Desde la década de 1960, la Política Agrícola Común (PAC) es el principal mecanismo de apoyo a los agricultores de la Unión Europea (UE). Los salarios medios de los agricultores continúan disminuyendo y los precios de los alimentos siguen siendo volátiles, por lo que el apoyo continuado a un sector que sufre es fundamental: con algunas excepciones. 

¿Cómo recompensar a los agricultores por proporcionar bienes públicos?
Manifestación en Alemania por una agricultura más sostenible y justa

La política agrícola común actual en Europa (PAC)

Desde su creación, la PAC ha sufrido importantes reformas. La creación del Desarrollo Rural (pilar segundo de la PAC) ha sido crucial para el desarrollo de la agricultura ecológica y otras prácticas agrícolas sostenibles. Sin embargo, aún se necesitan cambios importantes para modernizar la agricultura europea.

El principal reto es que la PAC actual sirve principalmente de red de seguridad en forma de pagos directos para garantizar a los agricultores un ingreso básico. Estos pagos representan casi el 75% del presupuesto de la PAC. Los pagos directos se hacen a los agricultores por cumplir los requisitos mínimos de la política para las buenas condiciones agrícolas y ambientales (GAEC). En cambio, este dinero debería orientarse a cumplir retos sociales y presupuestarios urgentes. Al mismo tiempo, el presupuesto de las medidas agroambientales voluntarias – medidas que mejoren el medio ambiente a través de determinadas prácticas agrícolas – permanecen reducidos. Esto proporciona pocos incentivos a los agricultores para implementar prácticas agrícolas que benefician el clima y el medio ambiente.

¿Por qué necesitamos una nueva PAC?

El sector agrícola de Europa se encuentra en un punto decisivo. La población activa en las comunidades rurales está disminuyendo en toda la UE. Los aguaceros y las inundaciones cada vez son más frecuentes, ya que los agricultores se enfrentan a un clima cambiante. Las décadas de agricultura intensiva tienen un efecto duradero en la calidad del suelo, el agua y la biodiversidad. Los consumidores exigen cada vez más mejor comida y más saludable que respete el bienestar de los trabajadores agrícolas y de los animales. La PAC actual se basa en el cumplimiento de los requisitos mínimos obligatorios para recibir pagos directos que dificultan el desarrollo de prácticas sostenibles. Además, aumenta artificialmente los precios de la tierra en toda la UE, dificultando el acceso a la tierra para los agricultores nuevos y jóvenes.

En este contexto difícil, la PAC debe evolucionar para satisfacer las expectativas de millones de ciudadanos, tanto dentro como fuera de la Unión Europea. Europa necesita un cambio de paradigma hacia una PAC que compense a los agricultores por ofrecer alimentos buenos y saludables, así como por ser los cuidadores de bienes públicos como el aire limpio, el agua y el suelo, el retorno de la biodiversidad local, las propias comunidades rurales y los paisajes conservados.

Los agricultores deben estar en el centro de esta transformación y deberían ser animados a tomar la iniciativa. Son los que tienen conocimientos prácticos y experiencia esenciales y liderarán la transición hacia la sostenibilidad con el apoyo de asesores profesionales y medidas voluntarias. La agricultura orgánica puede contribuir de manera decisiva a un sector agroalimentario sostenible, satisfaciendo las preferencias de los ciudadanos. Sin embargo, una conversión a gran escala a nivel orgánico sólo es posible si la ambición de la PAC se revisa al alza, permitiendo que más agricultores hagan los esfuerzos y las inversiones adicionales necesarios.

pac cap agricultura ecologica produccion bio sosteniblidad agroecologia bienes publicos

¿Como debería ser la nueva PAC?

La nueva PAC debería basarse en la propuesta de la Comisión de junio de 2018, incluido el llamado “Nuevo Modelo de Entrega”. Debería ir más allá de esta propuesta, equilibrando las ambiciones ambientales con un marco basado en resultados flexible y robusto. Los funcionarios de la UE deberían colaborar estrechamente con los ministerios nacionales y las administraciones regionales para diseñar y gestionar una PAC que proporcione lo que los agricultores y los ciudadanos necesitan.

