Conseguir la eterna juventud, lograr la inmortalidad, es un anhelo de los seres humanos desde los albores de la humanidad. Desde el principio de los tiempos las personas están buscando frenar el envejecimiento y mantenerse jóvenes durante el máximo tiempo posible. A este objetivo la ciencia se entrega en cuerpo y alma. Invierten ingentes cantidades de recursos para poder lograrlo.

Alimentos que envejecen

La ciencia es optimista. Pronostica que no pasará mucho tiempo en que viviremos por encima de los 100 años, tal vez 120, incluso se aventuran a dar la cifra de 140 años como esperanza de una vida larga y saludable.

Mientras que los avances científicos llegan y se consigue el elixir de la eterna juventud, nuestra alimentación puede trabajar ralentizando el reloj biológico que controla el envejecimiento del organismo. Los alimentos que ingerimos, tanto en su cantidad como en calidad, condicionan nuestra vida de tal forma que pueden alargarla o reducirla hasta quitárnosla.

Los malos hábitos, la alimentación hipercalórica y el sedentarismo son la combinación perfecta para envejecer de forma acelerada

No sólo la genética y el paso del tiempo son causantes del envejecimiento

Hay alimentos que lo potencian y aceleran, que afectan directamente al organismo, lo van envejeciendo por dentro y por fuera inexorablemente. Somos lo que comemos.

Tan importante es el número de calorías que consumimos como su procedencia. Alimentos como los azúcares, las grasas trans, la sal, el café, las carnes rojas, los carbohidratos simples y el alcohol son enemigos de la salud ya que causan el envejecimiento del organismo.

  • Los azúcares producen vejez acelerada, pérdida de memoria y deterioran la piel, produciendo arrugas.
  • Las grasas trans, abundantes en la comida procesada, son causantes de daño oxidativo celular y alteran la función mitocondrial de las células epiteliales.
  • La sal produce retención de líquidos e hinchazón y propicia las afecciones cardiovasculares.
  • El café acelera el proceso de envejecimiento, favorece la deshidratación y aumenta los niveles de cortisol, la hormona del estrés.
  • La carne roja causa el endurecimiento de los vasos sanguíneos ocasionando envejecimiento prematuro.
  • Los carbohidratos simples de índice glucémico alto favorecen el envejecimiento cerebral.
  • El alcohol empeora las condiciones de salud general causando una muerte celular prematura.

La receta para detener el envejecimiento es sencilla y sus resultados inmediatos

Basta con introducir cambios en nuestro estilo de vida, adoptar hábitos saludables y llevar una alimentación sana y equilibrada para conseguirlo.

Autor: Raúl Martínez, dietista-nutricionista y biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Septiembre 2020

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí