El mercado ecológico en España vive un buen momento. Principalmente, porque el trabajo apasionado de una minoría concienciada, durante tanto tiempo (desde los años 80), empieza a dar sus frutos; y porque cada vez más personas corroboran la relación que existe entre alimentación y salud o enfermedad; gastar en alimentarse bien es una buena inversión que puede hacerse desde la economía familiar… Detrás de la alimentación ecológica hay mucho más que una opción alimentaria: se activan otros valores como es el esfuerzo por mejorar el medio ambiente, frenar el cambio climático,  frenar el éxodo rural, conceptos éticos y de bienestar animal…

Alimentación ecológica la ideología se convierte en negocio

La concentración del sector agroalimentario y los intereses puramente mercantilistas han hecho mucho daño a la soberanía y a la seguridad alimentaria. El derecho a la alimentación no debería ser solo un negocio, ese modelo solo genera hambre y enfermedad. Hace solo unas semanas, durante la celebración de BioCultura en Madrid, así lo expresó Hilal Elver, relatora especial para el Derecho a la Alimentación de Naciones Unidas: “La única opción para alimentar a la población mundial pasa por volver a técnicas agroecológicas”.

Alimentación Ecológica: Crecimiento imparable

El mercado de productos ecológicos no va a dejar de crecer. Los estudios que han aparecido en los últimos dos años, en torno al sector de la alimentación ecológica, muestran que este mercado va a gozar de un crecimiento de dos dígitos anual.

Durante el año pasado los consumidores españoles gastaron cada día 5 millones de euros en alimentación ecológica. El gasto anual per cápita se ha duplicado en cuatro años, y ahora son ya 42 euros por persona y año. Así, son ya 2 de cada 100 euros de nuestra cesta de la compra.

También va cambiando el perfil de consumidor ecológico (hasta hace poco anclado en consumidor de entre 35-50 años); los millennials (consumidores con menos de 35 años) ganan terreno y son ya aproximadamente el  30% de los consumidores de productos ecológicos.

La incorporación de líneas de productos ecológicos en grandes multinacionales alimentarias va a ser una constante en los próximos años

De hecho, los alimentos “bio” ya están, en mayor o menor medida, en muchos lineales de grandes superficies. Se habla ya de que en los próximos 10-15 años en Europa el consumidor solo va a demandar fruta y verdura que sea ecológica. España ostenta desde hace ya un par de años el puesto décimo en consumo a nivel mundial.

Queremos destacar el crecimiento de tendencias ovolactovegetarianas y veganas. Así como los superalimentos, los fermentados y los productos “sin” (sin lactosa, sin gluten, sin azúcares añadidos), habida cuenta de las alergias e intolerancias que ha creado la alimentación convencional. Y también aumentará el consumo de productos cosméticos certificados, así como los de higiene y limpieza.

Tiene que haber espacio para todos. El consumidor de productos ecológicos va a seguir multiplicándose. Las tiendas especializadas tienen su público. Y la gran distribución también. Hay lugar para todos. Ahora, eso sí, el que se duerma en los laureles, el que no sea dinámico y creativo, autocrítico y espabilado, sucumbirá. De hecho, ya está ocurriendo.

Alimentación ecológica: la ideología se convierte en negocio

Comercio “bio” on line

No tenemos datos de la cantidad de comercios online, lo que sí que es cierto es que la mayoría de comercios y empresas disponen ya de venta online. Es una obviedad que el mercado ecológico online sigue creciendo a buen ritmo, porque también sucede con los demás sectores y mercados. Y el mundo “bio” no es una excepción. Pero a diferencia de otros sectores, en el mundo “bio” crecen también otras fórmulas como son las cooperativas de consumo, los mercados semanales en muchas poblaciones, las ventas a pie de finca, el apadrinamiento de producciones…

Siguiendo con el tema de la venta online, un ejemplo de que se considera una buena estrategia de futuro en este sector es la reciente adquisición de la compañía de productos ecológicos online PlanetaHuerto por el grupo Carrefour, convirtiéndose en uno de los principales jugadores ecológicos online de España y Portugal. El gigante de la distribución francesa tiene la intención de crear un negocio de comercio electrónico ecológico líder en el mundo, para competir con Amazon.