Otorgar más flexibilidad a los Estados miembros y las regiones en el diseño de sus propios planes y medidas estratégicas puede ayudar a adaptar la PAC a las realidades locales

Orientada a los resultados

Introducir un nuevo modelo de entrega basado en resultados de toda la UE es un cambio importante. El sistema basado en la gestión actual centraliza el poder en la Comisión Europea, mientras que el sistema propuesto pasará a un sistema descentralizado y flexible que dé más poder a los países y regiones para diseñar sus medidas según sus necesidades específicas. Otorgar más flexibilidad a los Estados miembros y las regiones en el diseño de sus propios planes y medidas estratégicas puede ayudar a adaptar la PAC a las realidades locales. Sin embargo, este enfoque sólo puede tener éxito en el marco de una gobernanza sólida y común para evitar fragmentar el sector agrícola de la UE. Los tres objetivos específicos sobre el medio ambiente en la PAC deberían ser más detallados para incluir el secuestro de carbono orgánico, la agricultura ecológica y la agroecología.

Los indicadores que se utilizan para medir los objetivos ambientales, sociales y económicos de la PAC deben vincularse al máximo a los impactos reales. Esto garantizará que se hagan pagos para medidas que tengan un efecto real sobre el terreno. Además, la lista de indicadores de la PAC se debería evaluar y complementar de forma continuada, al tiempo que se garantiza una gestión y control transparentes. Durante la fase de diseño de sus planes estratégicos de la PAC, los Estados miembros también deberían exigir que analizaran la salud de su sector de agricultura ecológica, lo que les permitirá elaborar estrategias para su posterior desarrollo en la próxima PAC. Finalmente, se debería pedir a los Estados miembros incluir un proceso de consulta con las partes interesadas nacionales como elemento esencial de sus Planes Estratégicos de la PAC.

pac cap agricultura ecologica produccion bio sosteniblidad agroecologia bienes publicos

Abordar las causas en lugar de tratar los síntomas

La revisión de la PAC debería priorizar los agricultores que otorgan bienes públicos. La experiencia de un “greening” en el primer pilar de la PAC actual muestra que las medidas de sostenibilidad reducidas no pueden abordar las graves crisis medioambientales y climáticas a las que se enfrenta Europa. Al sur de la UE, se están erosionando anualmente millones de hectáreas de suelo. En la UE, la calidad del agua del norte sigue siendo pobre y saturada de nitratos. Ha llegado el momento de hacer cambios reales en nuestra manera de cultivar. Los Estados miembros deberían aprovechar las oportunidades que ofrece el Nuevo Modelo de Entrega flexible y centrarse en los retos medioambientales a los que se enfrentan.

El bienestar de los animales también debería tener un papel más importante en la nueva PAC mediante la inclusión de la misma en los esquemas ecológicos del pilar primero. Esto puede aumentar la coherencia y la aceptación social de los programas ambientales, ya que cada vez más europeos piden un trato más justo a los animales.

Es imprescindible dejar atrás la lógica de los ingresos perdidos que prevalecen en la PAC porque frena la entrega de bienes públicos. En cambio, es importante permitir a los Estados miembros ofrecer primas atractivas a través de Eco-esquemas y Agro-ambientales para los agricultores que quieran hacer más para el medio ambiente y el clima.

Los responsables políticos deberían aprovechar la oportunidad para ser ambiciosos y desarrollar la agricultura ecológica y enfoques agroecológicos innovadores

Evitar una carrera a la baja

El aumento de la flexibilidad de la PAC se debe contrarrestar con unas garantías comunes fuertes. Evitar una carrera a la baja en los estándares sociales y medioambientales de los Estados miembros que puedan intentar maximizar la competitividad de su propio sector agrícola es importante. La “racionalización” ambiciosa de al menos el 70% del presupuesto de la PAC en ambos pilares permite evitar una espiral descendente para el clima y el medio ambiente. Los eco-esquemas deberían ser mejor definidos, favoreciendo los sistemas agrícolas que proporcionen múltiples objetivos, incluida la agricultura ecológica. Además, se ha de mantener y reforzar el principio de “no reincidir” que garantice que los Estados miembros no puedan recuperar las medidas o ambiciones medioambientales existentes. Finalmente, la nueva PAC debería referirse claramente a la legislación ambiental de la UE, como la Directiva Marco del Agua, la Directiva sobre Hábitats y el Reglamento Orgánico.

Conclusión

Las necesidades del sector agrícola son claras y también las demandas de los ciudadanos. Europa tiene amplios recursos en el presupuesto de la PAC y en forma de conocimiento y experiencia de los agricultores. Es hora de capitalizar estas capacidades creando una nueva PAC basada en la propuesta de la Comisión que premie el espíritu emprendedor de los agricultores para entregar bienes públicos a la sociedad. Los responsables políticos deberían aprovechar la oportunidad para ser ambiciosos y desarrollar la agricultura ecológica y enfoques agroecológicos innovadores. El sector agrícola de Europa sólo puede mantenerse fuerte y competitivo en las próximas décadas liderando la transición verde.

Autor: Eduardo Cuoco, director de IFOAM EU

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Septiembre 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here