El siguiente consejo es básico para cualquier persona: hay que mantener una dieta saludable.

Debemos ingerir los alimentos más variados, en su justa ración; y esto se complementa con la opción de realizar ejercicio físico. Y aquellas personas que requieren de hacer una dieta (por las cuestiones que sean) deben seguir las recomendaciones saludables de un nutricionista.

Esta ecuación sana debe mantenerse durante cualquier momento del año, pero con especial atención durante el verano. ¿Y cuál es el motivo?

Alimentos saludables para el verano

Durante la época estival, todos consumimos menos calorías, por lo que debemos mantener una dieta baja en calorías, al tiempo que los alimentos deben ser sanos y muy refrescantes, ya que nos ayudarán a combatir las altas temperaturas.

Asimismo, esos alimentos deben contener un buen número de nutrientes: minerales, vitaminas y antioxidantes. El cuerpo humano consume muchas más sales y hay que reponerlas de manera rápida. Por este motivo, la ingestión de agua es crucial para conseguir una adecuada hidratación. Esta mezcla ayuda a mantener una óptima temperatura corporal.

Evidentemente, el alcohol (especialmente la cerveza, muy apetecible en verano) y los refrescos azucarados no son muy recomendables durante estos meses. Ni tampoco aquellos alimentos calificados como menos saludables. Pero son una tentación en este tiempo, donde hay más momentos de ocio y donde la dieta suele descontrolarse. Eso sí, nada de descuidarse de aquellos alimentos ricos en proteínas, grasas e hidratos de carbono. Deben seguir consumiéndose, pero su proporción debe reducirse considerablemente.

Nutricionista, nuestro aliado

Los alimentos más veraniegos suelen ser aquellos que se engloban dentro de la categoría de hortalizas y verduras. Aportan los nutrientes necesarios, mantenemos una ingesta calórica muy controlada y nos aportan frescura al organismo. Ensaladas y gazpachos son algunas de las recetas estrella.

Las frutas son otro clásico, al haber un mayor número de variedad en comparación al invierno.

Apunta comprar sandías, melocotones, paraguayas, ciruelas y un sinfín de opciones que encontrarás en los supermercados.

Si te gustan los helados, obviamente será un clásico del verano y podrás degustarlos, pero en su justa medida. Los helados tienen muchas calorías. Algunas alternativas son los sorbetes de frutas o los yogures helados, siempre y cuando sean saludables a nivel calórico.

Dentro de la ingesta saludable de alimentos, los nutricionistas recomiendan hacer entre cuatro y cinco comidas, en los mismos horarios de siempre y evitando así llegar con mucha hambre a las comidas principales del día.

La cena, como ya sabes, debe ser muy liviana. En caso de tener que hacer algún tipo de dieta, no busques en la red y apliques lo que leas. El mejor consejo es acudir a un nutricionista el cual nos aconsejará sobre la mejor manera de alcanzar esa dieta saludable que decíamos al comienzo.

Puedes acceder a un nutricionista bien a través de la sanidad pública o bien a especialistas con el seguro de salud privado. En todo caso, si nos ponemos en manos de un nutricionista, no sólo mejoraremos nuestra dieta, sino que veremos cómo controlamos nuestro peso y eso repercutirá beneficiosamente en nuestro estado físico y mental. Aprenderemos sobre las características de cada alimento, lo que viene a ser que seremos conscientes de lo que comemos y adquiriremos unos hábitos saludables. Estos factores serán clave en aquellas personas con alguna intolerancia alimenticia.

Esto se traduce en más años de vida y con una mayor calidad de vida.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Déjanos tus comentarios!

Artículo en colaboración.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here