Excedente de cosecha excedent de collita

Cuando llega la cosecha, llega toda de vez. Podemos evitar ese efecto haciendo siembras sucesivas de cada planta, por ejemplo cada quince días, de modo que la cosecha se vaya escalonando. Pero con todo, hay un momento en que el huerto nos ofrece su abundancia y hay que saber gestionarla.

Un método sencillo de conservar parte de la cosecha del huerto jardín es buscar lugares frescos, libres de humedad y de luz en nuestra propia casa o entorno cercano. Para esa conservación, primero buscaremos partes de la casa situadas al noreste y libre de actividades. El paso siguiente es elegir los recipientes adecuados:

Cajas de madera

Aconsejable para la fruta, siempre en capas o pisos separados por listones o techos aireados individuales, dejando aireación y colocando las piezas sin contacto entre ellas, en un lugar oscuro y libre de calor. Es ideal para manzanas, peras, ciruelas, melocotón de viña, albaricoques o uva.

Orzas y tinajas

Para maceración o aliño de frutos como olivas o cebollas tiernas, zanahorias, remolacha roja, nabo de mesa, o chirivía. Se colocan dentro de las tinajas, siempre muy limpias de tierra y secas. Un truco muy efectivo es introducir tiza de escribir en pizarra entre capas ya que absorbe la poca humedad que pueda quedar y permite la buena conservación de los tubérculos.

Hay un momento en que el huerto nos ofrece su abundancia y hay que saber gestionarla

Botes de vidrio

Para uso de conservas al baño María como  tomates, pimientos, judía verde tierna y frutas. Se pueden introducir las hortalizas y las frutas crudas, en salsa o como mermeladas. Se tapan herméticamente y se cuece 25 minutos los botes completamente sumergidos en agua. Después pueden conservarse hasta un año.

En contacto directo con el suelo

El suelo es un espacio ideal para la conservación de cosecha de patatas o cebollas de guardar. El contacto directo con el fresco del suelo permite que la cosecha dure mas tiempo sin grillarse o pudrirse, siempre que esté libre de calor y luz. Es importante no amontonar las hortalizas para evitar que se pudran. Podemos igualmente añadir trozos de tiza entre espacios para restar la poca humedad que quede, previniendo el deterioro de la cosecha.

Silos o depósitos bajo tierra

En un lugar en el exterior de casa y cercano, se excavan agujeros circulares de aproximadamente 80×80 cm de diámetro y de alto. Dentro se pueden introducir coles, achicoria, zanahorias, nabos, remolachas. Caben entre 10 o 12 unidades de coles o achicorias, y 50 o 100 de zanahorias, nabos o remolachas. Se cubre con paja seca, se tapa el agujero con una tapa impermeable y se resguarda con la tierra extraída. Se puede conservar desde otoño hasta la primavera.

Deshidratación en horno solar

Para la deshidratación se usan cajas completamente forradas de material oscuro, dejando libre parte frontal y superior. Se colocan los frutos y se cierra la parte frontal y superior con un vidrio de su medida. Se sitúa la caja en todo momento orientada a la luz directa del sol, moviéndola para seguir el ciclo solar. Una vez el fruto ha perdido toda la humedad, lo sacamos del deshidratador y colocamos nuevos frutos. Para melocotones, albaricoques, bayas, tomates, pimientos, calabazas y calabacines troceados, manzanas y membrillos en láminas, entre otros.

Secado de higos

Se colocan en superficies aireadas, como somieres viejos o rejillas de malla de gallinero. Se colocan siempre orientados al sol directo del día. Cada cierto tiempo les damos la vuelta y de esta manera se secan uniformemente. Una vez secos, se retiran y se conservar en cajas de madera en pocas cantidades. Sirven para  hacer el famoso “pan de higo”.

Suspendido en atados o trenzados

El lugar de conservación puede ser una habitación interior de casa donde pase el aire y no acumule la humedad, como un desván o altillo. O bien en exterior, en una terraza  o balcón, pero preferentemente que no dé el sol directo. Se hacen las trenzas, ensartados o atados y se cuelgan para que se vayan secando o conservando.

  • Ajos: En trenzados de aproximadamente 80cm. Se trenzan por los tallos de tres en tres, de arriba abajo.
  • Cebollas: Se cuelgan por unidades de tres o cuatro cebollas.
  • Tomates de colgar: Atados por unidades, de arriba abajo, en tiras de 40 o 50.
  • Pimientos, guindillas, bichos picantes y cayena: Ensartadas individualmente en tiras de 50 o 60 unidades.
  • Maíz: Atados de las hojas protectoras en manojos de tres.
  • Tiras de melocotones sin hueso, colgadas individualmente

Silos de malla metálica

Ideal para conservación de mazorcas de maíz sin hojas protectoras en exterior pero con protección de techado, conserva el maíz todo el año sin humedad y optimizando espacio de almacenamiento.

Encurtidos en vinagre

Para hortalizas pequeñas como pepinillos, cebolletas, guindillas, zanahorias, rabanitos o remolacha. El vinagre actúa como agente protector que los conserva. Se ponen en botes de vidrio herméticos.Excedente de cosecha excedent de collita

En aceite

Este medio es ideal para conservar el aroma de las plantas aromáticas como la albahaca, menta, tomillo, orégano, melisa, romero, perejil, salvia, entre otras. También se usa para conservar los tomates desecados, junto con trozos de ajo.  Se ponen las hierbas en un recipiente de vidrio y se cubren con aceite de oliva virgen extra.

Fermentados

Para coles, coliflores, lombardas, brécol y raíces como zanahorias, rábanos, nabos o colinabos. Se rallan o trocean finamente, se añaden especias  y se cubren con agua y sal en un bote de vidrio o tinaja. Se deja reposar quince días en los que se produce una fermentación láctica muy beneficiosa para la flora intestinal y que conserva los productos.

Conservación en frío

Otros sistemas como la refrigeración o el congelado de alimentos, también son válidos, pero necesitan de energía eléctrica constante. En un refrigerador la mayoría de hortalizas de hoja se pueden mantener una semana. El congelado es ideal para mantener el frescor de legumbres como habas y guisantes. Para ello, se liberan de sus vainas, se escaldan ligeramente y se meten en bolsas especiales. Pueden conservarse durante seis meses.

Autor: Quico Barranco. Abuelo Hombre-Semilla en el camino Rojo. Productor y recuperador de semillas ecológicas – www.semillasmadretierra.com
Bio Eco Actual Septiembre 2017

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here