¿Cuál cree usted que es el país de Europa que tiene la creación de residuos municipales per cápita más alta? La respuesta le puede sorprender. Es Dinamarca, sus ciudadanos producen 777 kilos de residuos por persona cada año, en comparación con la media europea de 480 kilos. Otro país escandinavo, Noruega, ocupa el segundo lugar. Dado que Escandinavia está tan fuertemente asociada a todos los temas ecológicos y sostenibles, esto puede parecer contra-intuitivo. Pero si esta anomalía nórdica nos dice algo sobre el negocio desconcertantemente complejo de los envases, es que cabe esperar lo inesperado. El camino hacia los envases sostenibles es todavía muy largo.

Hacia los envases sostenibles

Un buen ejemplo es el caso de la decisión del supermercado británico Morrison de eliminar la envoltura de plástico de los pepinos, bajo la presión creciente de los consumidores y de los medios de comunicación. Parece que todo el mundo está de acuerdo en que el pepino retractilado es un ejemplo de libro de envase excesivo. Pero cuando, 18 meses después, Morrison examinó el efecto de haber desenvuelto sus pepinos, descubrió que había provocado un tercio más de desperdicio alimentario.

El vínculo directo entre el desperdicio de alimentos y los envases es lo que complica toda toma de decisiones en este ámbito. Las investigaciones de la organización benéfica WRAP muestran que los consumidores suelen expresar su preocupación por el envasado excesivo, pero tienen una conciencia limitada sobre el papel de los envases en la conservación de los alimentos. La realidad es que actualmente se consideran prioridades igualmente importantes reducir los envases y reducir el desperdicio alimentario.

Alternativas al plástico

Gran parte del foco actual en la innovación de envases se encuentra en el desarrollo de alternativas al plástico, especialmente en el ámbito de los materiales biodegradables y compostables. Como resultado, hemos visto como muchos grandes minoristas cambian a bolsas compostables. Pero la investigación publicada por la Universidad de Plymouth demuestra que, también aquí, el panorama es complicado. Los investigadores demostraron que las bolsas de transporte biodegradables permanecían completamente intactas (y funcionales) tres años después de haber sido sumergidas en el agua de mar o enterradas en el suelo. Muchas bolsas «compostables» sólo se biodegradan en las instalaciones de compostaje industrial, y son muy pocas las que ahí llegan. Al mismo tiempo, se sabe que las alternativas al plástico contaminan las instalaciones de reciclaje convencionales.

El vínculo directo entre el desperdicio de alimentos y los envases es lo que complica toda toma de decisiones en este ámbito

Por lo tanto, siguen las preguntas sobre la utilidad de los bioplásticos. ¿Es hacer un uso sensato de los recursos el cultivo de plantas de bioplástico (piénsese en la necesidad de desviar la tierra del uso alimentario), por ejemplo? ¿Qué pasa con la contaminación por el uso adicional de fertilizantes y pesticidas? Ahora bien, un número creciente de marcas ahora se proclama orgullosamente libre de plásticos. Alara Wholefoods, pionera de los cereales ecológicos con sede en Londres, por ejemplo, ha cambiado a un material 100% ‘compostable para el jardín’ fabricado con fibras vegetales y el distribuidor internacional de productos ecológicos Eosta también se ha trasladado «decisivamente a bioplásticos completamente compostables».

La reducción del plástico es otra estrategia clave

En el Reino Unido, el productor de yogur ecológico Yeo Valley fue uno de los primeros innovadores, desarrollando envases con paredes de plástico más finas y claras, reforzadas con una capa de papel reciclable que se arrancaba. Las oportunidades comerciales de innovación en esta área también evolucionan rápidamente.

Hay una oportunidad creciente de utilizar los envases para comunicar los valores de la marca

Mientras tanto, hay una oportunidad creciente de utilizar los envases para comunicar los valores de la marca y una de las tendencias más candentes en el comercio minorista de alimentos es el envasado libre. En los años setenta y ochenta, los contenedores de ingredientes a granel eran una característica básica de casi todas las tiendas de alimentos naturales. Ahora vuelven, y no sólo en negocios independientes pequeños. Las principales cadenas de supermercados alrededor del mundo también están probando zonas libres de envases y venta a granel. El supermercado británico Waitrose ha presentado recientemente su estación de recarga ‘Unpacked’. También se abren tiendas especializadas en residuos cero: Unverpact en Alemania, Unpackaged en Londres y la franquicia italiana Negozio Leggero. La prueba real de este modelo audaz e intransigente -en estas tiendas no envasan productos- será si los consumidores ven que es una propuesta práctica. Lamentablemente, un pionero de cero residuos, Ingredients con sede en Austin, Texas, tiró la toalla recientemente. Sus propietarios concluyeron (como Kermit): «Es difícil ser verde».

Autor: Jim Manson, Periodista

Nota editorial – La situación en España

En España, en los últimos años han aflorado las tiendas a granel, y hoy podemos encontrar más de 230 establecimientos a lo largo y ancho del territorio y más allá de Barcelona y Madrid, donde Gra de Gràcia o Yes Future en la ciudad condal y Unpacked Shop o Casa Terra son respectivamente algunas de las propuestas más destacadas. El directorio www.tiendasagranel.com de ‘Vivir sin plástico’ puede ser de utilidad para quien quiera buscar propuestas sostenibles y alternativas cerca de casa.

Con todo, el futuro de la sostenibilidad en los envases en España (y en el mundo) debe pasar por una apuesta de la gran distribución y el comercio especializado por envases con menor impacto ambiental y, sobre todo, con eficiencia. Y es probable que, en ocasiones, eficiencia signifique escapar del marketing sencillo y de social media. No por ser más reciclable habrá un menor impacto ambiental si el desperdicio afecta una parte importante de la producción. Y viceversa: el fin -como ese packaging práctico e impoluto o ese doy-pack para los cereales tan útil- no siempre justifica los medios.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here