Hoy en día se está dando mucha importancia a la alimentación. Existe una creencia generalizada de que somos lo que comemos. Esta cultura habla de lo malo que es el azúcar blanco, la leche, los pesticidas en los alimentos y un largo etcétera, pero no del agua, de esta apenas sabemos nada o no le damos la importancia que se merece.

La vital importancia del agua en nuestra vida

En numerosas ocasiones no somos conscientes de la calidad de nuestro agua, si lleva cloro o no o si se encuentra envasada en plásticos que emiten tóxicos.

Nuestro cuerpo está compuesto aproximadamente por un 70% de agua, por lo que debemos ser conscientes de la vital importancia del agua en nuestras vidas.

Analizar la calidad del agua no se reduce simplemente a calificar su sabor o la carencia de cloro. Existen numerosos tóxicos en el agua que afectan directamente a nuestra salud y que debemos tener muy en cuenta a la hora de demandar un agua de calidad, un agua saludable.

Tres de los tóxicos más peligrosos son:

  • Disruptores endocrinos que emiten los plásticos. Estos son sustancias químicas, ajenas al cuerpo humano pero con capacidad de alterar nuestro equilibrio hormonal. El más popular o conocido es el bpa o bisphenol A, pero existen muchos más tóxicos igual de peligrosos: esbo, ftalatos, antimonio, etc.
  • Trihalometanos. Son compuestos resultantes de la combinación del cloro del agua de grifo con otros materiales en suspensión. Un estudio realizado por el ISG perteneciente a la Universidad de Barcelona demuestra que en nuestro país los casos de cáncer de vejiga han aumentado considerablemente debido a la acción de los trihalometanos.
  • Resinas de intercambio iónico. Su función es ablandar el agua. Estas resinas son compuestos químicos derivados del petróleo. Las que más se utilizan están hechas de un copolímero de estireno que se entrelaza mediante el divinilbenceno. El periodista ambiental Carlos de Prada nos habla en su libro, Hogar sin tóxicos, acerca del estireno y el benzeno. Estos elementos propician el aparecimiento de deterioro cognitivo, infartos, hígado graso, anomalías espermáticas, leucemias en personas adultas y varios tipos de cáncer (mama, pulmón, páncreas…). Además estas resinas le quitan al agua elementos vitales como el calcio y el magnesio, cambiando sus iones por sodio.

Las cañerías por las que pasa el agua también son importantes ya que pueden transportar metales pesados como por ejemplo el plomo.

No sólo debemos protegernos de estos tóxicos (cloro, metales pesados, trihalomentanos…) dentro de nuestro vaso o botella, sino también en nuestra ducha, donde nuestro organismo los absorbe por medio del contacto dérmico.

La vital importancia del agua en nuestras vidas

Asimismo, no sólo es importante un agua libre de tóxicos sino que su nivel de pH también es una cuestión fundamental. Lo idóneo es que sea un agua alcalina (pH 9), ya que nos ayudará a neutralizar los ácidos de nuestro estresante estilo de vida.

Un altísimo porcentaje de la población tiene un pH ácido. Los expertos lo denominan como una patología: acidosis metabólica leve. Lo más conveniente es tratar de corregirla lo antes posible, ayudándonos de una alimentación y agua alcalinas, pues los efectos de esta patología a medio plazo afectan gravemente a nuestra salud. Cuanto mayor es el nivel de alcalinidad en el agua mayor es el aporte de oxígeno. Este elemento es clave para una óptima salud.

En cuanto al agua, esta debe ser rica en calcio, magnesio y potasio, y lo más pobre posible en sodio, para evitar los cálculos renales. En el siguiente estudio de La Fundación Puigvert, el Servicio de Urología nos habla de la litiasis (piedras en la vesícula o en el riñón) y cómo se puede prevenir y mejorar dicha patología con la ingesta de agua alcalina rica en calcio y magnesio, pero libre de sodio.

La vital importancia del agua en nuestra vida

El último factor a mencionar es la oxidación a la que estamos sometidos a través de los radicales libres. La contaminación; la alimentación, en su mayoría ácida: carnes, harinas, procesados, fritos, etc; la falta de descanso, el estrés, entre otros, son factores que nos oxidan día tras día. Por ello debemos tratar de equilibrar nuestro organismo con una buena alimentación antioxidante y un agua altamente ionizada y rica en hidrógeno molecular.

Numerosos estudios científicos, entidades de prestigio, nutricionistas y otros expertos de la salud defienden un estilo de vida saludable, alcalino y antioxidante.

Para más información, visita www.alkanatur.com

  • Obtén un 10% de descuento al realizar tu compra con el código: BIOECO4547

Artículo patrocinado. 

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Septiembre 2020

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here