Gracias al sol podemos sintetizar vitamina D, encargada de elevar nuestro estado de ánimo, de combatir la depresión y de estimular el funcionamiento del sistema inmunológico. Además, favorece que nuestros huesos y dientes permanezcan sanos, al mismo tiempo que mejora el estado general de nuestra piel.

El sol moderado como fuente de salud

Pero como casi todo en esta vida, la virtud se encuentra en el punto medio. Tras la ferviente moda de broncearnos a toda costa, llegaron el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro. Por eso ahora le tenemos miedo. A pesar de que España puede presumir de contar con muchas horas de sol, el 40% de los jóvenes y el 57% de los ancianos tienen déficit de vitamina D.

¿Cómo debemos tomar el sol?

Lo más importante es saber que nuestra piel nunca debe llegar a enrojecerse. Cuando esto ocurre, debemos tomarlo como una señal de alarma. Nos hemos expuesto demasiado y estamos poniendo en riesgo nuestra salud.

Cada persona tendrá una tolerancia diferente. Dependerá del fototipo, de la edad, del grosor de su piel, de la intensidad del sol, la localización geográfica, o incluso si se trata con algún medicamento oral o tópico que pueda causar fotosensibilidad. Bajo el mismo sol, algunas personas pueden quemarse en 5 minutos, otras en 60.

Tras la ferviente moda de broncearnos a toda costa, llegaron el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro

Para poder asegurar una síntesis óptima de vitamina D, debemos tomar el sol sin protección solar y con la máxima superficie de piel expuesta, a excepción del rostro y del escote. Aunque el sol moderado puede ser beneficioso, también es la primera causa de envejecimiento prematuro de la piel, así que en estas zonas más finas y sensibles, y que además suelen estar siempre expuestas, procuraremos extremar los cuidados utilizando siempre una buena protección solar.

¿Para qué sirve el protector solar?

Sirve para alargar estancias al sol, para cuando para nuestro organismo ya es suficiente. Imaginemos que toleramos el sol sin quemarnos durante 15 minutos, pero queremos estar en la playa dos horas. Antes de que transcurran los 15 primeros minutos debemos asegurarnos de que tenemos puesto nuestro protector solar.

¿Qué factor de protección solar (FPS) necesito?

El FPS nos indica durante cuánto tiempo estará protegida nuestra piel frente al sol. La fórmula es la siguiente:

Tiempo que tu piel puede estar al sol sin protección solar y sin quemarse X FPS = Minutos protegida del sol

Por ejemplo, si tu piel se quemaría a los 10 minutos, si utilizaras un FPS 15, multiplicaríamos 10×15 para saber que podrías estar unos 150 minutos al sol. Aunque esta ecuación no es del todo exacta. El sudor y el agua reducen la efectividad del protector solar en un 50%, así que lo más prudente es renovarlo con frecuencia.

A pesar de que España puede presumir de contar con muchas horas de sol, el 40% de los jóvenes y el 57% de los ancianos tienen déficit de vitamina D

Tipos de protectores solares

Existen tres tipos: los químicos, los ecológicos y los físicos.

  • La mayoría de químicos no solo son perjudiciales para nuestro organismo, sino también para el medio ambiente.
  • Los ecológicos son antioxidantes que evitan la formación de radicales libres y potencian el subsistema inmunológico cutáneo. Resultan muy interesantes como método preventivo para el envejecimiento prematuro de la piel. Son los aceites, -en especial el de burití, zanahoria y frambuesa,- mantecas, y las vitaminas C y E. Pero no resultan suficientes si vamos a exponernos más de lo que nuestra piel toleraría de forma natural.
  • Los físicos utilizan óxido de zinc y dióxido de titanio, los encontramos ampliamente en marcas de protectores solares ecológicos certificados. Estos sí nos permiten alargar de forma segura nuestra estancia al sol.

Autora: Victoria Moradell, Licenciada en periodismo, máster en dermofarmacia y formulación cosmética.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Junio 2020

1 Comentario

  1. Ciertamente la cuarentena nos alejó del sol, con su respectiva consecuencua en cuanto a los niveles de vitamina D.

    Ahora que poco a poco flexibilizan la cuarentena, es hora de salir a la calle y tomar algo de sol, y el beneficio de socializar nuevamente también

    Saludos desde Caracas

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here