La investigación y el conocimiento científico llevaron a Pía Spry-Marqués a la decisión personal -y fundamentada- de dejar de consumir carne y otros productos derivados de los animales, como la leche de vaca o el yogur. Nacida en Ginebra (Suiza), de padre inglés y madre española, Pía vivió de los 2 a los 16 años en Madrid y más tarde completó sus estudios en Inglaterra.

Entrevista a pía spry-marqués yogur leche de vaca

¿Cómo se le ocurrió escribir un libro sobre el cerdo?

Pía Spry-Marqués
Había oído hablar de que la gran obsesión por el cerdo en la gastronomía española tenía algo que ver con la Inquisición y el hecho de que este alimento es tabú para las religiones judías y musulmanas, ambas perseguidas.

Me interesa mucho el papel que juega la comida en las relaciones humanas (mi tesis doctoral se centró en las dietas de los cazadores recolectores en el Adriático durante la última era glacial) así que decidí indagar un poco más sobre este tema histórico. No solo aprendí muchísimo sobre este período de la historia de España, sino que además esto me llevó a aprender sobre muchos otros aspectos del cerdo desconocidos para mí hasta ese momento. Esa colección de datos han acabado siendo Pig/Pork, un libro sobre el cerdo y nuestra relación con este bello e inteligente animal.

Desde el punto de vista científico y antropológico, ¿que ha descubierto al escribir el libro Pig/Pork?

¡Muchísimo! Y todo muy interesante y, muchas veces, realmente sorprendente. Por ejemplo, los mini-cerdos, inicialmente se desarrollaron a finales de los 1940 para agilizar los experimentos con animales. Y de ‘mini’ tienen bien poco. La mayoría llegan a ser, como mínimo, tan grandes como un perro Labrador, lo cual da pie a su abandono masivo ya que la gente pronto se da cuenta de que no son animales para tener en casa.

Un animal que utilizamos sin ningún reparo…

Al escribir Pig/Pork también me he dado cuenta del gran número de usos que se hacen de los animales en productos que, por lo general, no pensaríamos contienen sustancias de origen porcino/animal. Por ejemplo, en 1997, en Grecia, una empresa tabacalera lanzó al mercado unos cigarrillos con ‘biofiltros’ a base de hemoglobina porcina.

Desde el punto de vista personal, ¿qué ha descubierto o qué ha cambiado en su vida desde que empezó a escribir este libro?  ¿Es cierto que decidió hacerse vegana al conocer a fondo la historia del consumo de carne de cerdo?

Pig/Pork y mi hijo se gestaron más o menos a la misma vez. El aprender y escribir sobre la industria ganadera al mismo tiempo que daba de amamantar a mi hijo me hicieron reflexionar mucho sobre nuestro consumo de la leche y de otros productos de origen animal. Aunque como experiencia la lactancia es única, también es dura y fue ésta, junto a toda la información a la que me vi expuesta a través de la escritura del libro, las que hicieron que se me encendiese una bombillita que me hizo verlo todo desde otra luz. Un yogur ya no era un yogur, sino una vaca preñada a la fuerza y ordeñada hasta el colapso, sin su cría, para que yo pudiese merendar. Yo, como consumidora, no quería ser partícipe de esto y decidí, de la noche a la mañana, dejar de tomar este tipo de productos y de contribuir a este tipo de sufrimiento innecesario.

¿Qué beneficios aporta a su vida y su salud la dieta vegana?

Cuando decides dejar de consumir productos de origen animal te das cuenta de lo mucho que dependes de ellos a la hora de cocinar. El beneficio que me ha aportado el ser vegana es que me he vuelto mucho más creativa a la hora de comprar y cocinar verdura, legumbres, frutos secos…

Resultado de imagen de Pig/Pork pia spry marques

¿También pone usted en duda la bondad de la leche?

Pongo en duda la bondad de la leche de vaca/cabra/oveja… para los humanos. La leche de vaca, por ejemplo, está diseñada para que un ternero engorde alrededor de un kilo ¡al día! Eso representa unas 40 veces el ritmo normal de crecimiento de un niño.

No es doctora en medicina pero usted sigue estando relacionada con el conocimiento científico que afecta a los alimentos y la salud…

Sí, desde hace unos meses colaboro con la traducción al castellano de la página NutritionFacts.org, del Dr. Michael Greger.

A través de mis traducciones y leyendo su libro, How Not to Die, soy mucho más consciente de que lo que nos llevamos a la boca en muchos casos tiene una relación directa con el desarrollo de la diabetes, ciertos cánceres, etc. y de que el deterioro global de nuestra salud está directamente relacionado con nuestro menor consumo de verdura, fruta, legumbres… y nuestra mayor dependencia de los productos procesados.

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia

Bio Eco Actual, informativo mensual gratuito impreso y digital 100% ecológico
Bio Eco Actual Noviembre 2017

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí