje de latas y botellas

Una de las alternativas al SIG es el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR). Una forma de reciclaje destinada únicamente a los envases de bebidas, en el que todos los agentes implicados (productores, comercios, consumidores, operadoras y Administración Pública) son participes.

SDDR

Su funcionamiento es sencillo,  se le asocia un valor añadido a cada envase producido,  de tal manera que cada ciudadano que devuelva una botella o lata a cualquier comercio se le reembolsa el sobrecoste. De esta forma se premia a las personas que reciclan, siguiendo el principio de la UE: “quien contamina, paga”. Los comercios y operadoras reciben una bonificación en compensación por sus tareas de recogida, almacenamiento y entrega de envases.

Para Ecoembes el SDDR supone dar un paso atrás, consideran que la sociedad terminará pagando más ya que los productos serán más caros por el sobrecoste del nuevo sistema.  Sostienen que le complicará la vida al ciudadano que deberá habilitar un nuevo espacio en su hogar y  perderá  tiempo de su día a día yendo a depositar los envases. Desde Retorna aseguran que el ciudadano ya está sufriendo las consecuencias del actual modelo de reciclaje que no consigue evitar la contaminación de latas y botellas en su entorno. Los municipios y contribuyentes se ahorraran dinero gracias a la reducción de los costes de recogida y eliminación de la limpieza viaria, vaciado de papeleras y puntos limpios, explican.

Según Ecoembes, el Sistema de Depósito conllevará mayores emisiones de CO2 al ser un modelo paralelo al actual. La recogida en tiendas aumentará el número de vehículos y elevará los niveles de contaminación en las grandes ciudades. En cambio, la plataforma Retorna cree que son complementarios, prueba de ello son las más de 40 regiones en las que conviven ambos. Asimismo señalan que el SDDR evitará producir 320kg de CO2 por cada tonelada de envases desviada de la recogida actual, ya que se compactaran los residuos antes de ser transportados.

El SDDR lleva años aplicándose en países como Noruega, Finlandia, Alemania o Suecia, alcanzando tasas de devolución de botellas y latas de entre el 80% y el 95%

En España, la Comunitat Valenciana tiene previsto implantarlo de cara a 2018, siendo la primera región española en probarlo. Una vez establecido y valorada su eficiencia, veremos si el resto de comunidades también lo incorporan. De momento los  gobiernos de Baleares, Cataluña y Navarra ya  están estudiando la posibilidad de aplicar el Sistema de Deposito  en sus provincias.

Autor: Juan Gayá, Periodista ambiental y científico
Bio Eco Actual Julio-Agosto 2017

3 Comentarios

  1. Juan gayá, para ser periidista cientifico, hay q entender bien de lo q se habla, mezclas tasas de reciclado de el conjunto de residuos municipales, incluidos otros flujos donde realmente tenemos un problema, cn las tasas especificas de envases, bastante superior al flujo de residuos municipales q coments en tu articulo. No es de extrañar que despues se tomen decisiones ereoneas si difundimos asi de mal los datos sobre reciclaje…

  2. Juan gayá, para ser periodista cientifico, hay q entender bien de lo q se habla, mezclas tasas de reciclado de el conjunto de residuos municipales, incluidos otros flujos donde realmente tenemos un problema (orgnico), cn las tasas especificas del flujo de envases, bastante superior al reciclado total de residuos municipales q comentas en tu articulo. No es de extrañar que despues se tomen decisiones erroneas si difundimos asi de mal los datos sobre reciclaje…

    • Hola Patricia:

      Gracias por el mensaje. En ningún momento mezclo las tasas, ya que específico en cada momento cual es cada una. El problema es que lamentablemente los únicos datos que existen sobre el reciclaje de envases en España los difunde Ecoembes, por lo que estas cifras sólo se pueden comparar con los datos que ofrece la UE sobre el reciclaje de todos los residuos. Teniendo en cuenta que en España se reciclaron el 31% de los residuos en 2014 (según la UE), resulta bastante optimista pensar que en materia de envases –para ese mismo año– la tasa de reciclaje fuese del 73,6%, como propone Ecoembes. Además, que no exista un control público sobre los datos de reciclaje y que sean las propios envasadoras las que difunden estas tasas no ayuda a esclarecer cuál es la verdadera tasa de reciclaje de envases en nuestro país.

      Un saludo

      Juan Gayá

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here