También llamadas verduras del mar, las algas son un alimento relativamente desconocido. El consumo de algas, lejos de ser una moda, viene de muy lejos. Desde hace siglos sus propiedades y beneficios son conocidos en oriente, sobre todo en China, Japón o Corea.

Cómo incluir algas en el día a día

Su riqueza en minerales y algunas vitaminas como la A, B, C D3, E y K las convierten en un alimento muy interesante. Al igual que entre las verduras terrestres, existen gran cantidad de variedades, con sabores, texturas, colores y características diferentes.

En la mayoría de los casos, requieren de un remojo previo, tras el cual algunas variedades se pueden consumir como el wakame o la dulse mientras que la kombu, espagueti de mar, cochayuyo o agar agar deberán cocinarse.

La manera más sencilla de incorporar algunas algas en nuestros platos es remojadas y cocinadas 10 o 15 minutos para incorporarlas en ensaladas

Comienza por una pequeña cantidad si no es tu costumbre. Puedes aprovechar y cocinar algo más de cantidad para varias veces, así no tendrás que remojar y hervir en cada ocasión.

Tanto el alga nori como el alga dulse, son perfectas para añadir en copos finos como topping en nuestras sopas y cremas. Aportan un toque sabroso, salado y marino.

Si prefieres algas con más cuerpo y firmeza, puedes usar wakame en tiras o arame en los salteados de verdura. El alga cochayuyo es totalmente diferente a las demás. Mucho más gruesa, consistente y de interior algo gelatinoso, tiene un sabor suave y una textura que puede recordar a las setas. Picada en trozos grandes es perfecta en estofados y guisos. Añádela en los 15 o 20 minutos finales de la cocción del plato para que quede tierna, pero sin deshacerse.

Si hay un plato por excelencia que contiene algas es el sushi. Para enrollar el arroz se usan hojas de alga nori. No es necesario cocinarla, de sabor profundo, es perfecta para acompañar platos de arroz, tanto en copos por encima como para preparar los makis de sushi.

Otra manera muy sencilla de tomar estas verduras marinas es en tempura. Prepara tu masa de siempre y sumerge unas tiras de espagueti de mar, previamente remojada y bien escurrida, y fríela en abundante aceite. El resultado es espectacular.

Por último, un caso diferente es el agar agar. Con un sabor neutro y transparente, lo que nos aporta es textura en los platos. Si se cocina en un líquido se deshace por completo y al enfriarse se endurece igual que si fuera gelatina. Es una alternativa ideal para veganos.

Autores: Iván Iglesias, Experto universitario en Nutrición y Dietética y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Septiembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here