Las cápsulas de café de un solo uso han revolucionado el sector desde la década de los 90 del pasado siglo. Con ellas, en pocos segundos, y con una preparación rápida y fácil, obtenemos un café de calidad con un sabor y olor agradable.

123rf Limited©Dmitry Naumov
Cápsulas de café residuales. 123rf Limited©Dmitry Naumov

Las cápsulas de café son un problema medioambiental

Sin embargo, este hábito de consumo moderno ha generado un problema medioambiental: cada año se tiran en el mundo 7.000 millones de cápsulas que tardan en degradarse un mínimo de 100 años.

En España se consumen unos 14.000 millones de tazas de café al año, según datos de la International Coffee Organization. El consumo de este producto creció en el año 2018 por el auge de las cápsulas, tal y como revela el último Informe del Consumo Alimentario en España del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Según los últimos datos recogidos en el Cuaderno de Comercio Justo publicado en 2019 por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, en nuestro país, el consumo de café en cápsulas representaba el 15% de las ventas totales de café en 2016, pero generaba el 41% de los ingresos de la industria. El citado estudio apunta que esa sería la tendencia del futuro.

Gran parte de los ciudadanos cafeteros, bombardeados por el marketing, han incorporado las cápsulas de café de un solo uso a su rutina sin plantearse qué pasa con este producto de consumo diario después de tirarlo a la basura.

Cada año se tiran en el mundo 7.000 millones de cápsulas que tardan en degradarse un mínimo de 100 años

Ciclo de vida muy corto

Los envases monodosis de café -también de té, chocolate y leche- tienen un ciclo de vida muy corto y causan un consumo de recursos y generación de residuos innecesarios: seis gramos de café y tres gramos de envoltorio. No se pueden reciclar fácilmente porque están formados por una mezcla de plástico, aluminio y posos de la bebida. Así que para su correcto reciclaje se tienen que depositar en los puntos verdes o centros de recogida, no se pueden tirar en ningún otro contenedor. Las empresas han creado con estos productos un nuevo problema medioambiental, como ocurre con las toallitas húmedas.

Capsulas composatables

Las compañías líderes del sector, como el gigante suizo Nestlé (con sus marcas Nespresso y Nescafé Dolce Gusto) y la compañía estadounidense Keurig Dr Pepper, no quieren perder tan rentable negocio y trabajan para aumentar el reciclaje de las cápsulas. Nespresso, por ejemplo, tiene un sistema propio de recuperación de éstas para su posterior correcto reciclaje.

Pero el reciclaje es siempre la última opción para disminuir los residuos, la primera es reducirlos. Existen empresas que ofrecen productos más sostenibles como las cápsulas compostables desechables. Se trata de un producto que, como la materia orgánica, se degrada en un período corto de tiempo y se transforma en compost sin contaminar el medio natural. El sello OK compost de la certificadora TÜV Austria-Vinçotte garantiza que el material es realmente compostable y sigue la norma europea EN13432 y la EN14995. Si tus cápsulas están así certificadas, podrás echarlas al contenedor marrón.

La cooperativa Alternativa3 distribuye una selección de cafés en cápsula compostable en envases eco-friendly y de comercio justo con el sello Fairtrade

A finales de 2015, la compañía italiana Caffè Vergnano añadió a su oferta una cápsula compostable -Èspresso1882-, compatible con las máquinas de Nespresso. En España, desde 2017, la empresa Cafés Novell las ofrece compostables y ecológicas de diferentes variedades, también compatibles con cafeteras de la conocida marca de uso doméstico. Otra firma que presenta sus cápsulas biodegradables es Café Ético, la filial de Ethical Coffee Company, fundada por el exdirector general de Nespresso Jean-Paul Galliard, en 2008. Están elaboradas a partir de fibras de origen vegetal. Por su parte, la cooperativa Alternativa3 distribuye una selección de cafés en cápsula compostable en envases eco-friendly y de comercio justo con el sello Fairtrade.

Cápsulas de plástico biodegradable

Por otro lado, podemos encontrar en el mercado las cápsulas de plástico biodegradable. Éstas no contienen aluminio y garantizan que el plástico (polipropileno) se descompondrá en unos años: el tiempo necesario varía según la composición del material y las condiciones del entorno como la temperatura y la humedad. Estos productos van certificados con el sello Ok Biodegradable, que determina el tiempo necesario para la biodegradación y el entorno necesario para que se puedan descomponer, de la ya citada entidad certificadora TÜV Austria-Vinçotte, de acuerdo con las normativas europeas sobre biodegradabilidad de plásticos como la EN14987 y la ISO 17556.

123rf Limited©Maxim Cristalov

A la hora de decidirse por una marca u otra, hay que fijarse bien en las etiquetas, puesto que muchas empresas utilizan palabras como biodegradable y/o compostable como reclamo comercial. Tampoco hay que confundir las cápsulas compostables con las biodegradables porque si bien ambas se desintegran y se descomponen, solo las primeras lo hacen en un período de tiempo breve (el 90% en menos de seis meses) y se convierten en ‘compost’ que puede emplearse como abono orgánico para la agricultura y la jardinería.

Cápsulas reutilizables

Y, por último, están las cápsulas reutilizables. Pueden ser de acero inoxidable -se sellan al echar el café con unas pegatinas o con una tapa del mismo material-, de plástico -llevan una tapita incorporada y el plástico tiene que ser resistente a las altas temperaturas-, y de aluminio -las menos recomendadas puesto que este material tiene asociados graves impactos ambientales-.

En el año 2016, la ciudad alemana de Hamburgo prohibió el uso de las cápsulas de café en los edificios gubernamentales, una iniciativa que fue pionera en el mundo. En España, en enero de 2019 el Parlamento de las Islas Baleares aprobó una Ley de Residuos según la cual, a partir del 20 de marzo de 2021, se prohibirán los envases y productos desechables que no sean compostables o reciclables, por tanto, las cápsulas de café de un solo uso no se podrán comercializar. Para los amantes del café y del medio ambiente, siempre quedarán las cafeteras italianas.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Marzo 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here