La oportunidad requiere del apoyo de las administraciones

España es el quinto país con mayor número de industrias ecológicas en el mundo (7813). El valor de producción ecológica en origen se estima en unos 2.000 millones de euros. Somos, en consumo, el décimo mercado mundial de productos ecológicos. Aquí hemos avanzado notablemente en muy poco tiempo. Somos el cuarto mayor exportador mundial de productos ecológicos (895 millones de euros en 2017). Somos el primer productor mundial de aceite de oliva ecológico y de vino ecológico y el segundo productor mundial de cítricos ecológicos y de legumbres ecológicas. En cereales, el sexto, y el séptimo en hortalizas. El décimo productor en frutas ecológicas.

El 80% de los jóvenes agricultores que empiezan a trabajar a día de hoy lo hacen a través de la agricultura ecológica

Las administraciones llevan mucho tiempo evitando darle la importancia que realmente tiene a la producción ecológica, no solo como generadora de alimentos sanos, de solución para muchos problemas medioambientales, como política de creación de empleo…. ya es hora de que vayan despertando si queremos que nuestro país dé un salto cualitativo y cuantitativo de forma más rápida. El sector no pide tanto, de hecho la mejor política de apoyo a la producción ecológica sería la incentivación fiscal, la compra de alimentos ecológicos por parte de la Administración (compra pública: colegios, hospitales, etc.) y una decente campaña mediática que llegue a todos los estratos sociales…

Por otra parte la producción ecológica es la gran oportunidad para volver a poblar nuestro medio rural. Se estima que ya son más de 2 millones de hectáreas en ecológico, lo que sigue situando a España en el primer puesto europeo y el cuarto  mundial. El sector genera ya más de 85.000 puestos de trabajo, y abona un tejido económico descentralizado.

Por otra parte, el relevo generacional tan  imprescindible, para la continuidad de la producción agro-ganadera, delata que el 80% de los jóvenes agricultores que empiezan a trabajar a día de hoy lo hacen a través de la agricultura ecológica y además con una buena formación. Por otra parte, destaca el papel de la mujer empresaria, muy por encima de su papel en otros sectores de la economía.

Alimentación ecológica: la ideología se convierte en negocio

Hay esperanza

El sector ecológico está cambiando mucho y en muy poco tiempo. Sí, las grandes empresas y las grandes superficies han visto un nicho de mercado y se están introduciendo. Esto no tiene por qué ser negativo pero es complejo. No es bueno para el sector el hecho de que estas grandes empresas quieran funcionar en el sector “bio” como funcionan en el sector convencional, donde no hay la misma ética, los mismos conceptos, que funcionan en nuestro sector. El sector “bio” y su expansión son la punta de lanza de todo un cambio de paradigma que afecta a todos los ámbitos de nuestra vida (energía, salud, urbanismo, transporte, productos de higiene y cosmética, textil, construcción…) y que ya no hay nadie que lo pare y que ya ha llegado a todos los rincones de la Tierra. Para que las grandes empresas no acaben corrompiéndolo, tenemos que ser astutos.

Ni negar el proceso, ni dejarlo en sus manos. Hay que ser estrategas

Nosotros apostamos por el camino de en medio. Es decir, reconocer que este proceso se está dando y apoyarlo. Ahora bien, con la astucia de tener a las grandes empresas en un diálogo constante para que entiendan que este sector es diferente y que tiene unos códigos éticos que no pueden menospreciar. Podríamos tenerles lejos y dejarles funcionar a su manera pero, tarde y temprano, nos dejarían a un lado y lo corromperían todo. Es mucho mejor tenerles cerca, asesorarles, guiarles, y también vigilarles, llevarles a nuestro terreno. Diálogo, diálogo, diálogo. Que entiendan bien cómo funciona todo esto. Para que con ese proceso, que es imparable, todos salgamos beneficiados. Hay lugar para todos: tiendas pequeñas, grandes superficies, súpers ecológicos, cooperativas, ferias… Pero también hay que ser dinámico, creativo, y arriesgarse, no tener miedo… Hemos trabajado demasiado muchísimos años como para dejarlo todo ahora en manos de hombres/mujeres de negocios de traje y corbata. Tendamos puentes, acerquemos posturas, no seamos radicales en ningún sentido. Todo sigue estando por hacer.  Mostremos claramente nuestras cartas en el tablero y, quizás, todos ganemos la partida.

Así están las cosas en nuestro país. Una velocidad de vértigo a la que debemos saber, por un lado, adaptarnos, y, por otro lado, conservar los principios que nos han traído hasta aquí. Una tarea apasionante.

Autora: Ángeles Parra, Presidenta de la Asociación Vida Sana y Directora de BioCultura

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Febrero 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here