Posiblemente el año 2020 sea un año que queramos todos dejar atrás, hemos sufrido las consecuencias económicas y sociales por vernos afectados por una pandemia a nivel global; tenemos que ser optimistas y sacar la parte positiva de lo que hemos tenido que vivir. Aún así, si podemos sacar algo positivo es la apuesta y el compromiso con la sostenibilidad y el comercio justo.

Un año para cambiar el futuro: sostenibilidad y comercio justo

Sostenibilidad y comercio justo

A veces es difícil ser positivo ante unas situaciones tan inesperadas como las vividas durante estos últimos meses. Y si hay algo positivo que nos ha traído esta situación desconocida para la mayoría de nosotros, ha sido el aumento de la solidaridad el sentido de la responsabilidad, así como la apuesta decidida por la sostenibilidad de las personas y el planeta. Este aumento de responsabilidad lo hemos podido todos percibir, tanto a nivel de consumidores y empresas, como de los gobiernos; afectando de esta manera a toda la sociedad en general. Ahora, somos un poco más solidarios con las personas que nos rodean, y también un poco más responsables de nuestros actos de compra, y, además, estamos en un momento muy relevante en el que las empresas mantienen firme su compromiso con la sostenibilidad

Por ello, es importante aprovechar esta corriente para hacer del planeta un lugar más sostenible para las personas y para el medio ambiente. Desde la certificación de Comercio Justo Fairtrade llevamos más de 25 años a nivel internacional, y 15 años a nivel local trabajando tanto con las instituciones, como con empresas y consumidores para fomentar el consumo de productos de Comercio Justo y con ello, poder generar un movimiento global de cambio hacia la sostenibilidad y la responsabilidad.

2020: año de cambio

Durante estos últimos 15 años hemos vivido distintas etapas que han hecho que, a día de hoy, estemos viviendo en el año 2020 un movimiento de cambio histórico. Tenemos ahora más que nunca la oportunidad de poder cambiar las condiciones de trabajo y conseguir una vida digna para los productores. Pero no solo de los productores sino también del comercio local que vende los productos certificados, de los consumidores que los compra, de nuestros seguidores que nos apoyan de diversas formas y a través de distintos medios, de las empresas que apuestan por la sostenibilidad e incluso de los gobernantes que legislan nuestro futuro. Y al igual que trabajamos con tres pilares fundamentales de forma transversal; lo económico, lo social y lo medioambiental, también estamos ante un momento de cambio que afecta a todos los agentes de la sociedad moderna.

Créditos: Fairtrade Ibérica

Tenemos que dar a conocer nuestro trabajo, tenemos que ayudar a difundir los valores del Comercio Justo. Tenemos que dar ejemplo con el impacto que generamos; solo en el año 2019 enviamos más de 1,2 millones de € de ayuda directa a la red de productores a través de la prima Fairtrade. Seguimos trabajando intensamente para poder ampliar la gama de surtido de productos Fairtrade e incrementar las 1900 referencias de productos certificados que existen actualmente en España, así como superar los 130 millones de euros de venta conseguidos durante el año 2019.

Tenemos que hacer que el consumo responsable y sostenible no sea un valor diferencial sino un valor intrínseco a cualquier producto y a cualquier marca.

Nos quedan por hacer tantas cosas, que solo trabajándolas de forma transversal y conjunta podremos afrontar los desafíos que se nos presentan de cara al futuro. Un productor, una empresa o una organización como Fairtrade por sí sola no puede cambiar las dinámicas del planeta, pero con la suma de todos lo conseguiremos.

Ayúdanos a conseguir la sostenibilidad de manera global. Busca en tu establecimiento de compra de confianza productos con el sello de la certificación de Comercio Justo Fairtrade.

Créditos: Fairtrade Ibérica

Con el sello Fairtrade te garantizamos:

  • Que los productores reciben un precio justo por sus productos y no pierden dinero con su trabajo.
  • Que estamos trabajando para conseguir unos ingresos dignos.
  • Que las cooperativas productoras tendrán la oportunidad de poder decidir de forma democrática cómo quieren reinvertir su prima de desarrollo social.
  • Que ese producto lucha por la erradicación de la explotación infantil y por el empoderamiento de la mujer.
  • Además, luchamos por minimizar el impacto de la huella ecológica y trabajamos en conseguir una producción más sostenible.
  • La adecuación de las zonas de producción, el fomento del policultivo, la mejora de las técnicas de uso de agua, el uso de fertilizantes orgánicos, establecimiento de paneles solares, o la mejora de la productividad mediante técnicas de polinización con abejas, son solo algunos ejemplos de qué podemos conseguir consumiendo productos de Comercio Justo, y así tener entre todos un planeta más sostenible.

Así pues, el año 2020 no es un año de impacto, pero está siendo una clara enseñanza, de la que debemos aprender que solo de forma conjunta, y actuando tanto a nivel global, como local e implicando a todos los agentes de la sociedad, conseguiremos un mundo justo, un planeta sostenible y una economía más social.

  • Más información sobre Fairtrade Ibérica haciendo click aquí.

Autor: Álvaro Goicoechea, director Fairtrade Ibérica

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here