14 ciudades del mundo se han comprometido a mejorar y preservar la salud de los ciudadanos y del planeta, firmando la Declaración ‘Ciudades Bien Alimentadas‘, que promueve la alimentación sostenible, en una cumbre de alcaldías en Copenhague (Dinamarca).

14 ciudades apuestan por la alimentación sostenible

Los alcaldes trabajarán codo con codo con la ciudadanía para lograr extender por toda la sociedad la “dieta de salud planetaria” antes de 2030: una dieta que incluye alimentos equilibrados y nutritivos, y que tiene en cuenta la cultura, geografía y demografía de la ciudadanía. Usarán su capacidad de decisión sobre las adquisiciones para cambiar el tipo de comida que compran las ciudades e introducir políticas que hagan que los alimentos saludables, deliciosos y bajos en emisiones de carbono sean asequibles y accesibles para todo el mundo. Reducirán además la pérdida y el desperdicio de comida en un 50% respecto a las cifras de 2015.

Las 14 ciudades se han comprometido a reducir el consumo de carne a 300 gramos por persona a la semana para combatir la emergencia climática. Y lo pretenden conseguir reduciendo la carne servida en las instituciones públicas y alinear sus compras para adoptar en 2030 una dieta de «salud planetaria», rica en alimentos de origen vegetal y con menos alimentos de origen animal -procedentes, de forma ideal, de la agricultura y ganadería ecológicas-

La única ciudad española del listado es Barcelona, a pesar de que España es el segundo país europeo con mayor consumo de carne por persona y año. El resto de ciudades que han firmado la Declaración son Copenhague, Guadalajara, Lima, Londres, Los Ángeles, Milán, Oslo, París, Ciudad Quezón, Seúl, Estocolmo, Tokio y Toronto. Este compromiso se llevó a cabo durante la Cumbre Mundial de Alcaldes C40 en Copenhague.

Los firmantes se han comprometido a reducir el consumo de carne a 300 gramos por persona a la semana

El sistema de alimentación global es una importante fuente de emisiones de gases de efecto invernadero y es responsable de aproximadamente un cuarto de las emisiones que han provocado la emergencia climática global.

Una investigación de Ciudades C40 publicada en junio de 2019 reveló que la comida es una de las principales fuentes de emisiones debidas al consumo en las ciudades. Mantener una dieta sostenible y evitar el desperdicio de comida podría reducir las emisiones de gas invernadero provocadas por la comida que ingerimos en más de un 60%, según un estudio de Ciudades C40. Un estudio de la comisión EAT-Lancet publicado en enero de 2019 descubrió que, si se adopta a nivel internacional, la “dieta de salud planetaria” reduciría las emisiones de forma dramática, proporcionaría una dieta equilibrada y nutritiva a 10 mil millones de personas y salvaría 11 millones de vidas al año.

Con el aumento de la población urbana en las ciudades de todo el mundo, se espera que el 80% de todos los alimentos producidos en el mundo se consuman en las ciudades para el año 2050, y debido a que la inseguridad alimentaria y el aumento de la obesidad son problemas cada vez más urbanos, las alcaldías reconocen el imperativo de actuar en interés de sus ciudadanos.

Más información en www.c40.org/

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Octubre 2019

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here