La capital de España celebró a finales de noviembre el primer año de su zona de bajas emisiones (ZBE) Madrid Central con una reducción histórica de la contaminación generalizada en la ciudad, según un informe de Ecologistas en Acción.

Madrid Central consigue una reducción histórica de contaminación en la ciudad

En este primer año de funcionamiento, la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) se ha reducido un 20% respecto a la medida histórica del área, lo que la consolidaría como la zona de bajas emisiones más eficiente de Europa, la que más ha conseguido rebajar los niveles de contaminación por el momento (a la espera de lo que ocurra en los próximos meses con la ULEZ de Londres). Si esta tendencia se mantiene en diciembre, por primera vez desde que se registran estos datos, la zona centro de Madrid no incumpliría los límites legales de gases contaminantes.

La reducción de la contaminación beneficia mucho más allá de los escasos 5 km² de Madrid Central: la concentración de NO2 baja en 21 de las 24 estaciones de medición de la ciudad respecto a años anteriores. La estación de Plaza del Carmen (la que está dentro de Madrid Central), encabeza la reducción de emisiones, a pesar de haber sido hasta la entrada de la ZBE una de las que más contaminación registraban. Solo dos estaciones, alejadas de Madrid Central e influidas por el tráfico periférico (Ensanche de Vallecas y Juan Carlos I), registran un ligero aumento de NO2. Esto confirma que, lejos de producirse el efecto frontera que señalaba el actual Gobierno municipal, se produce lo contrario, un efecto contagio: el tráfico y la contaminación han disminuido de manera general en Madrid en este primer año de Madrid Central.

Si los datos no empeoran mucho en diciembre, Madrid estaría en la senda de conseguir cumplir con los límites legales contaminación: de momento solo las estaciones de Plaza Elíptica y Escuelas Aguirre superan el Valor Límite Anual de NO2 (40 µg/m³), cuando normalmente lo hacen entre seis y dieciocho estaciones.

Sin embargo, conseguir mantener los datos hasta final de año no será fácil: diciembre es uno de los meses en los que más episodios de contaminación se producen. Es debido a la combinación de bajas temperaturas y situación anticiclónica que generan la inversión térmica (que impide que ascienda el aire contaminado). Para prevenir estos episodios, el Ayuntamiento de Madrid debería poner en marcha medidas adicionales de restricción del tráfico aprovechando la celebración de la COP y la Navidad.

A pesar de los intentos del actual Gobierno municipal del alcalde José Luis Martínez-Almeida por eliminar la ZBE, la medida se ha mantenido activa prácticamente todo el año.  Ecologistas en Acción recuerda que nada más tomar posesión la nueva corporación impuso una moratoria de las multas de Madrid Central que fue anulada cautelarmente, y más tarde definitivamente, por varios jueces tras los recursos interpuestos por Ecologistas en Acción y otras organizaciones. Además, la nueva corporación municipal presentó en octubre el avance del plan Madrid 360, que ha generado confusión entre la ciudadanía y ha restado efectividad a Madrid Central, prometiendo futuras medidas para incrementar el uso del coche.

Juan Bárcena, responsable de calidad del aire de Ecologistas en Acción, ha señalado que “Madrid Central es eficiente pero no suficiente. Necesitamos más Madrid Central, y sobre todo medidas que incidan en el el tráfico entre la periferia y el área metropolitana como carriles-bus en las autovías de acceso o una ampliación notable del área de la ZBE, acompañada de una mejora y ampliación de la red de cercanías”.

Fuente: Ecologistas en Acción

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Diciembre 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here