Vivimos rodeados de plástico. El plástico está tan generalizado que no podemos evitar su contacto. Lo tenemos en nuestras casas, en los electrodomésticos, en los alimentos que consumimos, en los cosméticos que usamos, en los juguetes de nuestros hijos, en infinidad de productos de nuestra vida diaria como bolsas, utensilios y envoltorios. Es ubicuo. Hay tanto plástico a nuestro alrededor que respiramos miles de fragmentos y microfibras plásticas al día, lo que se denomina como microplástico.

Sumergidos en microplástico

¿Qué son los microplásticos?

Los plásticos se degradan y se descomponen en partículas más pequeñas que migran a través del aire y el agua. Producimos diminutas partículas y fibras de plástico con nuestras acciones diarias, cuando usamos los objetos plásticos de nuestros hogares, cuando ponemos la lavadora. Estos microplásticos de menos de un milímetro pasan al aire, llegan al suelo, a los ríos y mares, contaminándolos. Envenenan nuestra comida cuando entran en contacto con los alimentos que envuelven y protegen. Están en las bebidas, en los productos elaborados o en la sal marina. Debido a que estas pequeñas partículas están en el agua, en el aire, en el suelo y en los alimentos, es inevitable que también entren en nuestros cuerpos. Se calcula que consumimos unas 100.000 partículas de microplástico al año. Es un problema tan nuevo que no se sabe a ciencia cierta qué efectos tendrá sobre la salud, pero se intuyen. Vivir sumergidos en microplástico no augura nada bueno.

Peligros del microplástico para la salud

Conocemos cual es la problemática del plástico y cuáles son sus efectos sobre la salud. Los plásticos tienen como materia prima polímeros a los que se añaden aditivos y productos químicos peligrosos, que les dotan de propiedades particulares y prolongan su vida útil. Mediante estos aditivos químicos el plástico tiene color, mejora el rendimiento, resiste la degradación por radiación de luz ultravioleta, al moho, las bacterias y a la humedad. Son los que garantizan su capacidad de resistencia mecánica, térmica y eléctrica. Lo hacen prácticamente indestructible.

Tenemos motivos para estar preocupados por la salud. Conocemos los químicos tóxicos que se añaden al plástico y sabemos los efectos perjudiciales que tienen sobre el organismo. Se aditivan con sustancias como los policlorobifenilos (PCB), los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), con metales pesados, endurecedores como el bisfenol A (BPA) y plastificantes como los ftalatos. Una vez que estos químicos están dentro de nosotros, incluso en dosis bajas, los efectos son irreversibles.

Conocemos los químicos tóxicos que se añaden al plástico y sabemos los efectos perjudiciales que tienen sobre el organismo

Policlorobifenilos

Se sabe que los policlorobifenilos generan inmunotoxicidad, debilitando el sistema inmunológico. Producen cambios en las hormonas tiroideas y esteroideas, afectando a la función reproductiva. Está demostrado que los PCB causan cáncer.

Hidrocarburos aromáticos policíclicos

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos producen cefalea, náuseas, mareo, desorientación, confusión, inquietud, pérdida de consciencia y depresión respiratoria. La intoxicación por metales pesados provoca daño a órganos.

Bisfenol A

El bisfenol A es un disruptor endocrino. Su estructura molecular se asemeja a la estructura de los estrógenos naturales, y esta característica es la que le permite alterar el sistema endocrino. La exposición al bisfenol produce reducción de la fertilidad en hombres y mujeres.

Ftalatos

Se sabe que los ftalatos alteran las hormonas. Están asociados a la pérdida de la calidad del semen, causan daños en el ADN de los espermatozoides, reducen la producción de hormonas sexuales en hombres y causan infertilidad. La exposición prenatal a los ftalatos se relaciona con la disminución de testosterona en la descendencia masculina.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here