La desigualdad sigue siendo una de las barreras que más dificultan el desarrollo tanto social como mundial. Es una enorme injusticia que a pesar de que las mujeres están muy involucradas, su trabajo no esté tan reconocido y recompensado como debiera. El papel de la mujer en la agricultura ha aumentado con el tiempo por motivos de diversa índole, incluyendo factores como la migración y los conflictos.

Empoderar a las mujeres

Es importante tener en cuenta que las mujeres constituyen alrededor del 43% de la fuerza laboral agrícola en los países en vías de desarrollo, con grandes variaciones de país a país. Sin embargo, es una triste realidad que las mujeres tienen menos acceso a los recursos productivos, provocando así una importante brecha de género y por ende una gran desigualdad. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que cerrar la brecha de género en la agricultura podría reducir el número de personas desnutridas en 100-150 millones y aumentar la producción agrícola en los países en vías desarrollo entre 2,5 y 4%.

Entre el 60% y el 80% de la comida mundial está producida por mujeres

Es necesario que existan políticas e intervenciones positivas de género para las mujeres, sus familias y sus comunidades, para así mejorar necesidades básicas como la salud, el bienestar, la autonomía y la influencia de las mujeres, así como para mejorar la educación, al tiempo que se contribuye al crecimiento económico y al bien común de toda la sociedad. Para Fairtrade promover la igualdad e incidir en que las mujeres accedan a los beneficios por igual es una prioridad y una de nuestras líneas importantes de trabajo.

Por ello el enfoque de Fairtrade pretende abordar las relaciones desiguales de poder con el fin de promover tanto la igualdad como el empoderamiento de las mujeres. Y esto se logrará principalmente mediante el fortalecimiento del capital humano, social y financiero de la mujer. Este enfoque se alinea al mismo tiempo con el marco estratégico Fairtrade 2016-2020 enfocado a la actuación y ejecución y dirigido por la destacada teoría del cambio de Fairtrade. Además, adopta el marco del género en el trabajo y refleja las recomendaciones del informe de igualdad en la cosecha. La estrategia de género de Fairtrade busca promover la igualdad y el empoderamiento de las mujeres en las organizaciones de productores mediante la construcción de poder y autonomía tanto de mujeres como de niñas.

En el año 2015 Fairtrade revisó su estrategia de género para fomentar un enfoque de la perspectiva de género en todos los aspectos de nuestro trabajo. Por tanto, esta nueva estrategia ha adoptado una serie de enfoques estratégicos más específicos, así como los procesos técnicos e institucionales para lograr el objetivo fundamental de la igualdad además de tener presente que los estándares Fairtrade ya incluyen criterios que se han diseñado para evitar la desigualdad.

Justicia e igualdad real sin barreras

La estrategia tiene como objetivo principal ofrecer un enfoque transformador sobre la igualdad en el sistema Fairtrade. Los enfoques transformadores sobre la igualdad comparten una comprensión de la necesidad de ir más allá de la participación de las mujeres en las actividades e instituciones, sobre todo de cara a  desafiar los patrones y estructuras de género aceptados, con el objetivo de reequilibrar de forma permanente y profunda la desigual distribución del poder entre géneros.

fairtrade género mujeres

Fairtrade también reconoce que el género es una de las diversas variables que determinan las relaciones de poder y las desigualdades sociales que resultan de una red de factores contextuales, como la raza, clase, identidad religiosa o étnica. Además, también hay que tener en cuenta que las cuestiones sociales en las cadenas de producción agrícolas varían según la región, el país y el contexto local y que continúan evolucionando y se vuelven cada vez más complejas.

Hay muchos proyectos donde Fairtrade está  beneficiando directamente a mujeres, lo que permite cambios en la toma de decisiones y en las estructuras de poder en las  organizaciones de productores certificados y la mejora de las oportunidades económicas. Además algunas organizaciones de productores están llevando a cabo análisis de género y poniendo en práctica nuevos programas y políticas de igualdad. Pero si bien el enfoque de Fairtrade se centra principalmente en los cambios, las actitudes, las prácticas y las políticas en la producción agrícola y el comercio, hay que tener muy en cuenta que se requieren importantes transformaciones en ámbitos como la política y la sociedad. ç

Esta estrategia por tanto tiene como objetivo cerrar esta brecha y establecer un camino y un enfoque claro para el trabajo global de Fairtrade sobre la igualdad, de cara tanto al marco estratégico como al alcance de los necesarios Objetivos de Desarrollo Sostenible y que puedan llegar a lograrse de una forma tangible y real.

En Fairtrade nos dedicamos a la igualdad y a que todas las personas obtengan una justicia e igualdad real sin barreras

Lograr igualdad de género en la agricultura significa empoderar a los productores y trabajadores para construir comunidades donde todos se sienten respetados y valorados por igual. Y uno de nuestros objetivos siempre ha sido el empoderamiento de la mujer en los países en vías de desarrollo. El 8 de marzo es una fecha muy destacada que conmemora a todas las mujeres del mundo, en la que se recuerda lo que se ha conseguido pero también es muy importante reflexionar sobre el largo camino que aún nos queda para que exista una igualdad real entre mujeres y hombres.

Autora: Paula Mª Pérez Blanco/ Responsable Comunicación Fairtrade Ibérica I Periodista Especializada en Periodismo Cultural | www.sellocomerciojusto.org

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Marzo 2019

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here