«No hay vida sin aire ni salud sin sol» decía Arnold Rikli, considerado padre de la Helioterapia moderna.

La helioterapia: aprovechar los efectos terapéuticos del sol
123rf Limited©Alena Brozova

¿Qué es la helioterapia?

El sol, junto al oxígeno, es nuestra mayor fuente de energía, y esto ya lo vieron nuestros ancestros, para los que el sol era el dios visible. Helio para los griegos, Sol para los romanos, Mitra para los persas, Ra para los egipcios, Kinich Ahau para los mayas, Inti para los incas…, el sol, no solo ha sido venerado por las diferentes culturas a lo largo de la historia, también ha sido empleado con fines curativos desde los orígenes de la humanidad.

Heródoto, Hipócrates y Avicena ya usaban el sol como remedio terapéutico para piel, reumatismo, raquitismo, atrofia muscular, afecciones urinarias… y sin ignorar que su uso abusivo podía ser dañino. Por tanto, la helioterapia (definida como el uso de los rayos solares con fines terapéuticos) se empleaba desde mucho antes de su auge y reconocimiento durante el siglo XIX, en el que, en 1855, Rikli, abrió en Austria un sanatorio naturista con los baños de sol como terapia más prescrita. El médico naturista Heinrich Lahmann fundó el sanatorio “El ciervo Blanco” que se llenaba cada verano con más de 800 enfermos. Downes y Blunt demostraron la capacidad de ciertas reacciones solares sobre las bacterias y los microorganismos y en 1903, el médico danés Finsen ganó el premio Nobel al emplear la luz artificial en el tratamiento de las enfermedades de la piel (fototerapia).

Heródoto, Hipócrates y Avicena ya usaban el sol como remedio terapéutico para piel, reumatismo, raquitismo, atrofia muscular y afecciones urinarias

Beneficios de la helioterapia o baños de sol

Los baños de Sol se pueden tomar durante todo el año y sus beneficios son múltiples, pero es necesario conocer nuestro tipo de piel, tener en cuenta la estación, el lugar, la hora del día. La cabeza y los ojos han de protegerse. Se suele aconsejar no exceder de los 15-20 minutos, empezando con 5 minutos al día. Pero dependiendo de la zona a tratar, el baño de Sol será diferente, en tiempo y procedimiento.

Es de sobra conocida su función en la síntesis de la Vitamina D, que en realidad es una hormona. Hay receptores de Vit D por todo nuestro cuerpo.  Por lo tanto, su importancia se extiende a más sistemas además del inmune y de la conocida función de regulación del calcio en el organismo.

Se suele aconsejar no exceder de los 15-20 minutos, empezando con 5 minutos al día

Efectos positivos y algunas precauciones

El sol destruye microorganismos patógenos, aumenta la circulación sanguínea, tiene una acción sedante y analgésica local, regula el sistema nervioso central (mejora depresión, agotamiento), estimula procesos de desintoxicación del organismo, aumenta la tasa de hemoglobina y el número de glóbulos rojos y blancos (leucocitos). Mejora artritis, reumatismos, fracturas, osteoporosis, afecciones cutáneas, problemas digestivos, respiratorios, alteraciones circulatorias….

Pero también puede tener efectos secundarios a los que hay que atender, por eso los baños de sol son prescritos en la balneoterapia. Los más comunes suelen ser la miosis (contracción de la pupila), las reacciones cutáneas como el eritema, la urticaria solar, dermatosis, eczemas… También puede producir agotamiento con taquicardia, golpe de calor. Está contraindicado en lesiones precancerosas.

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here